lunes, marzo 07, 2016

Se va haciendo más de noche










Hoy me encuentro muy resfriado y tengo algo de fiebre. Después de una larga conversación con un amigo, compruebo una vez más la tristeza del antisemitismo que reina en España. El odio y el fanatismo no van ni mucho menos disminuyendo. El odio a Israel va alcanzando cimas de irracionalidad en mi país que me preocupan. Estamos en el año 2016 y seguimos encontrándonos tan lejos del imperio de la razón, de la meritocracia, de una perfecta democracia ateniense.

El odio a Israel, un joven que le rompe un vaso en la cabeza a un policía, un marido que mata a su mujer, el fanatismo contra el otro porque es de derechas o de izquierdas, nacionalista o unionista. ¿Hemos aprendido algo? ¿Hemos aprendido algo si alguien como Trump se convierte en el hombre más poderoso del planeta? Las masas siguen viendo Gran Hermano. Un atentado suicida en Bagdad, otra matanza.

Hoy no me alargo más. La fiebre me quita las fuerzas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada