miércoles, abril 06, 2016

Último post sobre el retiro espiritual

Éste es el último post sobre mi retiro espiritual. Las fotos que he puesto son pocas y no muy buenas. Pero es que el penúltimo día le dije al sacerdote que organizaba el retiro si podía pedirles permiso a los curas para sacarles alguna foto rezando en la capilla. Su negativa fue rotunda. No hubiera reaccionado peor si le hubiera sugerido hacer un aquelarre en la cocina con un macho cabrío.

Al final, tras usar todo mi poder de convicción, logré arrancarle (más bien por cansancio) un haz lo que quieras, pero yo no sé nada. Me hizo gracia que ese sacerdote de la prelatura hubiera descubierto por fin la piedra angular que lleva rigiendo desde hace siglos la relaciones entre el episcopado y su clerecía: Haz lo que quieras, pero yo no sé nada.

Ésa fue la razón de que haya podido poner tan pocas fotos y no muy buenas.

El último día hacía rabiar a don Máximo, un anciano sacerdote de Guadalajara, ahora en Madrid, diciéndole al sacerdote de la Prelatura, el organizador del retiro, que don Máximo había recibido visto con claridad en este retiro que al Opus Dei le faltaba algo.

-¿Qué es lo que le falta a la Obra?

-Monjas. Le faltan monjas.

-¿¡Comooo!?


-Sí, dice que deberíais fundar unos cuantos monasterios en los que las monjas del Opus Dei guardaran mucha clausura y estuvieran revestidas en gruesos hábitos.

11 comentarios:

  1. "El último día hacía rabiar a don Máximo, un anciano sacerdote de Guadalajara, ahora en Madrid, diciéndole al sacerdote de la Prelatura, el organizador del retiro, que don Máximo había recibido visto con claridad en este retiro que al Opus Dei le faltaba algo".

    Querido José Antonio: este párrafo afea tus dotes literarias y claridad de exposición.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. dMáximo ha sufrido un deterioro en sus funciones cerebrales,,, ha sido y es en lo que puede el mejor confesor que he tenido; Deo gratias !!1

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:32 p. m.

    Una vez vino un sacerdote colombiano que estudiaba en Roma a pasar las vacaciones en Valencia, le asignaron a mi parroquia y el párroco me pidió que le acompañase a visitar la ciudad. Le llevé a la Iglesia de San Juan del Hospital para enseñarle una de las joyas del gótico valenciano. Este templo fue rehabilitado y es regentado por la Prelatura. Mientras le exponía al sacerdote la historia del edificio, un sacerdote de la Prelatura se acercó y nos presentamos.

    Durante la conversación, me referí a mi acompañante como "un cura colombiano" y me el sacerdote de la Obra me contestó con contundencia: "de cura nada, sacerdote, sa-cer-do-te".

    Tenía más razón que un santo. Las formas y el respeto lo son todo, pero me dejó mal sabor de boca el comentario. Formas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es falta de respeto llamar a un sacerdote cura. Es una forma válida y buena.

      Lo de formas, todos fallamos, yo aquí mismo con lo que ivba a decir

      Eliminar
  4. madre revoltosa7:40 p. m.

    ¡Jajajaja! eso es pura venganza, por haber estado encerrados esos dias....¿las monjas? ¡al convento y además con el burka! jajajaja

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3:42 a. m.

    Me crié en un colegio de monjas, madres les decíamos, ellas se consideraban esposas de Cristo. El Amor que yo recibí de esas madres ha sido tan grande que 35 años despues, es una calor que todavía siento en mi corazón. De los sacerdotes nunca sentí lo mismo, de ellos recibí luz una luz que todavía alumbra mi vida. Luz y calor. Como a las plantas. En su retiro la luz era como la del led, mucha luz pero sin calor. Tienen dos opciones, o se consiguen monjas o se van al caribe para el próximo retiro.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:37 a. m.

    Es Vd. un caso Psdre Fortea! Llevo riéndome varias mañanas seguidas al leerlo. Yo también pensaba como ese anciano sacerdote, que al Opues le faltaba algo pero reconozco, humildemente, que jamás hubiera sabido qué.
    Feliz día para todos, que Dios nos bendiga!
    Sofía

    ResponderEliminar
  7. Pues iría bien los conventos del Opus, mucho mejor que canalizar las vocaciones a un convento concreto "opusdeizándolo", un convento de la prelatura iría bien para quienes se creen llamadas a la contemplación en su carisma opusino, evitando así reemplazar un carisma por otro como ha pasado alguna vez.

    ResponderEliminar
  8. Querido Padre, no hay duda?, somos de la misma calaña como dijo usted, mientras yo muero de risa por sus fabulosos comentarios, mi bella esposa solo dice: ese Padre!!!... saludos querido Presbítero desde Guatemala.....

    ResponderEliminar
  9. pues es buena idea la del Padre Max! no hay monjas del opus seria complementaria su ayuda

    ResponderEliminar