miércoles, septiembre 28, 2016

Francisco Paesa, santo patrono de una época


Acabo de ver la película El hombre de las mil caras, la película sobre Francisco Paesa. Una película deliciosa para los que hemos conocido y seguido los hechos de la época que allí se retratan. Una muy buena película, excelente.

Lo triste es comprobar que la situación que tenemos ahora en España ha sido el resultado de una larga serie de causas y efectos. El paro que ahora tenemos, los casos de corrupción, el bloqueo institucional y una larga serie de tristes cosas son el resultado de esas serie de causas con nombres y apellidos, no de los pobres astros que flotan en el vacio interestelar.

Las cosas ahora no están bien en este país, pero hubo una época oscura. Una época muy concreta en la que la democracia peligró. Una época en la que un muy determinado grupo lanzó sus tentáculos, los tentáculos del poder, con tal fuerza y violencia sobre la banca, la prensa, las empresas y todos los resortes de la sociedad, que realmente la democracia estuvo en riesgo.

Los españoles no somos conscientes de lo peligrosamente que vivimos durante unos cuantos años. En el futuro, la Historia redescubrirá esa época. La aznaridad optó por no abrir una Caja de Pandora que iba a remover fuerzas demasiado poderosas. Considero que fue correcta la decisión: era tal el poder de esas fuerzas (que por primera vez se sintieron amenazadas) que era más sensato ofrecer un pacto. Determinadas cuestiones no se tocaron, hubiera supuesto dividir completamente al país.

Fruto de muchas decisiones, unas acertadas, otras no, fruto del entusiasmo altruista de millares de personas, fruto del idealismo y la corrupción, del servicio generoso de unos y otros, del trabajo de muchos, del latrocinio de algunos, somos la nación que somos. 

No hay soluciones rápidas. No hay remedios mágicos. Sólo trabajar y esforzarse en la buena dirección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada