miércoles, julio 13, 2016

Más cuestiones litúrgicas


Hoy pongo el retablo mayor de La Seo (en Zaragoza) con su óculo en el centro. 

Otro lector planteaba esta interesante cuestión: Si el sacerdote oficia la misa como un alter Christus, ¿qué sentido tiene la concelebración si sólo hay un Cristo? En la concelebración pareciera que hay varios Redentores en vez de uno.

Ésta cuestión que presentas en el blog es muy profunda. Es cierto que hacemos muy bien en imaginar a Cristo oficiando a través del presbítero que celebra la misa. Ahora bien, es cierto que en un monasterio varios sacerdotes pueden celebrar la misa a la misma hora en diversos altares. Si ellos así lo desean, ¿por qué no unirse en un único altar y una sola ceremonia?

El simbolismo no se destruye, porque en ese caso es el sacerdocio el que rodea al altar. No ya un sacerdote-celebrante, sino el sacerdocio de la Iglesia concretado en esos ministros de una única consagración.


Este tema no planteó problemas teológicos, porque incluso en la misa tradicional siempre existió una misa en la que se concelebraba: la misa de ordenación presbiteral. En esa misa, el antiguo ritual prescribía que los recién ordenados concelebraran con el obispo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada