martes, septiembre 06, 2016

Nuestro viaje a Sigüenza II


Para mí entrar en la catedral fue toda una experiencia estética e histórica. Si la ciudad se había conservado esplendorosamente petrificada en la Edad Media, su catedral era una verdadera burbuja anclada en el tiempo.

El guía hizo muy bien su trabajo, es un profesional. La exposición estaba muy bien organizada. Incluso el cabildo, aunque no lo vi, era excelente. Lo noté como Dart Vader notó que se acercaba Luke en El Retorno del Jedi.

Lo peor de toda la catedral era, ¡paradójicamente!, el retablo del ábside. Justo lo que debía haber sido la parte más noble. Pero eso debió ser culpa de alguna voluntad episcopal del siglo XVIII. Ese retablo es muy deficiente en medio de un templo sobresaliente. Pero teniendo ya varios siglos mucho me temo que va haber que tragar con él hasta el Juicio Final.

El claustro es impresionante. Si yo tuviera uno así en Alcalá, estaría paseando por él todos los días. Citaría allí a la gente que me viene a ver para hablar. Rezaría en él las horas canónicas. He sentido envidia, envidia de la mala, al ver un claustro así. Pero si el claustro era bueno, qué se puede decir del coro. El coro, ¡qué coro!: magnífico y situado en su lugar original, en medio de la nave central. Era facilísimo imaginar a los 84 miembros del capítulo rezar allí devotamente, en invierno, arrebujados en sus capas, en medio de una pequeña ciudad devota de 5000 habitantes.


Y con lo bueno que era el coro, más buena fue la comida en un mesón. Pero ésa es otra historia.

7 comentarios:

  1. Bendición. Padre Fortea
    Tomando un segmento de su descripción de la catedral, que es fascinante; siempre tuve la percepción de los Jedi (Guerra de las Galaxias) eran monjes y sus dones eran dados por el Espiritu Santo. Con su relato siento que los guionistas y sus creadores fueron tocados por algo divino. Porque en la tierra y el mundo es una guerra que siempre vemos todos los dias en las prensa que protagoniza los gobiernos. Siga Disfrutando yesperando más de sus vivencias. Rezo por usted.

    Luis Eduardo

    ResponderEliminar
  2. Padre Fortea, la exposición tiene el defecto de no permitir que los queridos canónigos ejerzan sus obligaciones de coro en el lugar correspondiente y las ejecuten en la capilla-parroquia de San Pedro, si bien es cierto, que cuando la catedral se encuentra despejada, ese maravilloso coro sólo es empleado en verano, pues en invierno se refugian del frío en dicha capilla-parroquia.... Como dato curioso respecto al frío, los canónigos de la "Fortis Seguntina" no tienen uniforme coral de verano. Por concluir, un chascarrillo de la Villa: aunque sea verano, cada vez que se abren las puertas principales de la catedral, se corre el riesgo de acatarrarse...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:40 a. m.

    Borges se refería con desdén a una sociedad que para alabar dice envidiable. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Qué impresionante la foto que acompaña este post. Las nervaduras en la bóveda son un detalle que siempre me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la alabanza. Hacer fotos, es una de mis grandes aficiones. Si queréis alguna más, solo tenéis que pedirla.

      Eliminar
  5. Me gusto mucho la fotografía. Gracias por compartir sobre sus viajes. Y me dio mucha risa sobre, va haber que tragar con el hasta el juicio final. Que Dios lo siga bendiciendo y mi Virgencita lo cubra con su manto.

    ResponderEliminar
  6. Estupendo viaje,estupendos viajeros y maravillosa ciudad.

    El Claustro que muestra en la foto es precioso. Los claustros están hechos para rezar. Creo que no hay mejor lugar.
    Para rezar sobre todo y meditar y hablar pausadamente.

    El mejor del mundo: el de Santo Domingo de Silos.

    ResponderEliminar