martes, junio 28, 2016

Paul Churches, a night to remember


Queridos lectores, en estos momentos de angustia y aflicción para el hermano Pablo Iglesias debemos sentirnos unidos a él, monstrándole toda nuestra caridad y compasión. Es cierto que yo llegué a decir que tanto mitin y tanta propaganda electoral habían valido la pena con tal de ver la cara de funeral con que todo su equipo se acostó. Mal hecho. El golpe fue tan fuerte que me dolió hasta a mí.

No hubiera querido ser yo la esposa sumisa que le espera en casa con una tarta de manzana recién sacada del horno en las manos. Me hubiera ido a casa de mi madre esa noche, ante la perspectiva de una escena como la de Ciudadano Kane cuando le abandona su mujer.


Sí, fue muy duro lo de esa noche. Sinceramente, me dieron ganas de prestarle mi pañuelo. Cuando Pablo dijo que tenía otras expectativas, me recordaba a la escena de El Hundimiento cuando el protagonista grita cincuenta veces dando porrazos a la mesa: ¿¿¿Dónde está Fegelein? ¿Dónde está Fegelein? ¡Fegelein, Fegelein Fegelein!

1 comentario: