martes, junio 14, 2016

Las horas


Una de las cosas que compruebo una y otra vez que me han traído los años es un tiempo que corre más lento. Alguien dirá que no es el tiempo sino mi vivencia del tiempo. Concedámoslo. Pero lo cierto es que mi tiempo parece ir con paso más lento, lo cual me produce una gran paz. No tedio, sino tranquilidad. Una serenidad que, sobre todo, depende del paso más moroso, más relajado, de las horas.

Fruto de esto es que practicamente nunca me pongo nervioso. Es rarísimo que me enfade. Es como si todo lo pudiera pensar cuatro o seis veces antes de hacer o decir algo. Puede pasar un año entero sin que me enfade.


Eso en mi niñez y en mi juventud no era así. Ahora el Río del Tiempo parece remansarse. Sé que la experiencia de muchas personas es justo la contraria, pero la mía es ésta. 

9 comentarios:

  1. ¡ Padre, tengo 41 años y a me pasa todo lo contrario, sr se me va el tiempo que no me entero....

    ResponderEliminar
  2. Muy pocos le escriben, pero muchos, muchos, en diversos paises y mas allá del Oceano Atlántico le admiran y tantos le aman. Su coraje para enfrentar al mal mirándole a los ojos es inspiración para muchos. Lo es para mi. Usted ejecuta el ministerio del exorcismo, pero su vivencia y adherencia a la siempre Santa Iglesia Católica, amada esposa del Padre eterno, hace de evangelización a las gentes. Larga vida al P. Fortea.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:46 p. m.

    Pues eso, a mi modo de ver, es un don precioso, que le permite contemplar mejor las realidades, desde dentro, sin las prisas superficiales en las que este mundo actual nos embute... sí, está muy bien.

    ResponderEliminar
  4. Que gran cosa es que pueda saborear el tiempo, sería lo mismo que decir que puede saborear la vida.
    Eso es una bendición.
    Muero porque no muero, decía Santa Teresa.

    Cada uno somos un mundo, usted vive porque está plenamente vivo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Padre, me da gusto saber que algún día podría llegar a ser como usted... me enoja el trafico, los chismes de la oficina en los cuales me incluyen con singular alegría. me enojan esas cosas que no puedo controlar... pero pase la receta para pasar todo un año sin enojarse por favor!!!!!!!! helppppppp!!!!

    ResponderEliminar
  6. asi quisiera vivir yo padre!. Nunca se me había ocurrido calcularlo pero creo que yo me enfado unas 4 veces por semana. Jajajaj. Voy a intentar bajar ese número. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5:44 p. m.

    Eso no es verdad los viejitos son los mas rabiosos.y el tiempo pasa muy rapido y no alcanza para nada a menos que se este jubilado.

    ResponderEliminar
  8. Jejeje! En mi caso, con siete "churumbeles", lo raro es que pase una hora sin enojarme... bueno, sí, más o menos séis horas... por la noche

    ResponderEliminar
  9. Anónimo2:38 a. m.

    Padre Fortea
    Este texto lo escribió Usted?
    Es la primera vez que entro a este blog y es el primer texto que leo porque me llamó la atención y qué leo? Lo más hermoso y sutil, a la vez tan lleno de la Divina Voluntad.
    Padre,yo quiero alcanzar esa Paz y no descansaré hasta lograr que Jesús Rey de Reyes me la otorgue aquí en la Tierra.
    Felicidades por éste blog maravilloso, aunque no lo conozco personalmente, deseo con todo el corazón que Dios y la Reyna del Cielo lo cuiden y protejan de todo mal. Fiat voluntas tua sicut in Caelo et in Terra

    ResponderEliminar