lunes, octubre 24, 2016

¿Cuántos son los condenados en el infierno?

¿Nos podemos imaginar un Dios que creara almas y más almas a sabiendas de que todas acaban siendo pasto del fuego eterno? ¿Podemos imaginar un Dios bondad infinita que crea y sigue creando millones de almas para sufrir sin fin? Dios como origen de un río de almas que desemboca en un lago de fuego.
Evidentemente, no. Las cosas no pueden ser así. No se puede responder a esto con un sencillo: así lo han querido, así lo han decidido de un modo libre. Si las cosas fuesen así, Dios cerraría el grifo de la creación de espíritus. Dios crea para hacer felices.
Si la mitad de las almas creadas tuvieran como destino la condenación eterna, seguiría siendo una cifra demasiado elevada. Una cuarta parte seguiría siendo una cifra monstruosa. Una décima parte continuaría siendo una cantidad demasiado horripilante
Por puro sentido común, las cifras deberían estar por debajo del 1%. Permítaseme enfocar este asunto crucial desde un punto de vista tan subjetivo. Pero creo que el sentido común no es un mal enfoque de este tema. Un 1% es una cifra que comienza a ser razonable, pero sigue siendo enorme. Un condenado eterno por cada mil seres gozando felices es una cifra que me convence más.
Entre el uno por ciento o el uno por mil, es la segunda proporción la que me convence. Aunque la cifra del 1% comienza a ser razonable, es la cifra del uno por mil la que pienso que se aproxima a la realidad: ésa o alguna cifra por debajo de esa terrible proporción. ¿Uno por cada 5.000 espíritus? ¿O menos? ¿Quién lo sabe? Pero por ahí, tal vez, van las proporciones. Es la humilde opinión de alguien que lleva toda una vida reflexionando sobre la condenación eterna.
Perdóneseme el haber sido tan burdamente concreto en estas consideraciones. Pero si yo hubiera afrontado este interrogante de forma más “seria”, mi opinión no hubiera quedado tan clara. Qué terrible la opinión de aquellos que piensan que la mayoría de los hijos de Dios se condenan. Una mera cuestión de número como ésta, sin duda, deforma la idea que uno tiene de Dios. 

26 comentarios:

  1. Hola Padre. Este tema es muy interesante y en mi corazón estoy de acuerdo con usted, quiero estarlo, pero ¿qué pasa con citas bíblicas como estas?

    »Entrad por la puerta angosta, porque amplia es la puerta y ancho el camino que conduce a la perdición, y son muchos los que entran por ella. ¡Qué angosta es la puerta y estrecho el camino que conduce a la Vida, y qué pocos son los que la encuentran! (Mateo 7:13-14)

    ¿Cuál es la manera correcta y dentro del magisterio de entender esto?

    No puedo más que tener un sano miedo a la condenación eterna cuando leo esto en la Sagrada Escritura.

    ResponderEliminar
  2. Coincido aunque debemos tomar en consideración que ese 1% pertenece a toda la humanidad en todos sus tiempos. Esto da pie a aceptar el pesimismo de que la mayoría de condena si creemos que estas generaciones las que vivimos las que vienen son más malvadas y pecadoras que las que le antecedieron.
    De verdad coincido pero por extraña razón llegó también a esa conclusión aunque cabe en la misericordia de Dios que el más pecador de arrepienta en ese último momento.
    Le envío Cortes mi más afectuosos Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuando era pequeño tuve ese pensamiento: "cuando sea viejo me arrepentiré, mientras viviré como quiera"; creo que fue mi primer pecado. Aunque no lo digas con mala intención, nadie debería decir eso ya que estoy seguro que el primero que lo dijo fue el diablo.

      Eliminar
  3. Anónimo6:47 a. m.

    Estimado Padre. interesante cuestión abordada de forma bien pensada, justa y ampliamente. Posteos como estos hacen de su blog algo único. Gracias por compartirlo. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:15 a. m.

    Directamente recuerda a Abrahan. Yo también creo que será, como sucedio con los angeles, una pequeña minoría. Saludos a todos,
    Sofía

    ResponderEliminar
  5. Interesantísimo articulo Padre, es claro que el infierno es la elección propia de no acoger la misericordia de Dios pero que opina usted que pasa entonces después de la muerte con tantas y tantas almas que reniegan de El con sus actos y su vida y mueren en pecado mortal (son muchas mas del 1 por mil)? Arrepentimiento de ultima hora? Purgatorio muy largo? Y otra pregunta Padre, en tantas experiencias cercanas a la muerte y apariciones (Aprobadas muchas por la iglesia) se hablan de visiones del infierno donde está repleto de personas y donde parece muy fácil acabar. Por otra parte también en las palabras de Jesús y los apóstoles ("el camino estrecho", "Si los Justos se salvan a duras penas..") se presenta la idea de lo fácil que es condenarse eternamente y lo dura que es la salvación, ¿cree que no se refieren al infierno sino al purgatorio?. Por otra parte, ¿Hay alguna posición oficial de la iglesia sobre este tema?, en el catecismo no he encontrado nada. Un saludo Padre, le agradezco mucho el articulo y la respuesta pues es un tema que yo también estoy estudiando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier pecado mortal hacer perder la gracia divina y separa del reino de Dios. Ni los adúlteros, ni los homicidas, ni los perros ni los ávaros, ni hechiceros ni lujuriosos heredarán el reino de los cielos. Luego si se quiere se habla del purgatorio, pero el purgatorio no es una reválida para los que mueren en pecado mortal. El purgatorio no es un lugar por el cual los que rezaron un avemaría en sus años mozos puedan ir al cielo; el cielo no es un lugar de puertas abiertas sino que a él irá el número de los predestinados, ni uno más ni uno menos.

      Eliminar
    2. ??predestinados!? Estás diciendo que hay por ahí un Dios sádico y cruel que crea hombres sólo para que vayan al infierno?

      Eliminar
  6. Muy bueno Padre. Este es un tema muy complejo. En mi opinión no hay contradiccion entre el reconocimiento de la Verdad y de la religión que mejor "apunta" a la Verdad y el hecho que pueda existir salvacion fuera del reconocimiento de esa Verdad. entre otras cosas pq sino acomtece lo que dice el Padre.

    ResponderEliminar
  7. 1/3 de los ángeles cayeron arrastrados por Lucifer, eso sí lo sabemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el Apocalipsis se habla de que la tercera parte de las estrellas cayeron arrastradas por la cola del dragón; de ahí a asegurar que sabemos con precisión aritmética esa proporción es un exceso interpretativo.

      Eliminar
  8. Una sola alma condenada eternamente ya es multitud para mí, cuánto más para Dios! Pero supongo que este misterio del Infierno no se resuelve con matemáticas. Arranquemos almas al demonio, con oración perseverante y profunda. Seamos pesados con nuestro Padre para que no deje de dar oportunidades. Recordemos siempre la parábola de la higuera...

    ResponderEliminar
  9. Anónimo10:24 p. m.

    Estimado Padre,

    Si cada alma tiene un valor infinito, o si Dios ama infinitamente a cada alma, que viene a ser lo mismo, ¿no bastaría la pérdidad de una sola para llegar a las conclusiones que cita?

    ResponderEliminar
  10. Excelente comentario. Padre que opinión le merece la nueva serie de el exorcista que se esta transmitiendo. Se que tiene tintes hollywoodescos pero me gustaría oír su opinión.

    ResponderEliminar
  11. Padre, hoy su post gira en torno a un interrogante que me llevo haciendo hace años. Dios todo lo sabe y por tanto sabe quienes se van a condenar, qué objetivo tiene por tanto crear a un ser que Dios sabe que se va a condenar.
    Hay quienes dicen que Dios crea un alma y que esa alma escoge el camino a seguir y que lo mismo que por su mala elección se ha condenado, podría no haberlo hecho. Pero la pregunta sigue sin responder. Dios lo sabía y aún así decide crearla... ¿Por qué? Mientras tanto esa alma condenada por su maldad está haciendo sufrir a todas las otras almas que se crucen en su camino, y eso también Dios lo sabía...

    Paz y Bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La conclusión a la que he llegado es esta: También los condenados habrán tenido descendencia santa. Dejarán de nacer esos santos por un malvado? Otra es: cuando la maldad aflora, hay muchos que se santifican sufriéndola... Al menos lo veo lógico. No sé si le valdrá a usted.

      Eliminar
  12. No sólo es terrible el pensar que la mayoría se condena sino que ese pensamiento en guías ciegos hace que otros vean a Dios con la misma deformación, vivirán con angustia y cargarán culpas en dolorosa agonía. No han conocido el Paraíso en la Tierra, el que se puede vivir en vida, teniendo la paz de saber que Dios otorga gracia a borbotones a quien le corresponde un poco.

    ResponderEliminar
  13. Nunca se me había ocurrido estimar una cantidad para este tipo de cosas. Me atrevo a decir que no estoy de acuerdo y la misericordia del Señor nos sorprendería. Creo que es aun menos... por pura misericordia.

    ResponderEliminar
  14. Dios sólo sabe contar hasta 1.
    Me cuesta creer que alguien pueda seguir odiando mas y mas si eso le produce un dolor insoportable. Ese alguien pararia voluntariamente de odiar.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo9:32 a. m.

    las dimensiones de la libertad humana son abrumadoras:
    el hombre puede optar de un modo definitivo por el no a Dios

    ResponderEliminar


  16. La puerta estrecha
    13. Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espaciosa la senda que lleva a la perdición, y son muchos los que por ella entran.

    14. ¡Qué estrecha es la puerta y qué angosta la senda que lleva a la vida, y cuan pocos los que dan con ella!

    Por sus frutos los conoceréis
    15. Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestiduras de ovejas, mas por dentro son lobos rapaces.

    16. Por sus frutos los conoceréis. ¿Por ventura se cogen racimos de los espinos o higos de los abrojos?





    Nunca os conocí
    21. No todo el que dice: ¡Señor, Señor! entrará en el Reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, que está en los cielos.

    22. Muchos me dirán en aquel día: ¡Señor, Señor! ¿no profetizamos en tu nombre, y en nombre tuyo arrojamos los demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

    23. Yo entonces les diré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de iniquidad."

    Si somos cristianos tenemos que creer lo que dijo Cristo. Y en los versículos anteriores Cristo habla de que existe el infierno y que a él van muchos.

    La falsa misericordia va a tener la culpa de bastantes de esos muchos.

    Paz y Bien.

    ResponderEliminar
  17. Padre, Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, ante esto cada ser humano tiene que participar activamente en el plan de salvación de Dios, que con su Hijo Jesucristo nos llamó a vivir el Reino de Dios en la tierra que es un Reino de amor, de justicia y de paz, nos lo entrega como prenda de salvación, y la pregunta es, que estamos haciendo para vivir en los valores del Reino de Dios, que traen felicidad y gozo, tanto desde nuestro quehacer personal, como para el hermano, hasta cuando vamos a buscar siempre el bien? Que la gracia de Dios nos llene para ya sentirnos parte activa del reino de Dios viviendo haciendo siempre el bien y vivir experimentando día a día la misericordia de Dios en nuestra vida.

    ResponderEliminar
  18. Padre, Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, ante esto cada ser humano tiene que participar activamente en el plan de salvación de Dios, que con su Hijo Jesucristo nos llamó a vivir el Reino de Dios en la tierra que es un Reino de amor, de justicia y de paz, nos lo entrega como prenda de salvación, y la pregunta es, que estamos haciendo para vivir en los valores del Reino de Dios, que traen felicidad y gozo, tanto desde nuestro quehacer personal, como para el hermano, hasta cuando vamos a buscar siempre el bien? Que la gracia de Dios nos llene para ya sentirnos parte activa del reino de Dios viviendo haciendo siempre el bien y vivir experimentando día a día la misericordia de Dios en nuestra vida.

    ResponderEliminar
  19. Anónimo3:51 p. m.

    Debe ser por eso que casi nadie va a Misa. Si al final te salvas igual mejor ir al cine.

    ResponderEliminar
  20. Me encantaría ser tan optimista como el padre Fortea, pero, desde mi humilde postura de simple lector de la Biblia (quiero decir, sin conocimientos teológicos), en una de las respuestas del P. Fortea noté un detalle interesante -y el diablo está en los detalles-: habla de los "predestinados" a salvarse. Pues bien, el Apocalipsis habla "clarito-clarito": San Juan lee el "libro de la vida" y en él "los que estan desde el principio" llamados a la vida eterna. He visto personas que sinceramente han buscado a Dios toda su vida y nunca lo encontraron. Por el contrario, está lleno de satanistas, abortistas, activistas de teología de la liberación que afirman haberse convertido después de algún tipo de experiencia mística.
    Recordemos también la visión de Fátima. La visión de los pastorcitos no fue la de unas pocas personas conversando. Vieron innumerables personas volando como las cenizas en el fuego.
    En resumen: si satanistas que se comportan como la peor escoria de la humanidad son "rescatados" in persone por una visión mística, mientras otras personas van al infierno por mirar a la esposa del vecino es que hay personas y líneas familIares bendecidas de antemano y otras condenadas de antemano.
    Para nuestra desgracia, Dios se comporta como un jardinero. Cultiva la buena hierba y recoge los frutos. Por desgracia, nosotros no podemos escoger si seremos buena o mala hierba. Eso lo deciden otros.

    ResponderEliminar
  21. Yo también pienso, como usted, don José Antonio, que probablemente casi todo el mundo se salva y solo se condenan muy pocas almas. Fue otro escrito suyo, quizá en SUMMA DAEMONIACA o en EXORCISTICA, lo que me llevó a esa consideración. Pero me gustaría añadir una cosa. Y es que, a fin de cuentas, en este asunto como en tantos otros, estamos metidos en el misterio. Es decir, aunque solo se condenase un alma, una sola, eso ya sería un misterio. ¿Por qué Dios crea a alguien si sabe que se va a condenar? Sabemos, pues, que es así: que hay almas que se condenan. Pero siempre hay algo que se nos escapa, en este asunto de fe, como en otros asuntos de fe. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar