jueves, abril 28, 2016

En la catedral confesando a un hermano sacerdote


Hoy he puesto una bonita foto de un párroco de Alcalá que en cuaresma quiso dar ejemplo a sus feligreses acerca de la importancia de la confesión. Fue durante el acto penitencial para sacerdotes en la catedral con el obispo. 

La pongo aquí esta foto sólo porque él mismo la colgó en facebook. Me pareció una idea excelente. Una imagen vale a veces tanto como una predicación. El párroco humillándose arrodillado para recibir el misterio del perdón divino.

Cambiando de tema y volviendo al post de hace dos días. Lo meditaba al ver el reportaje del que hablaba entonces: ¿qué pensaría mons. Lefebvre antes de morir? ¿Cuáles serían sus pensamientos? ¿Tendría dudas? Morir excomulgado. Presentarse ante el juicio de Dios con el alma en esa situación.

Él había firmado un acuerdo con el Vaticano pocos meses antes. Un acuerdo con el que regresaba a la obediencia a Roma. Pero al día siguiente de la firma, entregó una carta retirando su consentimiento al acuerdo.


Qué mundo tan complejo el de los argumentos y contraargumentos. Al final, el que es como un niño sencillo todo lo ve claro. La verdad está en la humildad.

Post Data: No sé por qué salgo siempre tan fotogénico en las fotos. 

5 comentarios:

  1. Dios lo siga llenando de bendiciones y cuente con mis oraciones le deseo un sacerdocio con mucho amor un abrazo paz y bien

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:11 p. m.

    Padre Forty,

    Termino leyendo el post con una sonrisa cariñosa y afectuosa

    Ana

    ResponderEliminar
  3. Tan lindos!!! Ejemplares los dos. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Que bonitos! Su amor a Dios es muy grande!

    ResponderEliminar
  5. Foto foto, usted siempre sale bien... Es el reflejo de su alma, que Dios le colme de esas y más maneras tan agradables de traducir sus pensamientos en unas cuantas letras.
    Ya parecía que era el tiempo de no olvidarme de venir a comentar, no puedo evitarlo por más que he querido por días...
    Y lo de confesión, eso es un buen recordatorio que uno aunque no haya querido siempre cae en alguna tentación a veces sin sentir y a veces sin creer que ha caído.

    ResponderEliminar