sábado, octubre 22, 2016

Imaginando espíritus rebeldes



















Cuando hace unos días encontré esta imagen, la guardé para inspirarme si tenía que escribir acerca del Mal. Es una imagen que expresa lo oscuro, algo que está sucio y ensucia. No hay en esa forma la belleza de la armonía. Es una imagen que me inspira para escribir acerca de lo deforme, de lo tenebroso.


Esta imagen también nos muestra otra forma de imaginar un ángel caído. Sin alas, sin rostro, sólo deformación de lo que pudo ser bello.

5 comentarios:

  1. Gracias Padre Fortea por esta imagen y por compartir la inspiración que le ha dado. Ciertamente: la maldad, la deformación de lo que pudo ser bello, claro, inspirador. Acá: la deformidad de la desarmonía.

    ResponderEliminar
  2. Las corrientes que riegan el cielo, su ultimo libro, a mejorado mucho mi vida espiritua
    l

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:09 a. m.

    Bien caben para la tragedia de estos seres las líneas de Borges: "Habré de levantar la vasta vida...
    cada mañana habré de reconstruirla...
    palabras de aquel tiempo,
    yo tendré que quebrarlas con mis manos.
    ¿En qué hondonada esconderé mi alma
    para que no vea tu ausencia
    que como un sol terrible, sin ocaso,
    brilla definitiva y despiadada?

    ResponderEliminar
  4. Muy adecuada, Padre. Y aunque no es hermosa, tiene características que la hacen cautivante.

    ResponderEliminar
  5. Escuchando su libro "Historia del mundo angelico" se me ocurrió esta frase: el Amor transforma, el mal sólo deforma. Seguramente la haya escuchado antes y la tendría guardada en el subsconciente...

    ResponderEliminar