miércoles, agosto 17, 2016

Reflexionando sobre monseñor Fellay



















Varias webs se hacen eco de unas declaraciones de monseñor Pozzo acerca de que monseñor Fellay ha aceptado la solución de integrarse con sus sacerdotes y fieles como prelatura personal en la Iglesia Católica.

La noticia tal como se ha dado (breves respuestas de una entrevista) sigue sin aclarar demasiado el futuro. Se puede entender como una petición de ingreso ya inminente, o se puede entender como que si se integraran lo harían bajo esa figura canónica.

Yo creo que la opción optimista es la más probable sucesión de acontecimientos. Basta leer la carta del padre Schmidberger rector del seminario alemán de la sociedad, para darse cuenta de que cada vez cobra más peso la opción más razonable entre las personas más sensatas de la FSSPX.

Me alegraré de todo corazón de que ellos entren de nuevo en comunión con la Iglesia. Será vivir el retorno del hijo pródigo a casa. 600 sacerdotes cismáticos entrarán en el seno de la Iglesia.

Mantener la cohesión en ese magma inestable de fieles y sacerdotes ha sido una labor épica de sus superiores. Esa fraternidad sacerdotal siempre ha sido un compuesto químico volátil con evidente tendencia explosiva. Como masa de células aglutinadas, siempre ha estado a punto de sufrir cuatro o cinco mutaciones simultáneas.

Cuando la FSSPX afirmaba que querían seguir la ortodoxia, uno se preguntaba qué ortodoxia. ¿La del arzobispo Lefevbre que firmó todos los documentos del Vaticano II? ¿La del cisma dentro del cisma que encarnó Williamson? ¿La de la legión de sedevacantistas ávidos oyentes de infinidad de pseudorevelaciones? Por supuesto que los superiores de la fraternidad no seguían las ramas poco serias de los antepasados de la FSSPX: los desvaríos de los obispos tucistas (que eran un poco como la abuela loca de los fefevristas), ni la de los obispos veterocatólicos, que era la otra rama tradicionalista que acabó virando hacia el modernismo.

Por eso el tema de la ortodoxia ad internum era un tema tan indiscutible como delicado. Seguimos la ortodoxia. Sí, sí. La cuestión era qué ortodoxia. Ya no era la sana ortodoxia del coro de la Iglesia, sino la ortodoxia de uno u otro tenor; la letra estaba clara, “más o menos”, el problema era la música que acompañaba la letra.

Monseñor Fellay, indudablemente, ha sufrido una evolución intelectual, tal vez también espiritual. Lleva años viendo con clarividencia que el lefebvrismo abandonado a sus propias fuerzas (sin injertarse de nuevo en la Iglesia) iba camino de convertirse en una variante de la iglesia palmariana. De hecho, sus grandes luchas de los años pasados no han sido con Roma, sino con sus miembros tratando de mantener la barca lefebvriana en la región de las aguas razonables. Y eso ha sido muy difícil. Nadie le niega el mérito a Fellay.

Otro aspecto positivo es qué no cabe duda de que Fellay es mucho más inteligente que mons. Lefevbre. Intelectualmente no hay comparación entre los dos.


En cualquier caso, es muy posible de que estemos ante la feliz noticia de que este triste episodio de la división esté entrando en su recta final. Y eso me alegra profundamente; profunda y sinceramente.

5 comentarios:

  1. Anónimo7:17 p. m.

    Importante

    ResponderEliminar
  2. Manolo Grande9:15 p. m.

    Siempre es sorprendente cómo usted se refiere a los tradicionalistas con un más que evidente desdén y recelo velado (típico de la jerarquía hodierna), que al tratarse de los lefebvristas usted directamente le quita el velo y les ataca sin asomo de esa correctiva caridad y amor que tanto profesa y que tantas veces se ha atribuido a sí mismo.
    No sé si ha estado usted en una misa en Saint Nicolas du Chardonnet. Supongo que no. Porque, si así fuera, habría visto a qué se refería Mons. Lefebvre con preservar la ortodoxia. Verá usted también que es la iglesia más concurrida de París, y problablemente la que más misas al día tiene. Esto sin contar Notre Dame de la Consolation.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Un día que tenga tiempo y ganas x favor explique estos cismas modernos... Que el público general no estamos informados... Pero nos gustaría estarlo. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:20 p. m.

    Hola asisto a las misas de la fsspx desde ke conoci esas misas nunca mas deje de ir aprendi mucho a como recibir a nuestro señor y los sacramentos a vestirme modestamente a cumplir mejor mis obligaciones de cristiana esposa y madre es hermosa su comunidad y escuchar la misa tanto como rezada o cantada es lo mas maravilloso ke tiene ojala dios ayude a reconciliar y entiendan ke mantener la misa tradicional es lo mejor ke puede haber viva cristo rey!!! Amo ser catolica

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3:32 p. m.

    Pdre fortea en mi comentario anterior de amo ser catolica, me olvide de comentar ke me gustan sus articulos y audios tambien aprendi mucho sobre sus obras ayudan mucho para el ke no sabe orar para liberarse de las influencias malignas yo hace 3 años ke me converti para cristo y con sus escritos y los del padre gabriele amort me ayudaron sali de una secta de rituales y conoci la misa tradicional de fsspx mi alma renacio con dios , gracias señor

    ResponderEliminar