viernes, octubre 14, 2016

La Fortaleza del Dogma


Hoy os voy a descubrir un poco mi corazón y mi mente respecto a un asunto papal: cuando leo y reflexiono Amoris Laetitia tengo la tendencia a enfadarme. El enfado me viene también con algunas actuaciones pontificias.

Qué duda cabe que en la Iglesia hay dos corrientes ortodoxas, una más tradicional y otra más progresista. No cuento los grupos que han caído abiertamente en la heterodoxia (como muchos de los autores que se saltan el Magisterio) o que han roto con la comunión de la Iglesia (como los tradicionalistas lefevbrianos).

Pero, dentro de la catolicidad, existen dos tendencias, eso resulta innegable. Que el Papa actúa de acuerdo a sus tendencias progresistas está fuera de duda en nombramientos episcopales y en otros temas.

Nada de reprobable hay en ello. Benedicto XVI era tradicional y gobernó de acuerdo a sus personales preferencias. Cada Papa siempre actuará según sus preferencias, que a veces son diametralmente distintas a las de otro. No existe un gobierno neutro y aséptico. En una empresa de refrescos es posible gobernar neutralmente, pero al regir una parroquia no. Lo mismo al gobernar la Iglesia universal.

Ahora bien, lo mismo que os descubro mis rabietas internas ante tal o cual nombramiento episcopal, ante tal o cual afirmación del Papa, también os digo, con toda sinceridad, que después lo medito, lo llevo a la oración, y es como si Dios me dijera que repare en lo que hay de verdad en lo que el Papa dice.

Tendemos a pensar en bloque: me gusta o no me gusta, ortodoxo o heterodoxo, éste está queriendo destruir la Tradición de la Iglesia o este otro es una roca de la ortodoxia. Pero debemos agradecer cuando un Papa reta nuestras proposiciones y nos hace ir más allá de lo pacíficamente aceptado. Este tipo de situaciones son un reto intelectual y teológico.

El Papa no ha dicho nunca nada heterodoxo y se morirá de viejo sin hacerlo. Pero cuando me enfado, cuando tengo la tentación de pensar que es un progresista destructor, ¿acaso no trata él de hacer reflexión teológica de lo que tantos sacerdotes ortodoxos hacen en sus confesionarios, en sus conversaciones personales? No estoy diciendo que sea lícito para la praxis negar por vía de los hechos lo que el Magisterio afirma en la teoría. No. La praxis debe ajustarse a la doctrina.

Lo que estoy afirmando es que quizá Dios está tratando de decirnos algo, de enseñarnos algo nuevo sin negar nada de lo viejo. Quizá nos esté enseñando a ser progresistas dentro de la Tradición. ¿Eso significa que el Papa sea perfecto? No.

Pero nosotros, como hijos, debemos verlo como un padre. Debemos atender sus palabras para ver qué nos descubren de nuevo. No leerlas en búsqueda de lo que es criticable: entonces sí que no aprenderemos nada.

Debemos ver la Mano de Dios en todo. Ahora Dios ha abierto una nueva etapa. Glorifiquemos a Dios en ella. No nos convirtamos en personajes que se creen salvadores de la Iglesia. Escuchemos, veamos qué hay de verdad en lo que nos dice el Papa. Escuchemos con buen corazón, de un modo filial. Ya os digo que no hay nada contra la Fe en él.


Dios es Dios, y sólo Dios es Dios. El Papa es falible. (Además, creo que éste es un progresista.) Pero es el padre que preside a la familia en la tierra. A ti y a mí, sólo se nos pide que no faltemos a la caridad, ni siquiera de pensamiento.

12 comentarios:

  1. excelente, a mí me pasa parecido !!!pero en un mundo rápido como éste, hay mucha desorientación.

    ResponderEliminar
  2. Hay maneras de hacer las cosas sin descubrirse abiertamente, de eso usted sabe muy bien. Los demonios son los mejores en llervarnos al pecado, disfrazando el mal en bien, racionalizando y justificando el pecado en la mente del pecador. Los tiempos profetizados en la Sallet, en Fatima, al Padre Gobie, a Santa Catalina y en tantos lugares de apariciones y a tantos Santos y Profetas, se están cumpliendo. Son los tiempos de la abobinacion de la desolación instalado en el Templo de Dios ( el Vaticano ).

    ResponderEliminar
  3. Muy Buena reflexion Padre Fortea! muchas veces olvidamos que el Papado es una institucion divina, y que Dios es soberano sobre todas las cosas. Gracias por compartir de su experiencia personal y hacernos reflexionar sobre la necesidad de ser humildes y dejarnos enseñar por el Papa Francisco, aun cuando tengamos preferencias distintas. Gracias de Nuevo!

    ResponderEliminar
  4. Gracias P. Fortea, sus palabras son iluminadoras; he vivido con frecuencia esa tentación y de inmediato recuerdo su posición a este respecto. Creo firmemente que es El Santo Espíritu de Dios quien lo permite.

    ResponderEliminar
  5. Bueno Padre usted si que es un ave raris (una persona poco común). Pero en el buen sentido. Usted tiene algo de progresista también. Solo hay que leer sus libros y y conocer que libros lee.

    ResponderEliminar
  6. "..Dios está tratando de decirnos algo, de enseñarnos algo nuevo sin negar nada de lo viejo.."

    Que frase! Puede Dios enseñarnos algo nuevo, realmente nuevo sin negar nada de lo viejo?? Lo ha hecho a través de la historia? Es una frase para reflexionar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis! Creo que Dios nos ha enseñado "algo Nuevo sin negar lo Viejo", tal es el caso del antiguo pacto y el Nuevo pacto, donde claramente Dios nos enseño cosas nuevas sin negar las viejas. Como ha dicho el Señor:"...todo escriba instruido en la doctrina del Reino de los cielos es como el amo de casa, que de su arca saca lo nuevo y lo añejo" San Mateo 13:52. "Lo Nuevo" en el caso del Papa Francisco no se refiere a nuevas doctrinas, sino a una nueva perspectiva a la hora de tratar con las personas. Moises permitio el divorcio no porque estaba negando lo antiguo, sino que estaba lidiando con una generacion de "dura cerviz". Solo cito a Moises como un ejemplo, el Papa Francisco de ninguna manera esta intentando cambiar la doctrina del matrimonio de la Iglesia, sino esta exhortando a los pastores de la Iglesia a reflexionar sobre la grande necesidad que hay de restaurar las vidas y familias que han sido afectadas por el pecado. Todos saben que los divorciados no estan excomulgados de la Iglesia, pero pocos saben como lidiar con estas personas. Creo que el Papa esta tratando de hacer algo para suplir esta necesidad. El necesita nuestras oraciones, y quiza el buen consejo de aquellos que tienen mayor cercania a el. El Señor te bendiga y te guarde hermano Luis!

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10:13 p. m.

    En este mundo donde reina tanto el pecado hay muchas personas heridas por sus pecados y por los pecados de otros que se sienten incapaces de cumplir todas las normas de la iglesia. Me refiero a los divorciados y recasados, a las madres que no sr sienten capaces de tener mas hijos etc... El pecado les ha quitado la libertad de entregarse completamente a Dios.

    Para mirar el tema con humildad deberíamos considerar que solo por la gracia de Dios no estamos en el lugar de estas personas. En otras circunstancias podriamos haber sido nosotros mismos quien hubiesemos estado en el lugar de estas personas "alejadas" de la iglesia.

    ResponderEliminar
  9. Mi modesta opinión es que por muy difícil que sea, el Papa debe evitar bajar al campo de la derecha y la izquierda, el conservadurismo y el progresismo.
    El debe elegir lo mejor para las almas, lo mejor para la Iglesia y sublimar la ideología, superarla. El es el Papa.

    ResponderEliminar
  10. Una parte favorita del nuevo Testamento:

    "No vaya a ser que se encuentren peleando contra Dios."

    La profundidad de esa frase si hacemos un paralelo al evangelio cuando a Jesús le dicen que expulsa a los demonios por el poder de belzebu,

    Jesús habla de un pecado muy fuerte: Blasfemar contra el Espíritu Santo.

    En Dios no hay progresitas o no progresistas, según Jesús:

    Hay Espíritu Santo o no lo hay.(punto)

    O se está con Jesús o se está contra Él.

    Creo que cuando te refieres al progresismo dentro de la ortodoxia esta el:

    No piensen que he venido a negar la ley y los profetas sino ser más exigente desde el corazón y llevarla a plenitud.

    ResponderEliminar