sábado, marzo 05, 2016

Un pequeño ejemplo de las erróneas decisiones de Steve Jobs


Me llama la atención que la fama de Steve Jobs se basa en mera acumulación de propaganda y más propaganda, en películas y más películas. Pero la triste realidad es que hoy me he pasado la tarde, toda la tarde, intentando pasar un vídeo de mi PC a mi Ipad. Se trata de una conferencia mía que tengo que dar en verano en un congreso. He mirado foros, he probado todas las opciones. Al final he logrado pasar ese vídeo a una carpeta del Ipad, pero no he logrado pasarlo de una carpeta dentro de la tablet a otra dentro del mismo dispositivo. No hay forma de pasar un archivo de Vídeos Caseros a la carpeta de vídeos generales. Y hay una funcionalidad de la tablet que necesito de forma absoluta que sólo funciona en la carpeta. Es sólo ejemplo de otros muchos tediosos ejemplos que podría poner.

Windows apenas requiere de ayuda online para lograr el dominio de sus opciones. Pero en los Ipad, a pesar de la mucho mayor limitación de opciones, hasta la tarea más sencilla requiere de mucha ayuda entre navegantes para lograr la solución. Eso sin contar con que todas las aplicaciones que son gratis en Windows, en Apple requiere que pagues por ellas. Los fallos y abusos de Apple son muchos más, no voy a enumerarlos aquí. Aunque quizá el más clamoroso es la obligación de conectarte a Itunes para todo. Por eso resulta llamativo que todo el desbarajuste del sistema operativo se trate de silenciar y vencer a base de propaganda y películas.


Steve Jobs se equivocó clamorosamente en escoger un sistema intuitivo (es decir laberíntico) frente al sistema de árbol de opciones de Windows (sencillo y lógico). Apple sólo ha ido enmarañándose más y más con el pasar de los años. La prueba, lo repito, son los foros y más foros se van acumulando para resolver tareas bien sencillas. Es un ejemplo de como un pequeño error al principio se convierte en grande con el tiempo. Y más grande todavía si no se da el brazo a torcer.

Dadas todas las horas que me ha hecho perder Steve Jobs con su codicia que le llevo a crear la incompatibilidad de sistemas, casi estoy por decir que prefiero a Trump más que a Jobs.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada