domingo, octubre 02, 2016

Sánchez, sin acritud, hasta siempre

Acabo de venir de un viaje a Teruel, donde he dado una conferencia. Mañana contaré algo sobre el viaje. Pero hoy era de justicia decir algo sobre la dimisión de Pedro Sánchez.

El programa de el ahora dimitido ha hablado mucho de la Iglesia. El punto más catastrófico para nosotros los católicos era la no aceptación a nivel estatal de la titularidad de los bienes eclesiásticos inmatriculados desde 1998. Pero no nos llamemos a engaño, sus declaraciones y los nada ambiguos puntos de su programa eran un ataque al Reino de Dios en todos los flancos posibles. No voy aquí a ir desgranando punto por punto todo (anulación del Concordato, clase de religión, IBI, etc, etc), porque su programa era una total war contra la Esposa de Cristo.

Así que muchos creyentes no hemos podido menos de esbozar una sonrisa cuando los velociraptors no han dejado ni los huesos del Sánchezsaurio. Madre mía qué carnicería tan cruel, tan felipezgonzalezsiana. Después de esto, lo más digno para él sería marcharse a la pampa argentina a criar ovejas o dedicarse a la carpintería en Australia. Eso ha sido como lo de Pesadilla en Elm Street pero a puerta cerrada en el Comite Federal. Salían sonriendo por la calle Ferraz después de lavarse todos las manos como Macbeth. No me extraña que Sánchez haya salido del edificio en automóvil. Lo que me extraña es que no haya sido trasladado a su casa por camilleros a la carrera.

Pero después de esta pequeña alegría, debemos recordar que poco dura la alegría en la casa del pobre, y que en el Comite Federal del PSOE todos comparten los mismos genes de el ahora dimitido. Es decir, todos esos saurios están deseando lanzarse como una jauría sobre las catedrales de la Iglesia.

Así que esto es sólo una tregua, la calma antes de la tempestad. Después comprobaremos la verdad del refrán otro vendrá que bueno me hará. Quizá el espacio vacío que deje el PSOE lo ocupará PODEMOS con una victoria mucho mayor. Quién sabe si era mejor tener a los enemigos de la Iglesia bien divididos. Quizá nos convendría resucitar a PCE. Pero eso sí, el alegrón de hoy no nos lo quita nadie.


En fin, Sánchez, sin acritud, hoy vaso de leche y pronto a la cama. Gracias por concursar. Hasta siempre y suerte con la cría de vacas en Australia.

7 comentarios:

  1. Anónimo3:25 a. m.

    Padre Fortea, es un verdadero placer leer sus artículos. Recién descubrí su blog. ¡Felicidades! Un cordial y atento saludo desde tierra azteca.

    ResponderEliminar
  2. Padre Fortea respeto su opinión sobre Pedro Sànchez,pero no es menos cierto que el velociraptor de Rajoy se queda corto ,con la cantidad de chupocteros corruptos que ha base de martillazos a sus ordenador no sabremos con exactitud si toda la cúpula del PP estubo corripta.
    Rajoy terminara la faena dejandonos a los pobres màs pobres y a los ricos màs ricos y dejàndonos la hucha de las pensiones màs vacias.


    Saludos+

    ResponderEliminar
  3. Muy gracioso¡¡ me he reído un montón¡¡
    y cierto todo lo que dice.
    genial¡¡ gracias

    ResponderEliminar
  4. Saludos Padre Fortea
    Excelente sus notas en el Blog
    Tenga una grata y bendecida semana.

    Luis Eduardo

    ResponderEliminar
  5. De que discutirán... Si lo importante lo tienen todos super claro : a los niños no deseados se les puede matar, y si son extranjeros ella puede dejar morir... Esta claro que discuten x sillones, xq valores no tienen... Y los del PP lo mismo... Yo si que me debería d ir a criar vacas a Australia

    ResponderEliminar
  6. Cuál es el santo patrono de los políticos? Hay que orar mucho por ellos.

    ResponderEliminar
  7. Tomas moro... Pero perdió la cabeza

    ResponderEliminar