sábado, mayo 21, 2016

Tarde feliz


Ah, que tarde tan agradable almorzando con una familia de amigos. La deliciosa tarta de calabacín con piñones recién sacada del horno, la tierna merluza con guarnición de almejas y la mejor tarta de manzana que he tomado en mi corta vida no son nada al lado de las placenteras horas que he pasado con ellos charlando y bromeando. Horas felices con su hija mediana de diez añitos (creo) sentada junto a mí en el sofá y reposando, de tanto en tanto, su cabecita sobre mi pecho mientras hablaba con sus padres. Sólo he echado de menos un gato ronroneante que acariciar mientras estábamos de sobremesa en ese sofá.

En un momento dado me han preguntado qué libro mío aconsejaría para una niña de esa edad: ¡Summa Daemoniaca!, he respondido sin dudar.

Como a mí no me gusta el vino, hasta han tenido el detalle de comprar una botella de Agua de Vichí que es el agua más rica de toda la península. Creo que como agradecimiento debería escribir alguna obrita corta para niños. No sé, una historia de cardenales o algo así. A los niños les encantan las personas vestidas con trajes raros. Los cardenales pueden servir.

Precisamente por eso he llevado mi sombrero, para que la niña jugara con él. A los infantes les gustan mucho los sombreros. A veces pienso que mi sombrero clerical lo he comprado más bien para solaz de los niños. Lo que les gusta.

Todos somos un poco niños. Por eso creo que el Papa Francisco se debería dejar de escrúpulos y ponerse todos los complementos papales. Como el Kent (de Barbie), todos los complementos. Debería hacerlo pensarlo en todos los niños del mundo que somos nosotros.

También es verdad que no le pega. Parecería puro teatro, un postizo. Hay personas a las que les pega una tiara y otras no. Como decía mi abuela: A fulano le pega eso como a un santo dos pistolas. No, ciertamente al Papa actual no le pega.

Post Data: ¿Se puede no querer a un cura con una cara tan tierna como el de la foto? Hasta Podemos se va a replantear su relación con la Iglesia tras ver la foto.

9 comentarios:

  1. Padre Fortea
    Por su puesto que se le puede querer y eso que ni en persona le conocemos. Que feliz se le ve. Que pase más tardes así.
    Y si esperamos obritas pequeñas para niños pequeños...que por ahí sería bueno ponerlos a leer algo mejor que sus historias actuales de rollos del géneros y así...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:32 a. m.

    Jajaja, Padre, el novio de Barbie se llama "Ken", no "Kent". Es deplorable su desconocimiento del mundo Barbie... Desgraciadamente, yo lo sé todo sobre Shelly y Skipper, y sobre todas las facetas de Ken... príncipe, modelo, surfista en Malibú, rockero de Beverly Hills...

    (D)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De los niños es el Reino de los Cielos, por supuesto.

      Eliminar
  3. Revdo. Padre: Hay un libro muy hermoso para los niños se llama "La Misa explicada a los niños" de los italiano Beraudo/Gobbin una obra asi, explicada paso a paso con su humildad y delicadeza, creo que esos Angeles de Dios que son los niños que se acercan por vez primera a su comunion le abriria las puertas a ese gran misterio y Sacrificio que es la Santa Misa.

    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno que le va a hacer la competencia a J. K. Rowling, padre!!!! Ya me imagino los niños leyendo Summa Demoniaca…Nada más que talvés por tratarse de una versión infantil, podría incluir dibujos suyos (sus lectores sabemos que usted dibuja). Podría hacerse millonario, tal y como ella…pero a diferencia de ella, yo se que usted invertiría muy bien el dinero, invirtiéndolo en la bolsa, usándolo para el bien de los demás...
    Hasta podría inventar un cómic sobre cardenales, como ya lo hizo Marvel sobre San Juan Pablo II y la madre Teresa http://actualidadyanalisis.blogspot.com/2016/03/el-dia-que-marvel-hizo-un-comic-de.html . Sería un exitazo!!!
    Esperaré fervientemente su librito para niños…Una pequeña aclaración: Kent, es el apellido de Clark Kent (supermán). El solo usa trajes enteros y lentes. El muñequito que sale en Toy story, y que le gusta cambiar de trajecitos y zapatos se llama Ken, sin la “t”.
    Aunque casi nunca publica fotos tan tiernas, nosotros sabemos que es una dulzura. Que Dios lo bendiga!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:02 p. m.

    Que lindo y tierno es nuestro querídisimo padre :D.Me encanta esta foto.La niña muy linda también.Le deseo muchas mas tardes preciosas como esta.Dios lo bendiga eternamente!!!
    Le queremos mucho.S.G

    ResponderEliminar
  6. Padre.Que gusto que Dios le brinde esos momentos de felicidad. Tan merecidos por todo lo que usted nos dá.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8:57 a. m.

    Una foto preciosa. Además tienen los dos una expresión tan parecida... que se diría que la niña es su sobrina, jeje. Me alegro de que tenga estas alegrías en su vida. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Johanna Pavón1:38 a. m.

    Que nuestro amado Señor le bendiga siempre querido Padre Fortea. Le admiro y respeto mucho. Abrazos y muchos cariños desde Ecuador. JPS

    ResponderEliminar