viernes, julio 08, 2016

Misa de cara al pueblo o de espaldas al pueblo I


Se ha suscitado en los últimos días la cuestión de la celebración de la misa de cara a la gente o de espaldas a ella. Permítaseme dar mi opinión, pero no como un artículo plenamente fundamentado, sino como mera opinión.

Antes debo hacer un preámbulo. Previamente al año 2000, yo defendía ante algunos sacerdotes de mi diócesis, en una comida, que sería mejor que los dos modos de celebrar fueran posibles en la actual liturgia, ya que cada uno tenía su simbolismo y valor. Recuerdo muy bien la cara que me puso un sacerdote muy ortodoxo y piadoso, ahora profesor en San Dámaso. Una cara como de que había que tener mucha paciencia conmigo porque yo no entendía ni las cosas más básicas.

Otra cosa que, antes de dar mi opinión, es conveniente saber es que en mis parroquias y capillas siempre he celebrado la misa en latín al menos una vez al mes. Sea dicho de paso, incluso en la capilla del hospital hoy y ayer celebré en latín y de espaldas al pueblo.

Así que mi opinión no es la de un progresista que odia la tradición. Pero yo que siempre he defendido que reviviera la posibilidad de celebrar la misa de espaldas al pueblo, tampoco deseo que sólo se celebre de esa manera. La misa celebrada cara al pueblo refuerza la idea de cena, de banquete, de mesa de la que todos participamos. La misa celebrada de espaldas al pueblo refuerza el aspecto sacrificial, el aspecto visual de imaginar que todos oramos en la misma dirección hacia el Padre.

Como se ve, los dos modos son lícitos, cada uno tiene sus ventajas. Yo creo que lo mejor es que las cosas sigan como están ahora: que se pueda celebrar de un modo de otro. Pero no que un modo se imponga sobre el otro.

Lo mismo vale para el latín. También el uso del latín tiene su simbolismo y belleza, la sensación de estar inmerso en una tradición ininterrumpida. Pero no me gustaría que las misas sólo se celebraran en latín o sólo en lengua vernácula.

A mi me gusta mucho concelebrar, pero también me gusta que se respete el derecho a celebrar la misa uno solo sin pueblo si ese día otro sacerdote ha venido a celebrar la misa en mi parroquia o en mi capilla. He ido con gran alegría a las concelebraciones catedralicias, he concelebrado en mis parroquias con otro sacerdote con mucho gusto y también he celebrado completamente a solas con una persona o dos asistiendo a mi misa sin pueblo. Todas esas formas me gustan. No me gustaría que sólo se impusiera una sola de ellas.

Incluso me gusta que haya rito ordinario y rito extraordinario. Hasta los ritos orientales y occidentales de la misa católica son una riqueza a la que me gusta asistir.


Mi opinión por tanto es enriquecer, aceptar todos los estilos y posibilidades, no la de eliminar opciones lícitas. Yo creo que la visión de un Dios comprensivo, bondadoso, amante de la libertad, se concreta en un modo multiforme de entender la liturgia.

12 comentarios:

  1. Qué bello mensaje padre, bendiciones... De todos los comentarios que he leído, su opinión está cargada de amor y me enseña mucho como Jesus lo hubiera hecho.

    ResponderEliminar
  2. Yo no he tenido la posibilidad de asistir a una misa en latín, me gustaría asistir a una, debe ser impactante, como usted lo menciona, la sensación de estar inmerso en la tradición milenaria de la iglesia.

    ResponderEliminar
  3. Adelaida1:03 p. m.

    En su día estudié un poco de Latín y ahora me encanta escuchar música sacra, en especial las misas de W.A. Mozart, el Magnificat de J.S. Bach, etc. El Gloria y el Credo en castellano (este último en versión larga o corta, según se haya levantado uno de los sacerdotes de mi parroquia) los rezo por imperativo litúrgico, pero si tengo ocasión de rezarlos en Latín, llega a quebrárseme la voz de la emoción, porque siento que me dirijo al Creador en su idioma. Tal vez, manías que tiene una.
    Que Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:44 p. m.

    Si padre estoy de acuerdo con su opinion, para acerca se a Díos hay muchas maneras y la misa es la oracion más completa y bella.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con su sentir Padre, saludos desde México.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4:03 p. m.

    El respeto ha d prevalecer por encima d lo razonable.
    Todo es así,lo q ocurre es q la gente no entedería,el verle la espalda al cura y celebrando,encima,en embriagador latín,si no lesexplican el simbolismo místico.

    ResponderEliminar
  7. Seria lindo celebrar misa en arameo el idioma que uso Jesús originalmente eso seria mas tradicional que el latín

    ResponderEliminar
  8. Seria lindo asistir a una misa en arameo. El idioma original que hablo Jesús. Eso sí seria bien antiguo y ortodoxo

    ResponderEliminar
  9. Todo mi respeto Padre, maravilloso su comentario!
    Crecí con la Eucaristía en latín. Mucha piedad y participación, el misal era latín y español y todo feligrés lo llevaba desde chico.
    escucho todos sus vídeos!
    Que alegría sería, diera charlas sobre el diablo en Chile! Un cariñoso saludo!
    María Eugenia

    ResponderEliminar
  10. De mis recuerdos de niñez más preciados está hacer la novena de navidad que hacíamos en casa y mi padre diciendo las letanías en latín. Mi abuela solía hacerla con sus padres y hermanas en Guatemala a inicios del siglo XX, y luego ella la hizo con su propia familia.

    ResponderEliminar
  11. Qué belleza y sabiduría en sus palabras Padre! Usted es un faro de luz espiritual.

    ResponderEliminar