miércoles, marzo 30, 2016

Algunas reflexiones sobre el suicidio I

Una persona me pidió que escribiera unas líneas sobre el suicidio. ¿Qué puedo decir sobre algo tan radical como el deseo de no existir? El deseo del ser de dejar de ser. El ser que quiere unirse al no-ser. Alguien tiene que estar muy lleno de sufrimiento, para aspirar a tal como un bien deseable. 

Concluimos, sin la más mínima duda, que hay personas pletóricas de sufrimiento. En el mundo hay bellísimas pinturas, música, amor, bosques, conversaciones, libros y, sin embargo, el que acaricia el pensamiento del suicidio va llegando a la convicción de que es preferible la nada a todo eso. La nada frente a todo lo que nos rodea.

Cierto que hay ciertas personas que han perdido el uso de la vista y del oído, y que cada vez piensan menos y peor, su vida se va transformando en un mero estar, pero en un estar sin pensamiento. El yo de esas personas se va acercando a algo que se asemeja a la nada y el vacío, aunque el cuerpo siga suspendido en el mundo del ser. Esa pertinacia del cuerpo en seguir luchando cuando el pensamiento ya ha huído.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada