jueves, mayo 19, 2016

Tratar de ganar tiempo cuando el Destino ya viene a por ti










Hoy estamos en Venezuela. Este blog no podía no acompañar a todos esos millones de personas que están haciendo Historia. 

Debe ser una sensación muy intensa la de que las tablas del suelo se te están hundiendo bajo los pies. Que te mueves y mueves, pero todo se está viniendo abajo. Ese momento en que sabes que no hay ningún punto firme en el que te puedas apoyar, ninguno sobre el que te puedas mantener de pie.

Siempre puedo negociar, siempre puedo ceder en algo. Hasta que llega ese impresionante momento en que no hay nada que negociar, en que ya nadie pretende que cedas nada.

Esa hora del reloj en que ya no tienen demasiada importancia las órdenes que des, porque ya nadie obedece tus órdenes. Ese día en que te quedan pocos leales y esos pocos leales se han convertido en traidores. Vivir en un país en el que todos son traidores. Esa angustiosa sensación, nunca antes experimentada, de vivir en un país que se ha convertido en un gigantesco coto de caza con una sola presa.

Haber estado convencido de que siempre te quedan muchas puertas por las que escapar dignamente a otros lugares lejanos, y descubrir que esas puertas están cerradas por dentro. Todas las puertas de salida están cerradas porque vivo en un mundo de cobardes. Vivir en un mundo de cobardes sin poder salir de un país de traidores.

La experiencia de tantos bastiones inexpugnables caídos nos recuerda que las agonías de los regímenes nunca son largas. No importa las locuras que esté dispuesto a hacer un monstruo, no importa el baño que se quiera dar, la Historia señala lo fugaces que son los últimos momentos, como todo se precipita, como todo estaba más a la vuelta de la esquina de lo que parecía.

Siempre recordaré, hasta el menor de los detalles, a Ceausescu moviendo los dos brazos en su último discurso, tratando de hacer callar a la multitud. Sus gestos de impotencia, sus ojos que veían lo que jamás pensó que vería. Desde ese balcón fue directamente a un helicóptero. Pero ya era tarde. Después de tantos años era tarde. Pudo haber cambiado las cosas durante años, pero no en el último día.

Este tipo de gente siempre se refugia en un cuartel militar. Sin darse cuenta de que ya es demasiado tarde. 

4 comentarios:

  1. Gracia padre Fortea. He visto el video, y me gusta lo que usted dice. El poder les ciega y les saca de la realidad.
    Podían haber huido, pero sus mentes estaban ya obtusas, y bloqueadas.
    Lo que más me gusta de ser cristiana, y es muy pobre, es que me hace comprender la vida y la realidad. Quizás no al 100x100 porque no soy Santa, pero no soy inteligente por naturaleza, realista quiero decir. Si, necesito a Dios para todo, y debería amarle más que necesitarle, pero esa es mi miseria, y a la vez mi salvación.

    ResponderEliminar
  2. Su mujer y el pidieron morir juntos. En la sombra brilla una pequeña luz, se amaban. Y fueron valientes en la muerte.
    Q terrible es la humanidad, tanto los Caucecu como los demás.

    ResponderEliminar
  3. He visto morbosamente las imágenes del fusilamiento. Su mujer coge el bolso 👜 ingenuamente hasta el último momento.
    A pesar de su mandad, hay algo ingenuo....y grita aitoritariamente,...

    ResponderEliminar
  4. ¿Sabe lo que pienso Padre Fortea? me parece que desde el momento en que llegó al poder, el gran miedo de Ceaucescu era este: que no se respetase su autoridad, que le traicionasen y le matasen.
    Creo que sus miedos se hicieron realidad. El final de Ceaucescu, es la materialización de sus miedos. Como suele pasar, aunque a los que creemos, Dios nos libra.

    ResponderEliminar