miércoles, junio 08, 2016

Parece sacado de mi Summa Daemoniaca


Aunque parezca increíble, ésta es la cabeza del anisakis. Desde que he visto esta foto, os aseguro que voy a cocinar mejor el pescado. Creo que ya no volveré a comer una sardina con tranquilidad.

4 comentarios:

  1. Anónimo7:44 p. m.

    Arrggghhhh!

    ResponderEliminar
  2. Tuve que mover la imagen hacia arriba porque me dio miedo. Pero aun asi la fotografía no supera a las langostas con cabeza humana que describe en su libro eso si es mas horripilante.

    ResponderEliminar
  3. ESTO SÍ QUEME HIZO MEGA CARCAJEARME, Rvdo. P. Fortea. Lo queremos mucho mucho (y oramos por usted, desde luego) en México. Ana Maria

    ResponderEliminar
  4. Soy médico y ciertamente el mundo de la microbiología es un gran simil de la deformidad del pecado. Siempre he dudado que estos "bichos" (como jocosamente les decimos los médicos) sean creación de Dios. Pienso mas bien, aunque es una mera opinión de un don nadie de la Fé, que cada pecado tiene un equivalente tangible en el mundo de los vivos, y al igual que en el plano espiritual, solo está ahí para atormentar (y enfermar) al hombre. No cree, mi queridídimo padre Fortea, que el parásito de la foto bien puede ser la selfie de un angel caído?

    ResponderEliminar