domingo, abril 17, 2016

Soñar


Hacía tiempo que no me levantaba dormido de la cama. Hoy he tenido un sueño que se repite una vez o dos veces al año como media desde hace más de quince años. Sueño que por la noche, perdido, me meto en un lugar estrecho de techo bajo que se va estrechando cada vez más y salgo a toda velocidad para no quedar atrapado. Además, me introduzco en ese lugar perdido buscando la salida y lo hago a oscuras. Es curioso que sueñe esto, porque nunca he tenido claustrofobia. Y, sin embargo, éste es el sueño que más se ha repetido en los últimos, más o menos, quince años.


En el sueño de esta noche, me metía en un lecho emplazado en una especie de gran nicho con forma de arco en una pared. En un momento dado, me introducía hacia el interior y se iba estrechando de tal manera que he dado la vuelta y he tratado de salir a toda velocidad. En ese momento, en la realidad, he casi saltado de mi cama. Ya fuera de ésta, he necesitado de unos segundos para darme cuenta de que estaba en mi dormitorio.

7 comentarios:

  1. Yo he tenido el mismo sueño alguna vez.

    ResponderEliminar
  2. Padre Fortea
    Cada día lo leo casi de inmediato, tengo una conexión muy buena con usted, bueno no así pero las noticias de lo que hace y publica me llegan con gran rapidez y le leo, le leo muchísimo, ya le entregare lo que mis niños siguen escribiendo de su Historia del Mundo Angélico, creo que por ahí alguien escribió que había metafísica y ya todos me están saliendo con ese rollo.
    Cambiando de tema le quería comentar de su sueño, hace muy poquito recordaba cuando caía en el hoyo la pobre de Alicia del país de las maravillas, nada que ver con su sueño, pero esa escena regresa a mi vida cada cierta cantidad de tiempo. Es más le comparto un vídeo de la próxima película.
    https://www.youtube.com/watch?v=WovwuOFBUuY
    El corto me pareció interesante...el tiempo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:15 p. m.

    Sobre el sueño:
    No es grave, tiene que ver con el intelecto, es entrar a un mundo sin salida, oscuro... ese no es el camino que todo lo explica, usted regresa de inmediato a su buen CAMINO.
    Somos limitados.

    ResponderEliminar
  4. Y quw significará ese sueño padre? O por que lo tiene. Yo también tengo un sueño recurrente desde hace 20 años.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:26 a. m.

    Padre: A parte de experiencias físicas; de niño y hasta mi juventud madura, solía sucederme un sueño similar. Pero mucho más detallado. Acudíamos a un antiguo templo abandonado e infestado (no sabíamos de qué hasta que nos atacaban), muchedumbre con palos, herramientas de madera, algunos llevábamos espadas, mujeres y hombres con antorchas, casi anocheciendo. Yo, en los distintas veces que soñé lo mismo, el sueño siempre avanzaba, digamos en la historia, es decir los sucesos. Me llegué a distinguir como un hombre de madurez, fuerte, vestido de ropas que hoy serían como de misionero, incluyendo la capucha. Siempre fui a la cabeza de todos, un arco de madera en la roca del frente de la iglesia. Al abrirla sentía terror desconocido. Pero tenía que avanzar, por entre las penumbras que apenas dejaban mirar.1

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10:26 a. m.

    Distribuía adentro a la gente, pareciera que siempre buscábamos algo que era amenazador. Las bancas de madera y otras de piedra, se veían en deplorable estado. El piso a veces de madera, y casi siempre de piedra, nos llevaban a corredores más profundos, más bajos en altura, más abajo del nivel de la entrada (he de resaltar que estaba ese templo, en la cima de algo, montaña rodeada de montañas infértiles. Poco parecía ya de iglesia al interior, pues estaba muy destruida. Mis sueños casi siempre terminaban, en un rincon de uno de los niveles del subsuelo, de piedra, al aparecer una especie de altar en una esquina, en piedra semi-redonda, que tenía una especie de masa en su interior, como charco, a la orilla de ese altar de piedra, muchas velas escurriendo sobre la piedra, el charco al tocarlo en algún sueño, era sangre. Y como digo, muchas veces acabaron mis sueños en ese lugar, cuando presas, yo y los que me seguían a esa parte del templo, nos salían de los muros de roca, del techo de piedra, de la oscuridad y del suelo también de piedra, unos seres horrendos vestidos de monjes, con ropa en jirones, muy oscuros, casi negros, que gruñían y aullaban. Matándonos, mientras huíamos hacia la salida. En algún sueño, con continuidad, vamos algunas decenas, de los que quedabamos de cientos que habiamos ingresado por los distintos pasillos; decía qué, corrimos buscando refugio, y no escuchábamos sino gritos, gruñidos de animales feroces,lamentos de personas heridas de muerte,aullidos, de seres desconocidos. A veces nos mojábamos con lodo los pies o las rodillas, pues caíamos y los techos de piedra, cada vez eran más bajos. Por decirlo, hasta que incluso ya teníamos que caminar incados o gatear. Al terminar en ese pasillo. Entramos muy pocos a una cámara, salón amplio de piedra, con muchísimas velas. Y habían cientos de libros, muchos muy desgastados. Aparecían otros seres, y escapábamos de nuevo de allí. En el sueño (para no referir todos) que tiene un poco más de historia, me veo casi en la entrada del templo, donde las bancas de madera, escuchando como muchísimos seres de esos, salen debajo de ese piso de madera, de la nada. Siempre encapuchados con ropa rota en jirones, a veces humeda, gruñendo, aullando como animales asesinos. Y en al menos un par de sueños, lo que consideró final de la historia, salen muchos al frente de la iglesia, uno me alcanza, y antes que me mate (porque siento vividamente el dolor), lo veo y debajo de la oscuridad de la capucha alcanzó a ver un animal, mezcla de varios, colmillos, pelo negro, ojos de llamas, hocico enorme; nuestra agua bendita y crucifijos de madera, nunca nos sirvieron de nada, al contrario, los enardecían. Al girarme, para intentar correr y salvar la vida, vi que había una cruz a lo tanto de la iglesia, ya de espaldas, sentí que algo me atravesó y seguramente muero. No lo he soñado más, y nunca hubo más historia posterior. Sí he vivido sucesos físicos y mentales, como ver escenas (como fotografías) del futuro. A veces cosas que pasan en minutos posteriormente o en días, incluso meses. Y vienen así, como si nada, durante mi vida rutinaria. Por haber visto ya seres del mal, en distintos momentos de mi vida, incluso con testimonio de mis padres que hoy viven para contarlo, se y siempre comparto que el mundo espiritual del mal existe. Y que por lo tanto, Dios y todo su cielo también es real. Apreciaré su comentario Padre, y si desea contacto, en su respuesta al presente, indiqueme y le buscaré por los mismos medios electrónicos.2 Gracias

    ResponderEliminar
  7. Lo que describe me parece como una manifestación de la frustración por las propias limitaciones. El nicho en forma de arco indica un proceso creativo.

    ResponderEliminar