lunes, junio 20, 2016

Sin duda nos merecemos nuestro Nabucodonosor


La destrucción o debilitamiento de la Unión Europea no importaría gran cosa si estuviéramos en un escenario como el de los años 50. El problema es que con una China-anaconda como la que está creciendo en Oriente y con una economía mundial de increíble competitividad frente a los países emergentes, el resultado es más que previsible. Ni siquiera todos unidos vamos a poder mantener un cierto orden en el proceso de creciente decadencia que ya estamos sufriendo. Si todos unidos no podemos, separados y alentando pequeños egoísmos vamos a ser carne de cañón.Y lo peor es tener la seguridad de que nos merecemos el futuro cuyos cimientos estamos construyendo.

3 comentarios:

  1. Anónimo4:31 a. m.

    Padre, depende como veamos la historia, Cristo es el señor de la historia y su mensaje tiene que llegar a cada rincón de la tierra, así como una España llego a ser imperio para que portaCristo - Cristoforo trajera al Mesias a un Continente y lo salvara. Me imagino al dragón como se despereza de su sueño milenario abriendo la boca bostezando moviendo sus músculos que dan la talla de su poder, la Unión Europea en tanto transformándose en un arma negra de altísima y fría precisión con una sola bala blanca dentro de su recámara. El dragón atacará y no fallará, y ese será su momento de mayor debilidad. La bala entrará y descargara su contenido mientras el dragón atacara con furia tratando de vencer fuera lo que desde dentro hace su efecto, así China será Cristiana. Así como toda la magnificencia del imperio Romano, la Excelencia de Grecia, la exquisita Europa medieval son solo el estuche donde se guarda una sola joya, la Santísima Trinidad. Usted sabe más historia que yo, puede dar crédito a mis palabras?.

    ResponderEliminar
  2. El mayor de los males, en mi modesta opinión, es arrojar a Dios de nuestras vidas. Si El no está, por pura deducción, está nuestro adversario, el maligno. El vivir con una conciencia laxa y sin sentido del pecado, nos lleva inexorablemente a la destrucción moral, primero y material después. Solo tenemos que observar en derredor que clase de personas y sociedad es aceptable.

    ResponderEliminar
  3. Padre, creo que en vez de una china-anaconda es una china-pitón

    ResponderEliminar