domingo, mayo 29, 2016

Consulta acerca de las comidas y los maleficios


Hace poco recibí la siguiente consulta.
Apreciado Padre Fortea:

Mi nombre es X, soy sacerdote diocesano, con X años de ministerio. Soy de El Salvador, Centroamérica. estoy de párroco en un pueblo con una tradición indígena muy grande. Durante este tiempo se ha desarrollado una labor pastoral por parte de la Renovación Carismática. Se ha hecho mucho bien, aunque siempre hay mucho que hacer. En este pueblo, llamado X, abundan en muchas gentes  las creencias en maleficios y magia blanca, que mucha gente piensa es para curar enfermedades o males.

Me ha tocado iluminar con ayuda de sus ponencias estas realidades. Sin embargo, mi duda es sobre si el diablo o un maleficio puede entrar por las comidas. Ya que a veces cuando la gente realiza celebraciones, rezos o velaciones se acostumbra dar comidas y algunos lo que hacen es botar ese plato. Yo les digo que eso es un acto malo por la falta de cortesía. pero en realidad siempre tengo esa duda: ¿si el demonio o la influencia del mal podría entrar en una persona por la comida?  

Espero no incomodar con este mail, pero en mi diócesis no hay un exorcista o un hermano en el ministerio que tenga una respuesta a mi pregunta.

Que el Señor bendiga su Ministerio.



Estimado hermano:

Trataré de darte mi humilde opinión.

-El asunto se planteó en la comunidad de Corinto (véase I Cor 8 y 10) y mi pequeña explicación en Un Dios Misterioso (pg 52-54). La conclusión es que San Pablo enseña que se puede comer sin preocuparse:

Si un infiel os invita y vosotros aceptáis, comed todo lo que os presente sin plantearos cuestiones de conciencia (I Cor 10, 27).

Y expresamente habla, justo antes, de la comida ofrecida a los ídolos que él dice que es comida ofrecida a los demonios.

-¿Significa esto que los maleficios no tienen efecto? Para que un maleficio tenga algún efecto, tiene que permitirlo Dios. Los servidores del Mal pueden hacer cien maleficios o mil. Ni uno tendrá efecto si Dios no lo permite para nuestra santificación.

-Yo creo que los maleficios ni siempre tienen efecto, ni nunca, sino sólo a veces. Cuando Dios quiere permitir un mal para nuestro bien.

-¿Cómo protegerse? Lo que protege es la cercanía a Dios, es decir, la vida espiritual: misa, rosario, lectura de la Sagrada Escritura, adoración al Santísimo Sacramento, etc.

-¿Son buenas las oraciones de protección contra el demonio? Es bueno y beneficioso orar a Dios, a la Virgen, a los ángeles y a los santos para que nos protejan contra los ataques de los demonios. Da lo mismo que la oración sea una fórmula hecha o una oración improvisada. Úsense las medallas que más devoción den. Pero una medalla basta. El número no aumenta la protección.

Si tienes alguna duda más sobre este punto, dímelo. Esta respuesta la publicaré en mi blog, porque es mucha la gente que está muy preocupada por este tema. Yo como de todo sin ningún temor: Dios es mi padre y me protege.

Otra cosa distinta es que alguien sin protección de Dios coma algo maléfico y Dios permita que le suceda un mal demoniaco para así forzar a que esa persona (tras un largo calvario) vaya a un exorcista y así cambie de vida y se acerque a la vida espiritual. Eso ha sucedido en el pasado, sí. Pero eso no debe provocar ya el miedo en toda la población.

Un cordial saludo.

Padre Fortea

1 comentario: