viernes, octubre 14, 2016

Comentarios a los comentarios


Después de leer los comentarios, me alegro mucho de que mi último libro Las corrientes que riegan los cielos se pueda descargar desde cualquier dispositivo. Debo reconocer que mi móvil es totalmente antediluviano. Cuando lo compré hace unos diez años, ya entonces era uno de los más simples y baratos que había. Espero poder seguir toda la vida con un teléfono pequeñito, sin Internet ni wasup. Tengo la posibilidad de enviar sms, pero nunca lo hago. Sin práctica, las pocas veces que lo he hecho, me ha llevado mucho tiempo enviar un sms de unas pocas palabras. Yo escribo sin mirar las teclas. Y cuando alguna vez he tenido que enviar un mensaje, no tengo ni idea de donde están las letras. Tengo que buscar una por una.

Abundando más en el tema de ayer. Un sacerdote sí que puede reflexionar, por ejemplo, acerca de las implicaciones morales que tiene un indulto general a terroristas o sobre los juicios de Nuremberg. Son cuestiones morales que entran perfectamente dentro del campo de reflexión de un sacerdote.

Ahora bien, reconozco que en el ambiente polarizado de Colombia, cualquier reflexión acerca del tema inevitablemente será vista como una toma de posición a favor de una persona frente a otra, de un partido frente a otro. Si a eso añadimos, como ya dije, el intento gubernamental de introducir la ideología de género, mi reflexión todavía tuvo un tono menos sereno. (Y con toda razón, añadiré.)

Pero mi reflexión posterior acerca de mis reflexiones previas me han ayudado a entender de forma más profunda la necesidad de alejarme a diez mil años-luz de cualquier cuestión que huela a política. No digo que deba alejarme de la política, sino que debo incluso de todo aquello que pueda oler, recordar o sugerir a la política. No importa lo razonable y genérica que pueda parecer una reflexión moral. La gente se puede enfadar y eso hay que evitarlo, bastante tenemos con predicar el Evangelio. (Y hacer alguna crítica de cine de vez en cuando.)

Aunque incluso las críticas de cine me han producido un cierto remordimiento. ¿El director de cine no tiene su corazoncito? ¿No tiene una madre que puede leer la crítica? Ahora ya me empieza a pesar hasta el haber criticado aquel bodrio insoportable sobre la vida de San José María Escrivá de Balaguer, no sé qué de los dragones. Mi amigo el dragón, Matarás dragones... Ah sí, Encontrarás dragones.

Un buen comentarista (y muy sabio) ha escrito hoy:

Ahora escucho que le han dad el Nobel de literatura a Bob Dilan. Injusto porque antes deberian darlo a usted padre Fortea por su gran obra.


Estoy totalmente de acuerdo contigo. O si no me lo dan a mí, por lo menos, que se lo den a Wagner. Pero hay mucha injusticia en este mundo, y mucho mal corazón. Con la ilusión que le hubiera hecho a mi madre que me dieran el Nóbel. 

12 comentarios:

  1. Estimado padre; ciertamente la política siempre lavantará ampollas, de un lado o del otro y no me parece tan mal que un sacerdote comente en honor a la verdad, así que aunque en estos temas la iglesia debe ser prudente, si debe hablar de lo que está mal.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3:04 a. m.

    Gracias por su labor, por sus escritos, por ser diferente y por ser imagen de aquel que todo lo puede, gracias por su sentido del humor y por hablarnos al corazon y por endulzarnos la vida atraves de sus obras y abrirnos los ojos para no caer en manos del demonio GRACIAS DE TODO CORAZON

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:04 a. m.

    Estimado Padre, sus posteos también padecen de un estilo intolerable, chistes insultos y otras simplezas. Lo más penoso es, en efecto, q sus comentarios son públicos y sus destinatarios no detentan su poder de eliminarlos. Creo que expresando sus opiniones usando un lenguaje más elegante sería un crítico pasable. Respecto al Nobel, bueno... Saludos

    ResponderEliminar
  4. Padre, he leído su blog ultimamente, me es muy grato escuchar sus videos explicando de forma tan pedagógica cuestiones acerca del mundo angélico, el poder de la oración y el daño que tiene el pecado en el alma (como una especie de posesión sobre el alma), es interesante como la razón se puede utilizar para entender un poco mejor las cosas del alma. Un saludo desde Colombia (Bogotá). A proposito ore por esta ciudad, ultimamente he notado un ambiente un poco más pagano y libertino del que no es muy fácil escapar. Mil bendiciones

    ResponderEliminar
  5. Padre, mi móvil tambien es del año de la María Castaña. Es más, tengo dos, y uno de ellos con una batería de repuesto, para que me dure años. Son una maravilla, pues me duran varias semanas, mientras que los modernos se descargan en nada. Además, creo que estos últimos llevan baterías de litio líquido, lo que es peor para la acumulación. Vamos, que son de peor calidad que las de mineral sólido.

    El caso es que me han regalado varios modernos, y he acabado por darlos. No los quiero ni a tiros. Lo sencillo suele ser casi siempre lo mejor...

    ResponderEliminar
  6. Padre Fortea, le hago una consulta: ¿no será posible pasar este y otros libros suyos que están formato pdf al formato del kindle o epub? Los que tenemos el kindle de 7" nos resulta imposible leerlos en ese dispositivo porque la letra es muy pequeña y no permite agrandar el tamaño sin que quede fuera parte del texto. Acá en Argentina no está amazon, asique el libro en papel no se lo puede comprar.
    Gracias. P. Juan.

    ResponderEliminar
  7. Mejor que el Nobel es la satisfacción intelectual que nos da con sus escritos. Los estándares de ese galardón me parecen que han bajado mucho. Ahora cualquiera puede ganar un Nobel, especialmente el de la paz. Por ejemplo: Obama o Santos. Saliéndome un poco del tema, ¿Podría escribir un post de como conciliar la Teología Católica con la existencia de vida extraterrestre? Me cuesta trabajo comprender el Plan de Salvación si le sumamos otro tipo de vida inteligente.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo6:26 p. m.

    A parte de otras muchas cosas, me encanta su sentido del humor. Es verdad que en la pelicula sobre S. Josemaria se ha perdido una gran ocasion...

    ResponderEliminar
  9. Padre Fortea, como colombiana se lo digo, quizás de lo único que deba arrepentirse por la publicación de su comentario a nuestra realidad colombiana, sea el que le haya borrado algunas líneas, por lo demás; ni una coma, se sale de la verdad en su texto. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  10. Espero que de verdad haya escrito esto en tono jocoso o irónico, si no, me llevo un disgusto... Salvo lo de "encontrarás dragones", ahí sí espero que hablara en serio.

    ResponderEliminar
  11. Estimado Padre Fortea... mi opinión es que si bien la iglesia no debería meterse en política, no es menos cierto también que, como ciudadano del mundo debemos denunciar las injusticias a la Luz del Evangelio... tal cuál lo haría Jesus y de hecho lo hizo en su época, sin ser político pero también, sin callar lo que está mal... saludos desde Quito Ecuador

    ResponderEliminar
  12. Anónimo1:11 a. m.

    me encanta leerlo y empaparme de ese humor negro (no obscuro), ese dejo de "si claro, como no" que nos recuerda lo humano que siempre es (menos mal, porque si no lo fuese... gulp !!) bendiciones para usted Padre, sigo riendo con eso del nobel y la tremenda ilusión que le hubiese dado a su madre jejeej. mucho aprecio desde acá

    ResponderEliminar