miércoles, mayo 11, 2016

Esos cristianos enfadados


Hoy es un post pensado sobre todo para los párrocos que me puedan estar leyendo. Siempre me ha parecido mal el caso de los sacerdotes que, al acabar la misa dominical insisten una y otra vez con cajas destempladas en que no se puede hablar en el templo. Esta lucha está perdida desde el principio. Cualquier éxito en esta materia no durará más allá de unas pocas semanas, y eso tras mucho insistir.

Es cierto que el templo debe ser un lugar de silencio y recogimiento en el que resuena el sonido de la liturgia de las oraciones. ¿Pero sólo debe resonar eso? En mi opinión, no.

Es totalmente humano que, tras una misa dominical, los familiares se abracen, se besen, que los vecinos y amigos se saluden. Querer exigirles que salgan en perfecto silencio, unos al lado de otros, hasta la puerta es desconocer la naturaleza humana. Los cristianos se han saludado con naturalidad en las pequeñas iglesias de pueblo y en las catedrales, en la Edad Media, en el siglo XVIII y en todas las épocas.

Este aspecto social, familiar y humano debe ser aceptado por el pastor como una necesidad psicológica. No debe ser solamente permitido, sino aceptado como algo lógico tras una hora de silencio y oración.

La iglesia es lugar de adoración, pero también un lugar donde la comunidad se saluda y salen juntos afuera. Esto no es una corrupción, sino algo que se ha hecho desde los primeros tiempos. Dejar que se saluden, que se abracen, que pregunten por éste familiar o el otro, que la abuela haga arrumacos al niego, es seguir haciendo algo que proviene desde la época de los primerísimos cristianos.

Cierto que el sentido común indicará al párroco cuando ya va siendo el momento de ir sugiriendo con amabilidad que sería mejor continuar la conversación fuera. Pero, en general, sobre este punto hay que tener manga ancha. No se han visto durante toda la semana y ahora tienen ganas de saludarse. Insisto, eso no supone ningún desprecio del lugar santo.

El interior de la iglesia, desde siempre, ha sido el lugar donde se han dado las catequesis, donde el coro ha ensayado, donde el párroco ha enseñado a los visitantes las bellezas de ese templo.

Hace muchos años, en mi segunda parroquia, me acuerdo de una gran colaboradora que no me decía nada, ni una palabra, hasta salir fuera de la iglesia. Me di cuenta de que lo hacía por amor a Dios y respeté su idea sin decirle nunca nada en contra. Pero resultaba algo bastante artificial.

¿Hay alguien que vea innatural que el párroco y los fieles vayan comentando cosas mientras van saliendo de la iglesia? Lo natural es siempre lo mejor. Cuanto hagamos las cosas con la mayor naturalidad mucho mejor. Dios no suele estar en lo raro y artificioso.

Por otra parte, la experiencia de los sacerdotes es que la gente que viene a misa en los días de diario sí que suele guardar silencio antes y después de la misa sin necesidad de hacer la más mínima advertencia. Sobre esto no digo nada, porque es así en todas las parroquias. Las personas que vienen todos los días a misa, llegan antes para esperar en oración la misa y se quedan haciendo la acción de gracias. Incluso los que no vienen nunca a misa, se sienten sorprendidos por ese ambiente de oración y lo respetan.

Lo que sí que hay que cuidar los domingos es que la gente guarde silencio antes de la misa. Normalmente eso es así en todas partes con pocas, poquísimas, excepciones. Si no fuera así, aquello parecería un teatro. Pero esto no suele provocar problemas, el sentido común ya indica lo que se debe hacer.

Pero si alguna señora sorda está dale que te pego hablando con la vecina en una iglesia en silencio antes de la misa, nunca el sacerdote debe acercarse y regañarle: ¡¿es que no sabe que está en la iglesia?! No, esto sólo provoca acritud en el reprendido. No olvidará el episodio nunca, ni en veinte años. Lo que se debe hacer es indicarle con cierta sorna que todos nos hemos enterado de que a su hermana le han quitado un juanete del pie.

Si se le dice esto con una sonrisa, con afecto, la persona se limitará a preguntar: ¿lo ha oído? Y no se lo tomará a mal. Y dejará de hablar totalmente, de forma espontánea, sin haberla regañado. Es más, cuando esto me ha tocado hacerlo, hago el comentario sobre el juanete del familiar o la venta de un automóvil viejo de modo que me oyen los de los bancos de alrededor o toda la iglesia si es pequeña. De esta manera es como si hubiera dado una enseñanza para todos, pero una enseñanza agradable, no áspera. La gente no es tonta y capta el mensaje. Para qué decir las cosas amargamente, cuando logras el mismo resultado con bondad.

El resultado es que en mis tres iglesias este asunto nunca me ha dado ningún problema, manteniéndose un silencio que a mí mismo me sorprendía estando tan lleno el templo. Lo digo completamente en serio, andando por el pasillo central hacia la sacristía, varias veces me he sorprendido de cómo podía haber tanto silencio con el templo tan lleno.

De donde se comprueba, una vez más que el párroco debe conseguir las cosas con miel, no con hiel. Pasadles este post a algunos párrocos si veis que se sienten obligados por respeto a Dios a reñir a algunas ovejas de su rebaño. Ellos lo hacen con buena intención, pero es un error.


Y sirva este post para tantas cosas de la Iglesia universal. A muchos, les parece que la Iglesia no hace nada en muchos asuntos que requerirían un puñetazo sobre la mesa. Hay gente muy dada a arreglarlo todo con un grito y con un golpe sobre algo o alguien. Y siempre sacan a colación el pasaje de Jesús con el látigo. Ante esto, el párroco viejo suele sonreír benévolamente y ser comprensivo con este celo, con esta abundancia de celo.

10 comentarios:

  1. Me encantan sus textos y sentido del humor, Dios le bendiga padre y reciba un afectuoso saludo desde el bello y sufrido puerto de Acapulco Bahía de Santa Lucía en Guerrero, México.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:53 p. m.

    Lleva razón padre.Por cierto que carilla mas linda y tierna le han sacado en la foto.Parece como un bebe viendo a un ángel.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:04 a. m.

    Gracias Padre Fortea ! Que manera tan exacta de hacernos razonar! Que Dios lo siga bendiciendo

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de verle en la foto Padre Fortea.Le veo muy bien y a la vez contento por estar en la casa de Dios.

    Saludos+

    ResponderEliminar
  5. Que mayor caridad para corregir que la de un santo:
    http://videos.religionenlibertad.com/video/npiLbaZpeX/Aplaudir-en-la-iglesia-esto-dijo-Juan-XXIII

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1:31 a. m.

    A mí una vez me entró la risa (silenciosa) en mitad de la misa, y reconozco que no estuvo "bien", pero... ¡vamos!, era una risa discreta, simplemente, y el sacerdote paró la misa (!) para amonestarme públicamente (!). Fue increíble... me dejó boquiabierto. Y no fue un "avisito" suave, sino que se soliviantó cómo si quisiera hacer descender sobre mí el Trueno (?). In-cre-í-ble.

    ResponderEliminar
  7. Reflexivo post. Que bien leerle.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo2:21 p. m.

    Qué linda foto! Que Dios lo guarde y lo proteja. Nos hace tanto bien. Gracias Padre.

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo con usted Padre, incluso considero que si el Sacerdote tiene unos minutos de su tiempo. Al terminar la misa, es conveniente permanezca unos momentos ya sea junto al altar o cerca de la puerta, ya que es cuando los fieles o las familias se acercan a consultar alguna cosa, comentar algo o simplemente a saludar, además ayuda a fomentar un ambiente de familiaridad en la comunidad.

    ResponderEliminar
  10. Rvdo. Padre, San Pascual Bailon decia: Debemos tener para con Dios corazon de hijo; para con el projimo, de madre; y para con nosotros mismos, de juez.

    ResponderEliminar