jueves, octubre 06, 2016

¿Es el obispo el maestro por antonomasia de su diócesis? Problemas de esta afirmación


¿Es el obispo el maestro por antonomasia de su diócesis? Pues la respuesta no es tan sencilla como algunos piensan, ni es un sí o un no al que no haya que añadirle matices, muchos matices.

Vaya por delante que esta reflexión no esta hecha por parte de una persona crítica con los obispos. Si de algo se me puede acusar, es de una marcada episcopofilia. Del obispo no se afirma a menudo que sea el maestro por antonomasia de su diócesis, más bien es una expresión muy infrecuente. Pero dado que alguna que otra vez sí que afirma tal cosa, conviene hacer algunas reflexiones.

En los primeros siglos de la Iglesia, cuando alrededor de una sede episcopal podía haber unos treinta presbíteros, era lógico que los clérigos escogieran al más santo y sabio de entre ellos. Hasta el siglo IV, había presbíteros casados que se ocupaban de sus negocios y familias. Como es natural, cuando se elegía como obispo a un monje de otro lugar, un monje dedicado al estudio de los libros sagrados que los había leído y meditado bajo la tutela de un maestro reconocido, este monje se convertía con la ordenación en el maestro natural de los clérigos que, aun habiendo aceptado ejercer el sacerdocio en una comunidad, ni habían tenido una formación propiamente clerical ni tiempo posterior para dedicarse a la ciencia sagrada.

Por lo tanto, tanto si se designaba como sucesor del obispo a un clérigo propio, eligiendo al más sabio y santo de entre ellos, como si escogía a un reconocido monje foráneo espiritual e instruido, en ambos casos el obispo pasaba a convertirse en la fuente de instrucción natural del clero y en el más reconocido predicador del pueblo fiel.

Esto es así, clarisimamente, en el Norte de África hasta el siglo VI que es la institución episcopal que más he estudiado. Fácilmente podemos pensar que fue igual en todas partes, excepto en aquellas grandes sedes que ya tenían escuelas teológicas y que merecerían un análisis separado.

Pero en el resto de sedes normales de todo el Imperio el obispo era el maestro por antonomasia sencillamente porque lo más usual era fuese el que más sabía. Si a eso se añadía que en esa época, ante todo, se buscaba la espiritualidad, se comprende que la figura episcopal fuese un pozo de ciencia y santidad. O, por lo menos, el mayor pozo de ciencia y santidad en esa localidad. Por eso había sido escogido obispo.

Si a eso añadimos que el sacramento del orden confiere una participación en la misión de los apóstoles, y que los apóstoles eran maestros, se comprende que entre las características esenciales del episcopado haya estado el ser maestro. Un obispo es sucesor de los apóstoles, los apóstoles era maestros, luego el obispo es sucesor de los grandes doce maestros primigenios.

Podría ahora dedicar yo varias páginas a insistir en lo esencial que resulta esta característica del magisterio en el ser episcopal. Pero otros lo han hecho muy bien, así que no abundaré en una materia indiscutible.

Lo que sí que resulta más complejo es si el obispo es el maestro por antonomasia de la diócesis. Ya hemos visto que durante los primeros siglos de la Iglesia esto fue así. Desde luego el obispo debería ser el garante de la ortodoxia de la fe en su diócesis. Desde luego su predicación debería ser una fuente de ciencia y sabiduría en medio de su pueblo fiel.

Ahora bien, el obispo ¿es el garante o debería ser el garante? No es lo mismo. En otras funciones no hay duda alguna, el obispo es el que gobierna. El obispo es el que ejerce el sumo sacerdocio en su diócesis. Como se ve, en la función de gobierno y en la cultual, no hay duda alguna, no hay matices que añadir a la afirmación. Pero en la función de enseñar las cosas no son tan simples.

Pongamos otro ejemplo. Un sacerdote es elegido como obispo electo de una diócesis. Hasta que ha sido ordenado, ¿él era el más sabio entre los sacerdotes? Normalmente, no. Se suele designar para el episcopado a candidatos con gran bagaje teológico. ¿Pero esa elección garantiza que ellos son la cima del saber teológico en sus respectivas diócesis? Evidentemente, no. No sólo eso, tampoco hay necesidad de que eso sea así.

Imaginemos una diócesis con una prestigiosa facultad de teología. Indudablemente, lo normal será que en esa universidad haya clérigos más sabios que el obispo. O, como mucho, el obispo será por su saber uno más entre ese cuerpo de sabios. Sin ninguna duda, el sacramento del orden no le confiere ninguna sabiduría especial. Sin ninguna duda, la gracia de estado no le confiere ni el más mínimo grado de infalibilidad en materia teológica.

Así que nos encontramos con que un nuevo obispo concreto que llega a su diócesis no es el más sabio ni el que mayor conocimiento de la teología tiene, probablemente tampoco es el más santo de los clérigos de su diócesis. Si no es el que más sabe ni el que mejor predica, si puede equivocarse, ¿en qué sentido habría que afirmar que el obispo es el maestro por antonomasia de su diócesis?

Después de todo lo explicado, no considero que esta expresión sea muy féliz. Se presta más a inducir a equívoco que a dar luz. Ahora bien, la expresión es verdadera en cuanto que la función episcopal de enseñar es participación en la función que a eso mismo tuvieron los doce apóstoles. En el bloque de funciones que se recibe, está incluida ésta.

La expresión también es correcta en cuanto que el obispo debería ser el garante de la ortodoxia, es decir, del magisterio auténtico del colegio episcopal. Es cierto que el obispo convendría que fuera una fuente de saber para su clero.


Pero como se ve todo estos matices, necesarios, proceden de la diferencia entre lo que un obispo es y lo que debería ser. Distinción de ambos verbos que es totalmente justa cuando consideramos que tanto en el gobierno como en el ejercicio del sumo sacerdocio aplicamos el verbo ser de forma absoluta: el obispo ES el que gobierna, el obispo ES el que ejerce las funciones pontificales en el ámbito ritual de su diócesis.

Este tema es tan interesante que dedicaré, por lo menos, un post más a reflexionar sobre él.

1 comentario:

  1. Anónimo9:25 a. m.

    Pues aunque no hay comentarios por ahora, yo creo que hay que comentar.
    ¿De verdad los sacerdotes podían casarse y de hecho se casaban dentro de nuestra Iglesia hasta el siglo IV? Seguro que es así porque Vd. lo dice pero no puedo por menos que exclamar: ich kan nicht glauben! No puedo creerlo, no lo sabía y además pensaba que nunca había pasado eso.
    A lo fundamental en la disquisición que sigue, padre Fortea, para mí está claro que tal vez los obispos no sean los más sabios y santos de sus diócesis pero tienen sobre ellos la gracia especial del Espíritu Santo que los debería ilumninar supliendo eso que les falta. Pienso pero está claro que yo no sé teología y mis reflexiones son simples al lado de las suyas.
    Sofía

    ResponderEliminar