lunes, marzo 14, 2016

Formidable retrato


Hacía tiempo que no me ocurría eso de ayer: querer levantarme del sillón y no poder, tenía que seguir viendo la película. Era tardísimo, pero no me importaba. Sabía el sueño que iba a tener a la mañana siguiente, pero la historia me subyugaba. Era tal el placer que sentía viendo esa película que daba por bien empleado el sufrimiento del sueño. Y hay que hacer notar que era la tercera vez que veía La cosa. Qué bien me lo pasé. Ese guión, qué construcción tan magistral.

Hoy he ido a ver a la cardióloga. Tengo 47 años y simplemente quiero ver que todo va bien. No os preocupéis, el electrocardiograma ha salido perfecto. Mientras esperaba a que me recibiera he leído Los tigres azules de Borges. El relato acaba con el mendigo diciéndole al protagonista una frase impresionante que completa grandiosamente todo el relato: Te quedas con los días y las noches, con la cordura, con los hábitos, con el mundo.

Sí, he llegado a ese momento en que la vida es un hecho que ya no se da por supuesto. Cuando empiezas a releer los libros, cuando, cada vez más, vuelves a ver las películas que te gustaron, sabes que es el momento de hacer un electrocardiograma. Los créditos de la películas están lejos. Pero ya has mirado al reloj a ver cuanto tiempo llevas.


Mucha gente me pregunta acerca de Pablo Iglesias o de Pedro Sánchez. Con toda sinceridad, no les veo como enemigos. Les veo como pasajeros del mismo barco que se hunde. Ya lo decía Borges en una entrevista que el gran misterio para él era el Tiempo.

2 comentarios:

  1. 51 años tengo, y no me he hecho un electro en mi vida, gracias a Dios, y voy en bici por todo Madrid, y subo montañas¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:19 p. m.


    Me alegro mucho del resultado del electro.

    ResponderEliminar