domingo, septiembre 11, 2016

Un feliz oasis en la semana

Hoy he tenido la alegría de la misa mayor de la hermandad de la iglesia de la que soy capellán, la Hermandad del Santísimo Cristo de la Agonía y Nuestra Señora de los Dolores. Los cofrades de esta hermandad sólo me han dado alegrías. Y por eso este día para mí es un día gozoso. Gozo en el que también influye, no lo voy a negar, el que me invitan a un magnífico banquete en un buen restaurante de la ciudad.


Y si a esa alegría añadimos el que tenía a mi lado a dos curas jóvenes bromistas y con buen humor, pues el resultado es que nos lo hemos pasado muy bien. La mala noticia: es que, como todos los años, habré engordado medio kilo. Pero en este caso habrá sido medio kilo de felicidad. Con las risas yo creo que habré quemado por lo menos 300 gramos.

La vida no es sólo oración, también Dios quiere que tengamos buenos momentos. Y hoy ha sido uno de esos. Pero poco dura la alegría en la casa del pobre: mañana mismo me pongo manos a la obra en la labor de perder peso. Cada vez me parezco más en mi aspecto físico a un horrible clérigo del clan Borgia que a las estampas de San Francisco de Asís. Aunque bueno, yo siempre he sido más devoto de Santo Tomás de Aquino.


11 comentarios:

  1. Jeje bonita forma de quitarse el tiro diciendo que eres mas de devoto a Aquino, jajaja. Pienselo bien padre sacrificio, humildad, ayuno orden franciscana jajaja, aunque todos los franciscanos que conozco son unos gordos jajajaj

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:07 a. m.

    Me pone muy feliz verlo feliz! Yo desde acá no puedo aportar mucho a su felicidad asi que aportaré con el rigor! Vamos Padre, se lo pasa diciendo que tiene que bajar peso y es recomendable porque su cara mofletes se llevan el 25% de las selfies. Vamos a ser serios y pondremos objetivos y plazos, no más frases retóricas. De la ortodoxia a la ortopraxis como dice el Papa Emérito. Sepa que esto nos duele más a nosotros que a usted porque lo queremos mucho. Ahhh! No está permitido mezclar acciones piadosas y comida, como por ejemplo, hacer rosarios de bolitas de cereal de chocolate y comerlos una vez rezados. Olvídelo!

    ResponderEliminar
  3. The simple joys, Padre. Regalos especiales del Señor. Se contagia su alegría! Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5:16 a. m.

    Padre recuerda el trato que hicimos! Si después de verano no habías adelgazado me dejabas ayudarte.
    Mañana te llamo. Patricia :)

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5:46 a. m.

    Cabria el hashtag #ascesisparatodos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:52 a. m.

    JI,ji,ji! Un día a la semana comiendo entre 1,5 a 3 Kgs de uva y bebiendo zumo de uva, ayuda. Dicen.
    Sofía

    ResponderEliminar
  7. Ay,ayyyy. Que se le está poniendo cara de obispo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate que ya me había dado cuenta. No lo digo en broma. Lo pienso cada vez que me miro al espejo por la mañana.

      Eliminar
    2. Anónimo3:06 a. m.

      Ahhhhh si!!!! Mire qué bonito!!!! Así va a tener excusa para comer hasta parecer cardenal... Detengamos esto ahora antes que se salga de control por favor.

      Eliminar
  8. Si es que yo no lo digo en broma...me pasó con don Mario Iceta. Lo vi en "Iglesia en Córdoba" y pensé lo mismo. No pasaron tres meses...pero no, no soy profeta. Sinceramente,lo estimo demasiado para desearle el cargo. Aunque bien pensado...estimo más a la Iglesia, así que ,sí ,le deseo el cargo.

    ResponderEliminar