jueves, febrero 25, 2016

Hipona


Una de las cosas que, desde hace muchos años, me pregunto es cómo sería la catedral de San Agustín en el siglo V en el norte de África. Trato de imaginármela con todo detalle en su arquitectura, en su interior, en las vestimentas del obispo y los presbíteros al rezar vísperas cada tarde.

Muchos, muchísimos detalles, ya los he logrado recopilar a base de muchas lecturas y espero ofrecéroslas dentro de una semana o dos. Pero todavía hay datos importantes que no tengo claros. Os los voy a decir aquí, para que si alguno me puede dar alguna información, pueda hacerlo. Lo puede hacer en los comentarios que hay abajo del post. Los comentarios no aparecen visibles, pero yo puedo leerlos. Mejor si pone algún link donde pueda comprobar la información.

Y es que a estas alturas sigo sin saber cuantos habitantes tenía la ciudad de Hipona. Tengo bastante claro cual era la vestimenta de un obispo occidental en ese siglo, pero si alguno puede aportar algo se lo agradeceré.


Lo que mejor me puedo imaginar es como era el edificio de la catedral y cómo podía estar decorada en su interior, como era su iluminación, sus ventanas. En fin, Dios mediante, espero poderos ofrecer este fresco que he tardado tanto tiempo en componer. Fresco vívido que me gusta mucho, porque era una época en que todo era tan pequeño, tan sencillo. Era una delicia ser obispo de una pequeña comunidad, en una población casi familiar, al lado del Mediterráneo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada