lunes, abril 25, 2016

Monseñor Lefebvre o la historia de un camino que se va alejando


Ayer y antes de ayer vi un reportaje de 1 hora y 45 minutos acerca de monseñor Lefebvre. Vi ese documental haciendo oración (a la par de comía y cenaba) y me llenó de fervor. Le pedí al Señor que no me pasara lo mismo, que no me desvíe, que no desvíe a las ovejas de Cristo so capa de bien.

Lefebvre, en un momento dado, dijo: Hubiera preferido morirme antes que desobedecer a Roma. Pero lo cierto es que desobedeció al Vicario de Cristo. Todo el documental, aun siendo completamente filolefebvriano, me hizo mucho bien. Nunca debemos considerarnos a nosotros mismos como la regula fidei, la regla de la fe.

No sabía que el citado obispo llegó a tener tanta autoridad en la Iglesia. Fue delegado apostólico para toda el África francófona. Su peso a la hora de organizar la Iglesia en esos países, nombrar obispos, corregir problemas fue impresionante. Este arzobispo de Dakar me daba una impresión óptima: recto, espiritual, ortodoxo, entregado totalmente al Reino de Dios.

Y de pronto nada. Vuelta a Francia, a una pequeñísima diócesis. ¿Era un obispo magnífico al que Dios probó con una prueba impresionante y que podía haber llegado a santo de haberse sometido interiormente con perfecta docilidad? ¿O sus superiores ya habían comprobado que detrás de sus virtudes, había una soberbia que sin duda les iba a causar graves problemas? ¿Quién puede saberlo ya a estas alturas? Sólo Dios lo sabe. ¿Santo o refinadamente soberbio? ¿Qué era en ese momento ese arzobispo?

Volvió a Francia y, al poco, renunció a su diócesis para dedicarse a ser superior de su orden misionera. En esto comenzó el Vaticano II. Firmó todos los documentos. No vio tantos problemas como después sus seguidores han visto en esos documentos conciliares. Insisto, los aceptó y siguió con su trabajo.

Años después se vio obligado a renunciar a su puesto de superior general de los espiritanos ante la situación de rebelión de tantos jóvenes novicios y religiosos. Funda un seminario en Econe y todo tal vez hubiera acabado allí, si no hubiera sido porque había problemas que motivaron una visita apostólica.

El resultado de la investigación fue que le ordenaron cerrar el seminario. Y allí ya comenzó el camino de rebeldía que le llevó a la excomunión. Qué triste. Cuánta gloria podía haber dado a la Iglesia. Y, sin embargo, cuánto daño a esa misma Iglesia a la que él pretendía ayudar. La pretendía ayudar atacándola. Qué pena. No juzgo sus intenciones. Pero de su vida se extraen para mí dos valiosas conclusiones:

-Unión con el Papa: Se pueden hacer críticas constructivas. Nadie nos pide servilismo. Todos sabemos cuando algo es dicho con bondad y cuando es dicho con mala idea.


-Sometámonos a la Iglesia: Todos tenemos la tentación de creernos el criterio último de verdad. Todos pensamos que la Iglesia debe ser de ésta o de otra manera. La Iglesia está por encima de nosotros. Sometámonos a la autoridad. Nosotros somos pequeñas y humildes ovejas.

12 comentarios:

  1. Gracias Padre, le sigo desde Lima, Perú... me quedo con su frase: "odos tenemos la tentación de creernos el criterio último de verdad. Todos pensamos que la Iglesia debe ser de ésta o de otra manera. La Iglesia está por encima de nosotros. Sometámonos a la autoridad."

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes.
    Comparto enlace,con el album religioso de la página de mis dibujos.
    Incluye algunos como: la Piedad,el Papa Francisco o el propio Padre Fortea.
    Gracias
    https://www.facebook.com/media/set/?set=a.662201120464878.1073741825.502419386443053&type=3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo5:11 a. m.

      Este artículo va en línea con lo que he oído y creído, que la obediencia es el camino más seguro para los santos.

      Eliminar
  3. Anónimo7:03 p. m.

    Buen día estimado P. Fortea, muy buen post. Y aunque Ud con toda certeza lo da por entendido al final con todo respeto yo me permitiría explicitarlo bajo la forma de dos pensamientos del ideario del Opus: Permanecer siempre lo más lejano de peligros y límites e intensificar la vida interior en la misma proporción que las responsabilidades. Saludos RGB desde Argentina

    ResponderEliminar
  4. Dios nos libre del mal, de todo mal.
    Gracias, apreciado sacerdote de Cristo.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena reflexión, gracias por ella.

    ResponderEliminar
  6. Muy atinado Padre Fortea, saludos desde Panamá

    ResponderEliminar
  7. Padre Fortea. Muy buena su aportación. Me gustó la frase "La Iglesia está por encima de nosotros. Sometámonos a la autoridad. Nosotros somos pequeñas y humildes ovejas" realmente eso es humildad. Un saludo desde El Salvador.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12:59 p. m.

    Totalmente de acuerdo con sus dos conclusiones, las comparto por completo. Gracias Padre
    Sofía

    ResponderEliminar
  9. gracias padre, le sigo desde Querétaro, México, es usted una luz en este tema pues hace pocos días alguien me habló de ese tema y sembró en mí cierta inquietud (que gracias a Dios no llegó a duda) pero usted me lo resuelve todo. Dios le siga bendiciendo

    ResponderEliminar
  10. gracias padre, saludos desde Querétaro, México. Dios le siga bendiciendo

    ResponderEliminar