sábado, agosto 27, 2016

La Humanidad encontrará su camino poco a poco. Y ese camino no es otro que el de la razón.


Perdonad que, precisamente hoy que había tantos comentarios, y algunos muy buenos, he dado al botón equivocado: a eliminar en vez de a publicar. Lo siento, no hay botón para deshacer la acción.

De todas maneras, vuestros comentarios iban en la línea de que esto que decía era el Nuevo Orden Mundial. Vamos a ver, el ser favorable a un gobierno democrático mundial no es ser favorable a un fascismo mundial. Y, por supuesto, esto no se puede hacer dentro de diez años. Es un proceso de integración lento que debe ser hecho con prudencia. Un proceso así es el que se ha llevado en la Unión Europea. 

Proceso que no se ha completado y que dista de ser perfecto, pues ha sido socavado por indecibles egoísmos y capitaneado por los peores de la clase. Con todos estos mimbres, hasta me admiro de que se haya conseguido tanto. Sin duda, ha sido la fuerza del ideal. Pero con esos capitanes lo normal es que el barco se hubiera hundido.


Un gobierno mundial es simplemente una conveniencia a la que nos induce la razón. Eso no significa centralismo ni imposición ni menos democracia local o nacional. La bandera de la ONU me parece preciosa, de las más bonitas que existen. La ONU, por otra parte, ha hecho lo poco que ha podido. Pero el ideal que la inspiró fue grandioso. Durante una generación ese ideal brilló en los corazones de todos los intelectuales. Hoy día, no. 

En el siglo XXI, ha triunfado la visión del planeta como selva. En un mundo que, cada vez más, precisa de decisiones y soluciones globales, cada nación aspira a un mezquino sálvese quien pueda.

Hemos andado, a pesar de todo un gran camino. La primera vez que se planteó como una utopía algún tipo de unión con la aldea vecina, hace diez mil años, el líder de la oposición se opuso en redondo a que no se siguieran ofreciendo los corazones de los vecinos como cada año sobre el altar de la plaza del pueblo.

11 comentarios:

  1. Padre Fortea
    Admiro su manera de pensar a veces viendo más allá de lo trillado...de lo ya muy dicho.

    ResponderEliminar
  2. Mientra lose líderes políticos sean manipulados por las fuerzas oscuras de la élite, mientras los medios de comunicación trabajen por los intereses de unos en particular, mientras las masas o el pueblo no se den cuenta cuan fácil es convencerlos, mientras los gobiernos sean anti-Jesucristo, o sea, mientras Jesucristo no venga, no creo que funcione algo como un gobierno mundial. Es más fácil que el mundo se haga católico y el Papa sea obispo y presidente del mundo.

    ResponderEliminar
  3. José Antonio Fortea, agradecemos todo su gran trabajo. El hombre ha llegado al grado de legalizar los actos más malignos, como por ejemplo el aborto. Lo más razonable y lo profético (escrito en el Apocalipsis) apuntan que: muy probablemente pronto habrá manifiesta respuesta de Dios y en su momento la gran venida del Hijo Varón.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:33 a. m.

    Muy interesante su articulo.
    Le he conocido el año pasado en el hospital cuando estuve internada y ha sido un placer platicar con usted. Podria contactarlo via email para un asunto de demonios en casa por favor? Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Se refiere también a que en China no matarán a quienes van a nacer según el sexo, a que las guerras se verán como algo absolutamente tan obsoleto e impensable como la práctica generalizada del aborto? Aquí -lo lamento Padre, no puedo ser tan optimusta- solo hay una solución para un nuevo orden mundial: la Ciudad de Dios, y esa no se puede imponer aunque me parece estupendo que usted la piense y la proponga.

    ResponderEliminar
  6. La ONU hoy se a convertido en nuestro peor enemigo. Bendiciones Padre Fortea, saludos desde México!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:03 p. m.

    Hola padre

    ResponderEliminar
  8. Después del diluvio, Dios le ordenó a la humanidad, "Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra." (Génesis 9:1). La humanidad decidió hacer exactamente lo contrario: "Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra." (Génesis 11:4). La humanidad decidió construir una gran ciudad y congregarse todos allí. Ellos decidieron construir una gigantesca torre como símbolo de su poder, para hacerse un nombre (Génesis 11:4).

    En respuesta, Dios confundió las lenguas de la humanidad para que ya no se pudiesen comunicar con los demás (Génesis 11:7).

    El resultado fue que las personas se congregaron con otras personas que hablaron el mismo idioma y luego fueron juntos y se establecieron en otras partes del mundo (Génesis 11:8-9).

    ResponderEliminar
  9. Padre, la ONU es pro-abortista, pro-eutanasia...
    En Europa estuvimos a un tris de tener una Constitución masónica... y aún no teniéndola, atacan a Polonia y Hungría por querer defender las raíces cristianas y la vida... Cuanto más supranacional es un poder más quiere controlar, más totalitario. Por lo menos así cada país puede intentar ser un país de libre pensamiento y podrá ser cristiano. Los totalitarismos nos quitan la libertad de religión porque van al pensamiento único progre-políticamente correcto y anticristiano.

    ResponderEliminar
  10. lo que se ha de pelar, que se vaya remojando, el P Fortea habla de que esto podría empezar a verse en unos 15 años, pero los signos de los tiempos son otros y la humanidad no suele cambiar, salvo un cataclismo , lo cual sería obra del poder de Dios, de otra manera no hay visos de que esto pueda suceder

    ResponderEliminar