jueves, julio 28, 2016

Medidas draconianas: hay que racionalizar el modo en el que los turistas visitan el Vaticano


En mi novela Torres Góticas ya explicaba la conveniencia de dedicar la Basílica de San Pedro del Vaticano en exclusiva a la adoración continua del Santísimo Sacramento y a la liturgia.

En esa novela explicaba que una tercera parte de la basílica (la más cercana a los tres portones de entrada) seguía siendo visitable por turistas. Pero que estos sólo podían pasar al templo siguiendo un recorrido único y en una sola dirección. Lo cual les permitía ver la nave central y las naves laterales, pero no acceder hacia el interior.

Es decir, la organización (y las vallas) conformaban un río de turistas que fluía de forma ininterrumpida y rápida. El resultado d esto era acabar con las largas esperas para acceder al interior. Ahora mismo, a partir de mayo, la espera mínima es de una hora. Hora y media es lo normal. Y a veces es más. Y eso bajo el sol de julio y agosto es una experiencia inolvidable.

Del modo que propongo, la gente llega ve la Basílica Vaticana en unos siete minutos y sale. Se ve menos, pero no se espera. Y así el resto del templo se dedica a la oración. En la parte dedicada a la adoración del Smo. Sacramento colocado sobre el Altar de la Confesión, nadie se mueve. Uno está sentado orando. Uno se sienta donde los organizadores le indican y no puede deambular por la basílica. 

Para evitar la picaresca de que alguien entre a esa parte no para orar, sino para andar un rato por allí, se tomarían varias medidas bastante draconianas y previas al ingreso a esa parte, que no detallo aquí para no alargarme. Con esas medidas estaríamos seguros de que el que entra a orar no está fingiendo.


Sólo de esta manera beneficiaríamos tanto a los turistas que ahora están hora y media bajo el sol, como a los peregrinos que quieren hacer oración.

1 comentario:

  1. Anónimo3:46 a. m.

    Querido Padre, me parece que alomejor no es en Torres Góticas, sino en su libro de Neovaticano, he leído los dos, y no recuerdo bien si en Torres Góticas lo mencionó, pero fonde si está a lujo de detalle es en Neovaticano, y todo lo que dice ahí es admirable, nuestro Señor le conceda la gracia de ver esa magnífica obra realizada o al menos en proyecto de realización. Un abrazo. Lily de Celaya.

    ResponderEliminar