sábado, julio 09, 2016

Misa de cara al pueblo o de espaldas al pueblo II


(Sigue del post de ayer.) La cuestión por tanto no es tanto una mera cuestión de orientación, sino de qué tipo de Iglesia es la que querría el Señor. Jesús, mientras estuvo sobre la tierra, no quiso dejar todo atado. Mientras enseñó, se centró en la esencia. A nosotros los humanos nos encantan las cuadrículas, no gusta pensar que nuestra opinión es la verdadera y dirimir las cuestiones para ahora y para siempre. Somos poco dados en dejar que sea el Tiempo el que decante las cosas. La sabiduría que llega con la edad es en buena parte entender que es el Tiempo y no nosotros el que hace de juez.

¿Qué tipo de Iglesia queremos? No nos equivoquemos, la lucha contra el relativismo no consiste en la uniformidad. La defensa de la Tradición no consiste en ser más estrictos y duros con la modernidad. Cuánta gente sueña con tener poder y ser estrictos. Curiosamente nadie quiere que la autoridad sea más estricta con él mismo. Hay que ser estrictos con los demás.

Yo prefiero una Iglesia en la que haya misa en latín y en lengua vernácula, de cara al pueblo y de espaldas a éste, en rito latino ordinario y extraordinario, en rito latino y en otros ritos católicos. Ésa es mi opinión. Y estoy seguro que la Iglesia es y seguirá siendo multiforme. 

En esa Iglesia como jardín, variada y en la que reina la libertad en todo lo que sea opinable, hay lugar para el diálogo, el debate y la discusión teológica. Pocas cosas no son opinables en la fe católica. Cuanto más viejo me hago, mé hago más paternal.

El lefebvrianismo me parece una versión moderna del fariseismo. Los teólogos de la Teología de la Liberación, aquellos que son heterodoxos, me parecen una versión moderna de los zelotes, que buscaban el Reino de Dios sobre la tierra con la espada. También ahora veo saduceos modernistas y sacerdotes sanedritas que se dedican exclusivamente a sus funciones litúrgicas sin demasiado interés por la conversión. Todo se vuelve a repetir como hace dos mil años.


Mi único consuelo es amar a todos, no ser exigente con nadie, tratar bien a todos (saludos Masiá) y no juzgar a nadie. Por supuesto que otra cosa sería si yo, como Frodo, tuviera en mi dedo el Anillo del Poder. 

10 comentarios:

  1. Anónimo1:38 a. m.

    Jaja,muy bueno lo del anillo del poder!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:39 a. m.

    Jaja,muy bueno el saludo a Masiá!

    ResponderEliminar
  3. Jorge Usandi7:15 a. m.

    Comparto...comparto...compaaarto su punto de vista!!!.Es muy luminoso!!!
    Además me siento especialmente atraído por la ruptura de estructuras limitativas y empobrecedoras ( p.ej: "prefieres esto o aquello"... cuando el estimulo " open mind" podría ser "ni esto ni aquello" o "prefiero ambos" o " porque no admitir una tercer alternativa???")

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:18 a. m.

    Si claro Padre, es y seguirá siendo multiforme porque es un cuerpo, místico pero, cuerpo al fin. Las actividades de las células son casi iguales pero forman órganos distintos de un mismo cuerpo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:35 p. m.

    ah,jajajajaja.... Dios nos libre... del anillo ese, me refiero, claro....jejeje

    ResponderEliminar
  6. Padre: estoy completamente de acuerdo con la opinión que usted ha publicado en el blog de hoy. " ... la lucha contra el relativismo no consiste en la uniformidad."

    ResponderEliminar
  7. Padre Fortea me gustaria que algun dia escribiera un libro sobre Jesús de Nazaret.El Papa Benedicto ya editó libros sobre él ,pero me gustaria saber de usted acerca de lo que piensa usted y sus estudios con respecto a esta figura tan importante para muchos Cristianos.Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Querido Padre Fortea, muchas gracias por compartir sus sabias reflexiones, seguro inspiradas por el Espíritu Santo. Abrazo fuerte. Enrique

    ResponderEliminar
  9. Si para Jesús fuera tan importante celebrar un liturgia de un modo determinado lo hubiera dejado dicho a sus apostoles. Dejo lo más importante y que nunca podrá faltar. Después con el tiempo la liturgia debe cumplir una función pedagógica. Creo humildemente que Jesús diría: LA liturgia es para el hombre y no el hombre para la liturgia.

    ResponderEliminar
  10. Otro post con muy buenas frases para meditar y repetir padre. Muchas gracias!

    ResponderEliminar