domingo, septiembre 11, 2016

Abundando más en el tema














No pensaba hoy volver a escribir sobre el tema de mi salida de Religión Digital. Pero es de justicia agradecer las amables palabras que han tenido tanto Francisco José Fernández de la Cigoña como don Jorge González Guadalix hacia mi pobre persona. Ellos dos y sólo ellos dos me han dado una palmada en el hombro. Lo recordaré con gratitud.

Por un interés lógico, he leído los comentarios de algunas personas acerca de este hecho. Algunos de esos comentaristas construían castillos en el aire con los cuatro datos que saben. Uno afirmaba que me había salido, únicamente porque se había quitado mi blog de la página principal de Religión Digital. El pobre no sabe que yo llamé por teléfono a Vidal para que sacara mi blog de su portal el mismo día que apareció la gravísima acusación de que mi obispo había roto la comunión con el arzobispo. Después, el comentarista se enteró del hecho mucho después, unió los datos y comenzó a escribir contra mí. Pero, claro, no sabía todo. Éste es un buen ejemplo de cómo se pueden hacer juicios sin saber todos los datos.

Otras personas no aceptan que yo me quedara con la intención de hacer bien en esa web, de contrarrestar. Pero ellos no tienen los datos de visitas a mi blog mientras estaba allí. Así que tampoco pueden saber si contrarresté o no. Al menos yo, sí que tenía una clave para Google Analytics y tenía más datos para tomar una decisión.

Tampoco parece convencerles la afirmación de que yo me quedé porque en conciencia creía que hacía más bien permaneciendo que marchándome. Pero no es ante ellos ante los que me tengo que defender. Medité el asunto muy detenidamente, muchas veces, e hice lo que creía que debía hacer.


En el campo del dogma, la verdad es una. Pero en el campo de las acciones opinables algunas personas parecen no aceptar que alguien obre de un modo que no concuerde con lo que ellos piensan. Lo triste es ver como individuos que se dicen seguidores de Jesús, atacan con inquina y acritud a los pastores que no concuerdan con sus ideas y gustos. Se olvidan de que todos tendremos que dar cuentas de nuestras palabras.

12 comentarios:

  1. No conozco bien este asunto, pero por lo que percibo de sus posts, pareciera una manipulación de los hechos de manera peligrosa yvque puede llevar a divisiones.
    Hay que pensar antes de emitir opiniones que puedan afectar a un ungido de Dios (que es como veo a los sacerdotes).

    ResponderEliminar
  2. Padre Fortea, enhorabuena por su salida de tal medio de comunicación.
    Dadas las características del susodicho, urgía salir de tal ponzoña.
    Por fortuna, yo no frecuentana esa web, pero me basta saber de sus ataques a obispos cómo Munilla y Reig Pla para desechar medios que son lobos disfrazados con piel de cordero.
    Basta esperar que El Padre los acoja en su misericordia y corregimiento.
    Por su parte, querido Padre Fortea, alégrate, "alegraos ese día y saltad de gozo, que vuestra recompensa será grande en el Cielo" Lc 6,23

    ResponderEliminar
  3. eso es una verdad como un templo. Cada uno ha de decidir y actuar según su conciencia le dicte, presuponiendo que esa conciencia no esté tan depravada como para tragarse camellos y colar los mosquitos... Siendo católicos, somos muy diferentes los unos de los otros, pero el hombre que busca rectamente el bien, y pide ayuda al Altísimo para hallarlo, y luego actuar en conciencia, hace bien.
    yo lo veo así. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Conociendo lo poco que conozco de usted, dudo que hubiera ninguna mala intención en seguir allí. Me alegro que haya tomado la decisión sobre todo porque ililumirá a más de uno de los que visitan esa página y le sigan a usted.

    ResponderEliminar
  5. Por otro lado, creo que debería dejar ya el tema. No va a convencer a los amigos de juicios temerarios.espero que , aunque pobre en mi caso, los apoyos que recibe en los comentarios le contrarresten el mal sabor de boca por los maledicentes

    ResponderEliminar
  6. el profesor Tirapu está plenamente con usted. ver mi blog

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6:53 p. m.

    Padre es un honor poder hacerle llegar desde Caracas Venezuela mis mas sentidas palabras de gratitud por su escrito que hacen referencia a mi pais, es un honor tambien escribir unas palabras al ser humano que dignamente representa la envestidura del Cristo Liberador y Sanador, seria redundar que he visto sus entrevistas en You Tube y leido su material, nuevamente gracias y una bendicion especial a nuestra familia Venezolana.

    ResponderEliminar
  8. Saludos Padre José Fortea, he leído sus artículos de la “Religión Digital”. hago referencia con humildad y muy ignorante a este contexto “Marcos 6:11. Y en cualquier lugar que no os reciban ni os escuchen, al salir de allí, sacudid el polvo de la planta de vuestros pies en testimonio contra ellos”. Pues ya tenía tiempo leyendo estos portales WEB, que es un reflejo de doctrina política; asimismo tomo unas palabras de San Juan Pablo II; las ideas se proponen no se imponen; estos administradores ¡”Cristianos”!; quieren imponer su marketing con un pequeño disfraz de Dogma. Fortaleza y muchas Bendiciones Padre; su verbo se haga fuerza con respecto a este Tema.
    Rezo por usted

    Luis Eduardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bella referencia a Marcos 6, 11 para el padre
      Dios lo bendiga

      Eliminar
  9. Anónimo8:56 a. m.

    Pues confirmar con experiencias ciertas cuanto daño pueden llegar a hacer las personas que en cuestiones opinables, creen tener la verdad cierta!!!
    Sofía

    ResponderEliminar
  10. Yo estoy feliz de tu salida de semejante nido de heresiarcas, de tanto daño para la Iglesia. Sólo opino, dentro de lo opinable, que tardaste mucho en salir.

    ResponderEliminar
  11. Todo nuestro apoyo y oración para usted Padre Fortea, bendiciones.

    ResponderEliminar