lunes, julio 04, 2016

Pintando como Miguel Ángel, pero sin encontrar todavía mi Julio II


Soy poco dado a interrumpir tanto la lectura de un libro como la escritura de uno. Cuando leo un libro, me gusta no leer otra cosa hasta que lo acabo. Nunca, en toda mi vida, he leído dos libros a la vez. Eso sí, interrumpo sin ninguna pena la lectura si el libro deja de interesarme; la interrumpo me halle donde me halle. Sin importarme si queda poco para llegar al final. Eso se debe a que hay libros que acaban dejando claro que ya han dicho todo lo que tenían que decir.

Lo mismo me pasa con la escritura: me gusta no escribir ninguna otra cosa hasta que acabo un libro. Pero esto sí que tiene excepciones. Es bueno distanciarse de la obra. Dejar pasar tiempo para releerla de nuevo.

Ahora me hallo inmerso en mi libro sobre San Pablo, tantas veces interrumpido por viajes, sustituciones de verano, urgencias de encargos editoriales y asuntos similares. Pero ahora sí que voy a hacer una pequeña interrupción, porque desde hace algún tiempo me ronda por la cabeza la idea de escribir una obrita sobre la Santísima Trinidad. Se trataría de trasladar el esquema literario-teológico de Historia del mundo angélico a una obra sobre la Trinidad. Sería una obrita muy breve, unas treinta páginas. Treinta páginas para describir visualmente a la Trinidad como si fuera un gran fresco que llenara toda la Capilla Sixtina, en este caso una capilla literaria.

Lo de la capilla que no os despiste. Esta obra, en principio, ofrecerá tres frescos. Tres explicaciones visuales de la Trinidad. Orad para que los ángeles me inspiren en mi escritura. El primer fresco se me ocurrió en Brasil, hace unos cinco años, leyendo al profeta Ezequiel. Pero no voy a explicar nada más aquí y ahora.

Encontré hoy la imagen que he puesto en el post. Muy bonita, técnicamente hablando, aunque no tiene nada que ver con mi libro.

6 comentarios:

  1. Anónimo2:46 a. m.

    Orare Padre para que sean inspiradas por el Señor y por los Ángeles y que la Virgen Santísima vaya dirigiendo la barca. Un abrazo y Bendiciones. Lilia.

    ResponderEliminar
  2. Me encanto y ayudó mucho historia del mundo angélico y está seguro que también será inspirada por ese mundo!!!!

    ResponderEliminar
  3. Padre Fortea,

    En este mismo instante entre tanto escribo estas palabras que voy colocando en este medio y sistema de comunicación, pido a Dios nuestro Señor, que sus nuevas notas, que sus escritos, sermones y enseñanzas, sus oraciones, su vida, su alma, sean una ofrenda que reciba Dios como resultado del ejercicio de los talentos que de Dios Usted ha recibido.
    Pido a Dios y a nuestra Señora la Virgen María Santísima, a los Ángeles de la guarda, que le protejan, que le den siempre la perseverancia en Dios, que le den la perseverancia final, le den la perseverancia Sacerdotal, que en su debido momento que Dios conoce llegue Usted al Cielo, y que sus escritos sean un mecanismo eficaz para que otras almas lleguen a los Cielos.
    En lo personal, doy a Usted las gracias por todo el.material que por la.Internet he podido leer, ver, escuchar.

    Amen.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5:00 p. m.

    ¡¡¡ Sí!!!
    Muchísimas gracias por escribir sobre la Santísima Trinidad. Tan necesitados estamos los cristianos de acercarnos a este Gran Misterio. Que el Espíritu Santo le ilumine.

    ResponderEliminar
  5. Pues para la portada de su libro ya tiene imagen: La Trinidad de Rublev... (simple sugerencia)... :)

    ResponderEliminar
  6. Buenas tardes Padre Fortea,

    Deseo, de todo corazón, que el Señor indique a Sus Ángeles que le guíen también en esta obra. Sería bellísimo, como todos los actos divinos a los que Dios nos tiene acostumbrados. Oremos y también los Ängeles se alegrarán por ello.

    Además, le agradezco los nuevos sermones que nos ha ofrecido. Como siempre le digo,Padre Fortea, alimentan el alma. Gracias.

    Un cordial saludo,

    Mar Sanfrutos

    ResponderEliminar