lunes, octubre 10, 2016

Las intersecciones


Hoy ya tenía escrito el segundo post acerca de los acuerdos de paz de Colombia. Pero he decidido guardarlo en el cajón. Ciertamente que ese acuerdo tiene implicaciones morales sobre las que un clérigo puede reflexionar en voz alta. Si hay un acuerdo que es una perfecta intersección entre la moral y las razones de Estado es ése.

Ahora bien, me doy cuenta de que algunos colombianos se van ofender. Es imposible escribir sobre ese tema sin que los defensores de un bando, de una persona, de un partido, dejen de atender a sus sentimientos de pertenencia y de lealtad. Desisto de hablar de un asunto que podría hacer que algunos dejaran de verme como pastor, como hombre de Dios, y me vieran como hombre de partido, como hombre decantado hacia un lado en las disputas de este mundo.


Pero si había un asunto que era teología moral en estado puro era éste. Si había un pacto sobre el que gravitaban todas las cuestiones relativas a la virtud era éste. Sólo voy a acabar con una consideración: la postura de los obispos colombianos me pareció la adecuada. Una cosa son las reflexiones de un clérigo que en un blog habla de lo humano y lo divino, y otra muy distinta la toma de posición de un obispo o de todos juntos. Creo que hicieron lo correcto.

Bueno, mañana será otro día. Y traerá sus afanes. Y avanzaré, Dios mediante, otro poquito en el siguiente libro al que dedico mis desvelos.

10 comentarios:

  1. ¡¡ que bonita la imagen ¡¡

    Una pena que no pueda hablar claro, que no pueda hacer su aportación inteligente, como sacerdote y como persona.

    ResponderEliminar
  2. No se que otra palabra emplear PERO no es a los pastores los que les corresponde enseñar al pueblo? Y más cuando un pueblo esta perdido? La mayoría de los pastores cristianos si tomaron posición en cuanto ha este tema.Y conste que no soy cristiana. Soy católica. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Padre Fortea.

    Indudablemente usted guiado por el Espiritu Santo.
    Sabias líneas.
    Bendiciones.

    Luis Eduardo

    ResponderEliminar
  4. Rezo por los obispos y por las intenciones del Santo Padre.

    ResponderEliminar
  5. Hola padre. Sé que mi comentario no va con su post, pero quería preguntarle: que libro nos recomendaría sobre el Padre Pio? Existen demasiados.

    La Paz del Señor!
    Javier, Costa Rica

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:14 a. m.

    No conocía la postura episcopal pero no veo contradicción entre lo que Ud. dijo y la postura episcopal, son planos distintos. Ud. dio un diagnóstico. Ellos quizás con uno idéntico determinan un rumbo (algo muy diferente a dar un diagnóstico) que estiman es el correcto para Colombia. Total normalidad. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8:21 a. m.

    ¡FELIZ CUMPLEAÑOS! Por casualidad hace unos días escuché en uno de sus sermones que cumple años hoy. Así que aprovecho para desearle que pase un buen día y que cumpla muchos más con salud. Que Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  8. Me ha chocado al principio, luego entendí que no entendemos todo

    ResponderEliminar
  9. Feliz cumpleaños Padre. Dios le guarde muchos años. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Padrecito: me parece que lo que dices ahora puede malinterpretarse con mucha facilidad. En especial teniendo en cuenta todo lo dicho en el post anterior. Aquí en Colombia apreciamos demasiado tus palabras. Ojalá no se queden guardadas en el cajón del escritorio: no las dejes en la oscuridad. Seguro habrás oído del libro «me niego a arrodillarme» de mi Coronel Hernán Mejía. Es harto dificultoso de hallar por la persecución del régimen pero vale la pena. Ilustra bastante... en particular a los creyentes de a pie que no tenemos letras.

    ResponderEliminar