sábado, mayo 14, 2016

Vicarius Christi




Por lo demás, hoy he leído varios artículos más sobre Amoris laetitia. La moda de este mes de mayo, seas panadero o fontanero, es escribir un comentario a la exhortación papal. En semanas pasadas he leído articulos valiosos de tipo técnico de gran peso teológico. Que precisamente por su tecnicidad no han tenido ninguna difusión. Pero no me resulta de igual interés escuchar a una legión cristianos molientes dando un sermón al Papa. 

Cuando un gran teólogo escribe, los años de conocimiento de la ciencia teológica se notan. Cuando la formación de un bloguero se reduce al Pan de San Antonio, todo se queda en un sermón. Nunca me imaginé que hubiera tantos jonases recorriendo la Nínive vaticana. Si todos esos hornos de celo se dedicasen a la misión ad gentes, evangelizariamos todas las islas de la Polinesia en un mes.

Pero no. Estos son misioneros de cardenales y curas, reconvertidos este mes a una nueva faceta de predicadores papales. Ahora el mundo que hay evangelizar es el Santo Padre. Menos mal que no leen con el mismo criterio el Evangelio, sino las consecuencias serían torquemadianas.

A ver, capullitos de alelí, cada vez que hay una frase que admite dos interpretaciones, ¿qué interpretación pensáis que le ha querido dar el Papa: la católica o la menonito-luterana? Espero que no hagáis lo mismo al leer a San Pablo.


Recordad que somos una familia, que tenemos que estar unidos, que el malrrollismo está condenado desde el Levítico a la Carta a Filemón.

3 comentarios:

  1. Ni se imagina como me tranquiliza cuando habla de este tema...ya me incluía en el grupo de los "papólatras".

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:39 p. m.

    Mi querido padre,por favor si alguna vez Dios le mandara a visitar Granada por favor pongalo por aquí, que me gustaría muchísimo conocerlo, es un sueño.
    Su amiga del alma en Cristo:S.G

    ResponderEliminar
  3. Nunca cambie Padre Fortea, tiene la peculiar virtud de iluminarme siempre y de hacerme sonreír: nunca falla. Un afectuoso saludo desde Aguascalientes, México. Dios con usted siempre.

    ResponderEliminar