jueves, septiembre 01, 2016

Un mundo que ya no existe

Aquí siempre os he participado mis aficiones, lecturas e intereses. Una cosa apasionante que siempre me admira es la pintura del Imperio Romano, porque esas pinturas son una ventana abierta a escenas cotidianas de ese mundo ya perdido. Las pinturas de otras civilizaciones, a veces, no son tales ventanas, no son reflejo realista de esos mundos. 

Los aztecas, los mayas, los persas o la civilización minoica no nos han dejado pinturas como las romanas. Sino que sus pinturas son más conceptuales o más ornamentales. Sea dicho de paso, de los mejores momentos de mi vida que guardo en mi recuerdo, están mis visitas a las ruinas mayas y aztecas en mis conferencias. Especialmente me impresionó la primera vez que vi la ciudad ceremonial de Teotihuacán.

Dentro de la pintura romana, resulta muy interesante el reflejo que en ella quedó de la arquitectura. ¿Cómo vieron los romanos sus propias ciudades, sus propios puertos?  No tenemos fotos, pero sí sus frescos. Hoy os participo algunas de esas pinturas. Os aseguro que he pasado momentos muy entretenidos analizándolas.











3 comentarios:

  1. Muy bonitas las pinturas. Y la música que nos muestra en otros post también es preciosa.
    Cada vez habla de un tema distinto. No se como puede abarcar tantos aspectos culturales sin dispersarse.
    Demuestra que la especialización es absurda. La mente humana puede abarcar mucho más de lo que imaginamos.
    Gracias. Muchas gracias por enriquecernos día a día.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:49 a. m.

    Italia no ha cambiado mucho que digamos

    ResponderEliminar
  3. Hermosas manifestaciones de la fascinación del arte clásico por la armonía y la belleza. Hasta las proporciones guardadas contribuyen a la belleza de los edificios y del arte en general. Por eso son tan agradabes al ojo, que sin saberlo capta, absorbe ese balance.
    El arte de otras culturas en muchas ocasiones refleja un enfoque más conceptual que descriptivo en sus expresiones.

    ResponderEliminar