lunes, abril 11, 2016

Amoris laetitia II: la paz esté con vosotros


Quisiera hacer unas pocas reflexiones más sobre la exhortación apostólica Amoris laetitia. En pocas cuestiones como las planteadas o, mejor dicho, como la planteada (no nos engañemos, es una la gran cuestión planteada) se hace necesario escuchar a todas las partes, atender a todos sus argumentos, orar, pedir la ayuda del Espíritu Santo.

No hay que escuchar a todos, sino a los mejores de cada parte: a los más sabios, a los más santos. Enfocar el encuentro de esa flor y nata del modo más espiritual posible: pocos, muy bien elegidos.

No se trata de entrar en una fase de interminables discusiones, de cada vez más agrias recriminaciones. Todos creemos tener la verdad. Unos están convencidos de defender la ortodoxia. Otros están convencidos de defender el espíritu de Jesús. Tradición y amor parecen contender.

Escuchar, sí, pero no a todos. En esta cuestión no podemos esperar de brazos cruzados una inspiración ex alto que zanje el debate. Hay que esperar la inspiración dialogando. Será en la escucha del otro, en la fidelidad a la Tradición, en la obediencia a Jesús presente en la Iglesia, como lograremos ir haciendo más luz en medio de oscuridad.


Todos creemos tener la razón. Hasta para mí ése es el gran peligro. Debo comprender que en mí subyace el peligro de cerrarme a la posibilidad de encontrar algo nuevo benéfico en los planteamientos del otro.

Estamos tratando de buscar la verdad en un campo en el que hay mucho sufrimiento subyacente, un campo en el que se dirime la capacidad de la Iglesia para salvaguardar una verdad transmitida de lo alto.

La exhortación no contiene ni una sola afirmación que sea contraria a la Tradición. Ahora bien, como cierto sacerdote ha escrito: Enrique VIII discernió con su párroco que podía continuar su relación con Ana Bolena

4 comentarios:

  1. Anónimo4:49 a. m.

    Gracias Padre! Me siento mejor con sus palabras igual la paz se me hace esquiva, necesito munición pesada, necesito un razonamiento teológico que sincronize el relojito que tengo en la cabeza con la hora del Aquinate. No dejo de pensar en los cartujos, cuando se enteren nos van a querer matar...

    ResponderEliminar
  2. Concuerdo Padre. Apenas voy en el capitulo 2 y no me parece que diga nada contrario a la tradición. (Jajaj Como si yo fuera experto) Disculpe el cambio de tema. Publique por favor una lista de los 10 libros, las 10 películas y las 10 piezas musicales que se llevaría a una isla desierta si tuviera que hacerlo. Un abrazo y que Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:36 a. m.

    Y también discernió que podía ir quitando de enmedio a sus sucesivas mujeres sin mayores complicaciones..., era el rey. Complicada situación, el matrimonio es indisoluble?,queda alejado de la comunión el que es abandonado?
    No me gusta esta situación porque parece que fuera cosa de hombres y es cosa de Dios. Así que a pedir que el Espíritu Santo ilumine a los que nos guian!!!
    Sofía

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:49 p. m.

    ¿tiene Ud. razón, los que tienen que discernir, están ellos mismos centrados en la Revelación de Jesucristo, o acaso ya han perdido un poco el norte? Este Papa es valiente... claro que la situación ya está bastante turbia, doctrinalmente hablando...

    ResponderEliminar