jueves, agosto 11, 2016

Cuando los políticos hablan de los obispos


He leído en los periódicos y he escuchado en un vídeo las supremas declaraciones de la inefable Presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, respecto a mi obispo y a otros dos obispos. Y de todo este asunto sólo tengo una pregunta que hacerle:

Señora Cifuentes, ¿por qué con los años se le está poniendo la misma cara que a las brujas de la factoría Disney?

Ésa es la única cosa que me interesa. Porque, cuando le han preguntado los periodistas, todo lo que ha dicho usted acerca de mi obispo era paja y más paja. Había paja en su rueda de prensa como para alimentar a tres rebaños de ovejas y uno de cabras. Le aseguro que de pura vaciedad que contenían sus argumentos hasta me ha llegado a interesar su comparecencia.


Aunque no todo era vaciedad. Cuando ha hablado de los fiscales, así, como quien no quiere la cosa, sin quererlo ha emulado usted los mejores momentos de Corleone y esa oferta que no se puede rechazar.

Yo, ya sabe usted, que nada tengo que decir contra su ley transgénero. Como todo el mundo sabe, la ley que usted ha aprobado es la mejor del mundo. Jamás se me ocurrirá criticar esa ley, porque ya conoce el dicho: Cuídeme Dios de los amigos, que de los enemigos ya me cuidaré yo.

Pues en su caso se puede decir con toda verdad: Cuídeme Dios de sus fiscales, que de criticar esa ley ya me cuidaré yo.

4 comentarios:

  1. Parece una fiebre mundial esto de aprobar las leyes ambiguas que proponen estos grupos; en América sucede igual. Los que la apoyan, estoy segura, no tienen conciencia ni idea de los efectos que esto puede tener (un ripple effect que nos afectará a todos). Están encerrados en la "razón" y el "progreso" mal planteados. El asunto es que tienen cargos de autoridad que les permite imponer sus "avanzadas" ideas a otros. No veo cómo eso es democratico y (uso comillas una vez más) "razonable".

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, la foto está genial!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:23 a. m.

    Vd. padre Fortea, precisamente Vd., ya sabe quien está cambiando los rasgos de la gobernatriz Cifuentes; es verdad que cada vez se parece más a la madrasta de Blancanieves sin disfraz de reina.
    Aunque a veces no le entiendo del todo o no estoy del todo de acuerdo con Vd. reconozco que tengo una enorme parte forteniana en mi persona. Porque muchas otras estoy totalmente de acuerdo con Vd.,sólo que Vd.dice mejor las cosas.
    Ayer nació una sobrinita mia que conoceré hoy, pido a todos una oración por ella, para que Dios la ayude siempre.
    Mil gracias!
    Sofía

    ResponderEliminar
  4. Padre Fortea estoy en total acuerdo con su post. No dejo de asombrarme con las maniobras del poder que llega a los límites de instaurar leyes depravadas y sin otra intención que la de servir al mal: lobos vestidos de corderos. Los niños son sagrados y no se protege la vida que es voluntad de Dios como tampoco la formación de los niños nacidos. Decían los romanos que "quien puede lo más, puede lo menos". Con pesar vemos que se trata de otro ataque frontal, desde la política, a los más indefensos y, al tiempo, a la doctrina católica y a quien se oponga a esas leyes-panfleto contra la dignidad humana disfrazadas de humanismo.

    Mi oposición es radical al tema. Ha quedado demostrada la intención de tentar a Dios, con total alevosía, cuando se responde con sorna (tenebrosa?), desde el poder, a la oposición de los obispos católicos.

    Ya juzgará el Padre celestial a cada uno por sus obras, a los sembradores de cizaña que trabajan para las tinieblas. Siento ser tan clara pero no tengo ninguna duda.

    Desde mi paz, reciba un cordial saludo.

    Marimar Sanfrutos

    Nota: Padre, por favor, espero que pronto nos vuelva a ofrecer más sermones (aunque vivo en Madrid, no me es posible acudir a su localidad). Bendiciones.

    ResponderEliminar