jueves, septiembre 15, 2016

La sociedad del futuro, hacia donde vamos


Hay varias naciones que están experimentando un sostenido crecimiento económico. Pero hay un proceso que parece cada vez más claro: el crecimiento económico no está generando el empleo que se esperaría. El índice de crecimiento del PIB se está mostrando incapaz de asumir la masa de desempleados. Hay que tener en cuenta que cada vez se necesita menos mano de obra para hacer cualquier cosa. Dado que la mano de obra es la partida donde una empresa se juega la competitividad respecto a los adversarios, es en respecto a esa partida donde se está investigando más, donde se hacen mayores innovaciones.

Y ese esfuerzo está resultando muy exitoso. Estamos siendo más exitosos en reducir la mano de obra necesaria en cualquier proceso que en producir empleo a base de crecimiento económico. Dicho de otra manera, el índice de reducción de mano de obra es superior al índice de creación de empleo por aumento del PIB.

Las consecuencias de este desfase no se le escapan a nadie. Vamos camino de una sociedad en la que una minoría muy pequeña va a ser archifantásticamente rica, rodeada de una pequeña franja intermedia de alrededor de un 10% de profesionales. El resto de la nación serán pobres desempleados sin ninguna expectativa más que vivir de los fondos gubernamentales.


Aconsejo leer Rerum Novarum de León XIII, en esa encíclica se advirtió de forma bien clara que el capital abandonado a sí mismo acabaría esclavizando a la sociedad. Los procesos económicos si no son reconducidos pueden acabar siendo de una crueldad espantosa. La solución no es el comunismo. Ya lo hemos probado unas 200 veces y no ha funcionado ni en el Caribe ni en Indochina, ni con alemanes ni con los mozambiqueños. La solución a estas alturas del siglo XXI es una mezcla de  Rerum Novarum y New Deal.

9 comentarios:

  1. Pero si la gente no tiene empleo, no tendrá dinero para comprar lo que produzcan las empresas robotizadas. Por tanto, las empresas robotizadas no podrán vender.
    Es un pez que se muerde la cola.

    ResponderEliminar
  2. En el análisis se puede diferir. El Pater propone un futuro de sociedad Orwelliana: la mayoría de la población vive en la pobreza o no le interesa lo más mínimo la actividad, pues tiene entretenimiento (palabra fetiche desde tiempos romanos).

    Podría en cambio, plantearse una sociedad distópica del estilo Farenheit 451: "a nadie le falta de nada, pero como no sirvas, o vayas contra el sistema, estorbas. Y eso no es aceptable".

    ResponderEliminar
  3. Padre José Fortea, reciba un cordial saludo.
    Estupenda sus notas de hoy, me ha dejado electrificado, muchas gracias por la referencia Rerum Novarum de León XIII; pues usted ha dado con todos los postulados pertinentes; ojala que sus lineas sean leidas por los gobernantes que tiene tinieblas y neblina en su espiritu e inteligencia; para impulsar la sociedad de este siglo. El XXI!!
    Dios siempre lo guie a usted y a todos vosotros
    Luis Eduardo

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:16 p. m.

    Padre favor dedique más de un par de post en el tema que plantea 'Rerum Novarum y New Deal' será interesantísimo! Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Desde que la leí comprendí que era totalmente profetica

    ResponderEliminar
  6. Padre, no entiendo nada de lo que está pasando, sólo quiero paz para el mundo y cordura y honradez para quienes nos gobiernan... rezo más que nunca por la paz en el mundo y para que los que no conocen a Dios, abran sus corazones...

    Ingénua sí, pero es lo que de corazón deseo con todas mis fuerzas!

    ResponderEliminar
  7. Lo que comenta me recuerda a la película " Los juegos del hambre ", malísima, un petardo, pero tiene algunos aspectos interesantes, como la división de la sociedad por distritos, donde solo en uno la gente es rica y los demás son esclavos...y la peli se sitúa en el futuro...

    El capitalismo salvaje ha demostrado desde sus comienzos ( revolución industrial) que es la esclavización del ser humano.

    El comunismo es el hijo consanguíneo, ilegítimo y rebelde del capitalismo extremo.

    Como siempre la única vía de salvación es Cristo.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo11:59 p. m.

    Es como el distributismo de Chesterton, no?

    ResponderEliminar
  9. No quiero sonar trillada, pero en el fondo mucho parece ser producto de tener afectos desordenados y funcionar en base a ellos. Cuando se pierde de vista nuestro lugar como creaturas y empezamos a desplazar a Dios de nuestras vidas, se van creando otros dioses que desajustan el orden que Dios en un principio quería para el hombre.

    ResponderEliminar