domingo, julio 10, 2016

Misa de cara al pueblo o de espaldas al pueblo III


Obsérvese que he usado en mis anteriores post las expresiones: de cara al pueblo o de espaldas al pueblo. No he usado la expresión de cara a Dios (coram Deo), porque Dios está presente en todo el templo. Pensar que sólo está delante de la asamblea sería un error que nadie defiende y, sin embargo, se usa esa errónea expresión.

El espíritu de Dios está en todo el espacio litúrgico y fuera de él, está en medio de la asamblea. Celebrar de espaldas tiene la indudable ventaja de que todos oran en una misma dirección. Celebrar de cara al pueblo refuerza más la idea de que Dios está en medio de su pueblo, sobrevolando a todo el pueblo.

¿Celebró Jesús la Última Cena de espaldas o de cara a sus apóstoles? No hay ninguna duda que de cara. ¿Celebraron los apóstoles de cara a los creyentes allí congregados? No hay ninguna duda que de cara. A juzgar por la disposición de los altares en las basílicas romanas, sólo se comenzó a celebrar de espaldas al pueblo a comienzos de la Edad Media.

No siento la más mínima reticencia en celebrar de las dos maneras, porque las dos son modos adecuados y ortodoxos. Aunque reconozco que celebrar de espaldas me permite concentrarme más, sin la distracción que supone el que la gente te esté mirando a la cara. La devoción también conoce un cierto pudor. 

¿Cómo prefiero celebrar yo? De espaldas, con poca luz (a la luz de las velas y la natural que entra por las ventanas) y sin micrófono. Es un modo de celebrar que hago yo de tanto en tanto, cuando otro sacerdote me celebra la misa a la hora normal.

Hace bien el que ensalza las ventajas de uno u otro modo de celebrar la misa. Hace mal el que afirma que uno de los dos modos no es legítimo o inadecuado. El que construye, hace bien. El que destruye, hace mal.

Una última cosa, es correcto llamar a uno de los modos celebrar ad orientem. Es correcto, porque es un modo ya acuñado puesto que a partir de la Edad Media las iglesias se construyeron con esa orientación. Pero no antes. Ni siquiera San Pedro del Vaticano o la de Santa María la Mayor están orientadas así. Lo digo porque hay muchos que repiten que las iglesias siempre estuvieron orientadas en esa dirección desde el principio. Y eso no era así ni siquiera en los lugares donde había todo el espacio del mundo para construirlas, valgan como ejemplo las dos citadas.


Lo repito y vale para todo en la Iglesia: construyamos, no destruyamos. Busquemos razones para ensalzar algo, no para hundir a los que no piensan como nosotros.

5 comentarios:

  1. Muy bonito su reflexion padre fortea defiendo lo que usted opina no hay que criticar o destruir la liturgia, esta es hermosa por naturaleza y Dios la acepta si la celebramos de corazon, me ubiese facinado el haber nacido cuando la liturgia era en latin y de espaldas, pero amo tambien mi liturgia y me siento agradecido con Dios por permitirrme nacer en su iglesia tan bella como lo es la catolica. Bendiciones Padre

    ResponderEliminar
  2. Hoy es domingo y recibimos nuevamente de Dios su infinito regalo de su amor y de haber sido invitados a la Santa Misa.

    Tuve la oportunidad de ir en familia, y confesarme.

    Gracias Dios mío, « no soy digno de que entres en mi casa pero una palabra tuya bastará para sanarme.»

    Siento un gran pesar y una gran tristeza de saber que en muchos lugares del mundo no es posible o fácil ir a la Santa Misa y recibir la Eucaristía a consecuencia de la.persecución.

    Pero mayor es la tristeza que debe producirla actitud de tantos que dejan plantado a Dios Nuestro Señor en el templo y prefieren adorar la futilidad que pasa y que muere.

    ESPIRITU SANTO, CONSEDENOS LA FORTALEZA Y LA PERSEVERANCIA FINAL.
    Gracias Dios Padre, Dios hijo, Dios Espíritu Santo. !!!
    Que felicidad tan grande es tenerte, no permitas que me aparte de ti.
    Amén.


    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:56 a. m.

    Lo importante es que nuestro Dios siempre esta con nosotros...que viva nuestra iglesia catolica, que Dios nos bendiga y que seamos dóciles y obedientes a su mandato.

    ResponderEliminar
  4. padre Fortea. me parecio una excelente catequesis. y no se por donde pueda poder comentar algo respecto a esto precisamente . un tema algo delicado. Espero su respuesta ?. Gracias y Bendiciones.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien dicho Padre Fortea.
    "El que construye, hace bien. El que destruye, hace mal".

    ResponderEliminar