lunes, septiembre 05, 2016

Nuestro viaje a Sigüenza II


Siempre he dicho que escribo mis post después de la cena con una cierta prisa y que no me gusta repasar. Pero ayer me llevé la palma hablando de mi viaje. Porque no sé por qué extraños caminos de mi mente una vez llamé a la ciudad "Sigüenza", otra "Segovia" y una tercera "Sagunto". Os aseguro que no fue intencional. Del mismo modo que, por alguna extraña razón, cada vez que voy a usar la palabra “artesonado”, a mi mente siempre viene la palabra “encofrado” haciéndome difícil recordar la palabra correcta.

Aparcamos delante del castillo de la ciudad. ¡Eso sí que es un castillo comme il faut! Una vez que ves esa fortaleza, los de otros países te parecen castillos de Disneylandia. Si alguna vez me tengo que defender con dos mil fieles en un castillo de las hordas del Nuevo Orden, ya me pido ese baluarte.

Admirados ante esa mole recia, sobria y guerrera, enfilamos hacia la catedral. Allí me encontré con un querido antiguo feligrés de mi segunda parroquia, Zulema. Después me encontré en la catedra con el penitenciario que fue compañero mío del servicio militar. Finalmente, me saludó alguna lectora mía que también era de allí.

Bueno, mañana seguiré hablando de la catedral. Pero hoy quiero mencionar que jamás pensé que mi Carta a Maduro tuviera tanta repercusión. Sólo en mi blog la leyeron más de 65.000 personas. Dado que se replicó en varios medios venezolanos, al final, sí que entra de lo posible que el presidente venezolano la haya leído.

Otra curiosidad de la que me he enterado hoy: Por alguna extraña razón el séptimo país donde más se ha leído este blog, desde su creación es ¡Alemania! con 106.000 visitas. Y más extraño todavía, el décimo país con 46.000 visitas es Rusia.

Podía haber pensado que era cualquier país de habla española, pero no esos dos. No tengo ni idea de cuál puede ser la razón. España es donde más lectores tengo en este blog, con un millón y medio de visitas desde el 2010 que fue cuando comenzó el contador de Google a contabilizar. Bueno, mañana seguiré con nuestro viaje.

7 comentarios:

  1. Padre, hablenos algún día de su experiencia en el servicio militar. Seguro que tiene alguna foto y anécdotas divertidas!!

    Un abrazo. Rezo por usted!! Hágalo por mí

    ResponderEliminar
  2. Sabe Padre? Le conozco desde hace bien poco. De forma casual su apellido fue nombrado a través de un conocido mío a un familiar suyo muy cercano a usted en mi presencia. Usted y yo tenemos un conocido común. Que cosas!

    Mi fe era débil, se acrecentó este año debido a un síndrome que padezco y otras anécdotas y "coincidencias de la vida". Gloria a Dios, los caminos de la conversión, caminos del Señor son inescrutables...

    Yo no sabía de usted, y como buena curiosa indagué en la red y encontré sus prédicas y este blog. Me parece buen siervo de Dios.

    Ya le diré qué me ha parecido "Summa Daemoniaca" que como usted bien dice "un buen conocimiento del mal te acerca mejor al bien", algo así, disculpe si no le cito bien.

    Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  3. Padre, ojalá le dé oportunidad en el próximo blog de ahondar alguito en los detalles arquitectónicos y/o artísticos de la catedral.
    Por cierto (o como se estila hoy día, by the way), me sucede lo mismo de intercambiar ciertas palabras y mucho más me sucede con ciertos nombres (como Guillermo y Gonzalo, qué vergüenza! Jajaja)

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:10 a. m.

    Pues sí Pater, yo pensé que ese cambio de ciudades sería debido a alguna contraseña reservada a sus amigos o lectores mas asiduos y apreciados y no me dio por intentar entender como en un viaje Madrid- Siguenza se salta a Sagunto o a Segovia...! Me pareció bien, hay que ver que acostumbrada me tiene a aceptar cualquier cosa que diga!
    Gracias por su blog y le pido a todos y a Vd. en especial una oración por mi hija y por mi hermano.
    Gracias!!!!
    Sofía

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:26 p. m.

    Estimado padre, creo reconocer en su acompañante femenina a una antigua compañera de trabajo! Si mal no recuerdo se llamaba Lola. Teníamos una amiga en común llamada Esther Vera. ¿Podría preguntarle al respecto? Es solo por saber si se trata de la misma persona. ¡El mundo es un pañuelo! Muchas gracias

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5:43 a. m.

    Muchas gracias por su respuesta, padre. Un saludo

    ResponderEliminar