sábado, junio 04, 2016

Dios pone ángeles que nos acompañan


Cuando la misa acaba en el convento donde celebro, se queda un buen número de personas en silencio, en acción de gracias por la comunión. Pero conforme pasan diez minutos, ya sólo queda la mitad de la gente. Veinte minutos después, sólo quedan cuatro o cinco personas. Media hora después, sólo dos señoras polacas. Las cuales se quedan hasta la hora de la cena en que yo ya cierro la iglesia conventual.

Me he dado cuenta de que estas dos señoras son un regalo de Dios. Son un regalo, porque no es lo mismo quedarse solo en una iglesia, día tras día, que el que haya dos personas devotas rezando. Uno se siente más acompañado. La sensación de soledad desaparece.


Además, si estas personas son devotas, el fervor de ellas se te transmite. He tardado dos años y medio en darme cuenta de que no sería lo mismo todos los días cerrar un templo vacío, que cerrar la puerta charlando con alguien. El Señor puso a estas buenas mujeres allí como un regalo de la Providencia. Gracias, Señor, por estas pequeñas cosas que tanto nos cambian la vida a mejor.

5 comentarios:

  1. ¡Cuanta belleza! Leerlo es de algún modo verlo en el pensamiento, recen por Argentina y especialmente por el presidente Macri, que está internado con problemas en el corazón, su abordaje a la política no me agrada, pero es un hermano y no me alegro con el problema que tiene, al contrario, me pone pone muy triste. Gracias, un pais entero necesita unos ruegos de personas santas.

    ResponderEliminar
  2. Rvdo. Padre, la peregrinacion a Jasna Gora donde se encuentra la Virgen Negra de Częstochowaque que se celebra el 26 de agosto es impresionante la devocion de los polacos, no se escucha un murmullo, solo el rezo continuado del Santo Rosario.

    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  3. me alegro mucho de que el Señor le conceda estos regalos de su infinito Amor. También para ellas el poder saludarle y cruzar cuatro palabras amables será un don del Señor. El amor siempre descubre la presencia humilde, discreta pero perseverante del Amor.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:07 p. m.

    Al igual que las Señoras, sus palabras son una compañía en la Fe para un hijo prodigo.

    ResponderEliminar
  5. Cuantas veces no deseo Jesús acompañamiento leal y sincero y cuantos de nosotros le dimos la espalda y le cerramos la puerta, Él nos espera con paciencia y Amor día a día, jamás se cansa. Ustedes Sacerdotes son un Cristo, y hacen las cosas que hacia Cristo en lo posible, Dios les bendiga :)

    ResponderEliminar