martes, agosto 09, 2016

Cómo confesarse tras cuarenta años sin hacerlo


Alguien podría pensar que hacer una bien hecha, es decir, una confesión íntegra, y, por lo tanto, con la materia, número y especie de los pecados graves, requeriría de una hora por lo menos. No es así. Aquí pongo un ejemplo hipotético de una confesión tras decenas de años sin recibir las aguas purificadoras de ese sacramento.

Ave María Purísima.
Sin pecado concebida.
Padre, me confesé hace cuarenta años y me acuso de los siguientes pecados:

-He dudado de la fe algunas veces.

-Me he enfadado con Dios, en un par de ocasiones.

-Le he faltado el respeto a Dios alguna rara vez contando chistes acerca de Él.

-He dicho en estos años tres o cuatro blasfemias, pero sin pensar plenamente lo que decía.

-He faltado a misa dos terceras partes de los domingos.

-Cuando he ido misa, en los primeros cinco años, comulgué en pecado mortal.

-No he visitado a mis padres todo lo que he debido.

-Varias veces me he enfadado con mis padres al hablar, hablándoles con acritud o levantando la voz.

-He odiado a varias personas durante largas temporadas y les he deseado el mal.

-He tenido relaciones sexuales de forma regular con varias parejas durante todos estos años.

-En todos estos años, me he masturbado. Dado que he tenido pareja, la media habrá sido un par de veces al mes.

-He visto pornografía. Dos o tres veces al mes.

-He tenido pensamientos y deseos impuros al ver a las mujeres de forma habitual.

-En estos años, he practicado pequeños hurtos. Entre todos ellos unos 200 euros.

-He mentido, pero mentiras que no han hecho daño a nadie.

-He sembrado discordia entre compañeros de trabajo. Pero lo que he dicho era verdad.

-He consultado regularmente el horóscopo.

-Una vez fui a que me echara las cartas un tarotista.

-No he guardado, practicamente nunca, los ayunos y abstinencias de carne mandadas por la Iglesia.

-Me he emborrachado una media de una vez al año.

-He probado el cannabis unas cuatro veces.


Éste es un ejemplo de cómo podría ser una confesión bien hecha en la que se repasan los pecados de más de cuarenta años. Haciéndola así, no se tarda más allá de un par de minutos. 

11 comentarios:

  1. Anónimo2:34 a. m.

    Excelente!!
    Y qué sería correcto que conteste el sacerdote? Porque vaya que a veces le dan vueltas y vueltas a las cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sacerdote es la voz de Dios. Sabes que una buena confesión te exige el arrepentimiento verdadero y no fingido y el propósito de la enmienda; de otro modo no hay confesión perfecta. Hay sacerdotes que saben hablar muy bien y te darán grandes consejos... Otros te dirán solamente "Vete y no peques más". Búscate un sacerdote como consejero espiritual y ahí obtendrá guía para ser cada día mejor.

      Eliminar
  2. Anónimo3:23 a. m.

    Padre, este post tiene copyright? Porque voy a hacer Copy/Paste! no creí que estuviera después de tanto tiempo a punto de confesarme. Gracias Padre, muchas gracias!

    ResponderEliminar
  3. Gracias padre esto es muy pero muy claro y conciso.

    ResponderEliminar
  4. MUY BUEN EJEMPLO PADRE, A VECES LA GENTE NO SABE QUE DECIR , ALGUNOS DESCRIBEN EL PECADO.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:37 a. m.

    Se le olvidó, he comido, al menos 10 veces, pastelillos de crema como si no hubiera un mañana...
    Es broma Pater. Una vez que me confesé el sacerdote, extranjero, me dijo: Ave Maria purísima y yo, un poco desconcertada, le dije: sin pecado concebida.
    Así que en la siguiente confesión le digo al párroco, madrileño,de Madrid, Madrid, ¿yo digo ave maria purísima? y él me contesto con firmeza y rapidez: y yo digo, sin pecado concebida, vamos ya puedes empezar!
    Para mis adentros me reí muchísimo, pero me confesé bien, lo prometo.
    sofía

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:42 a. m.

    Está muy claro como un catálogo. Otro si digo debería ser si es que mi Norte es hacia Dios, o si sacado momentáneamente el lastre, sigo raudo y de cabeza hacia la hornalla. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Jajaja Por Dios que me ha hecho reír a carcajadas Padre Forti!! Yo sufriendo para hacer una confesión cada mes, lo mas general que se pueda! Y Padre Cucurull usted lo simplifica en un 2 x 3 a quienes llevan años o SIGLOS sin confesarse!! Jajajaja DIOS LOS BENDIGA PADRE FORTEA, de corazón.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo4:41 p. m.

    Este es un post sumamente practico, Padre.
    Yo anhadiria: soy un chismoso, no mantengo mi curiosidad a raya y ando preguntando y hablando de mis familiares y vecinos, no necesariamente lo bueno sino lo malo y lo escandaloso.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo11:19 p. m.

    No es tan facil Reverendo Fortea. Cada Sacerdote tiene su don. Lo importante es que la Confesion,supuesta la integridad, al menos formal, sea dolorosa y con firme proposito de la enmienda. El Padre Felice Maria Cappello tenia el Don de confesar a estas personas ( de 50 o 40 años ) en 5(cinco) minutos( ebbene, ora la facciamo in cinque minuti ). Pero se necesita, repito, un don extraordinario de Dios para Quien por lo demas nada hay imposible. El sacerdote debe excitar en el alma del penitente, ante todo, un verdadero dolor y detestacion de los pecados pasados sin el cual todo escrutinio de las culpas, aun el mas nimio, seria esteril.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo11:48 a. m.

    Releía este post en el banco de la iglesia mientras reunía el valor para confesarme tras más de 40 años. Sí. Como suena.

    Logré ir hacia el confesionario y el confesor, que Dios le bendiga porque tuve que llevarse el susto del día tras escuchar la frase de que llevaba 40 años sin confesar, me escuchó con respeto y amor. Nada de dramas, nada de riñas, ni de preguntas irrelevantes; al contrario: buenos consejos, una acogida alegre y serena, una penitencia compasiva, y sobre todo una gran sonrisa que aún conservo!

    Así que bueno, recordaba la confesión como algo oscuro y triste, agobiante y sin valor. Y nada que ver! Estoy muy, muy feliz :D

    Gracias padre Fortea, eres muy grande!

    ResponderEliminar