domingo, noviembre 20, 2016

Cuando gobernar supone elegir cómo se reparte el dolor












Lo interesante del gobernante, del que tiene el Poder, es que a veces hay que hacer elecciones entre lo malo y lo peor. En ocasiones, pocas, el que tiene un gran poder tiene la posibilidad de debilitar un mal muy grande a costa de permitir otro mal menor.

He tenido largas conversaciones con un amigo mío, profesor de universidad, acerca de mi opinión (llena de matices) respecto a cierto régimen autoritario de carácter hispano dominado por un gallego. Mi postura se resume en que cuando le preguntaron a Churchill por qué apoyaba (con armas y recursos) a la Unión Soviética frente a Alemania cuando la segunda atacó a la primera. La respuesta de Churchill fue: Si Hitler atacara al infierno, me aliaría con el Diablo para acabar con Hitler.

Imaginemos ahora que tenemos que elegir entre dos posibilidades dejar que Europa sea dominada entera por la Unión Soviética tal como era en 1940, o dejar que sea dominada por Alemania tal como era en esa misma época.

¿Los dos eran igual de malos? ¿Alguno era menos malo? ¿Alguno era más perverso pero, de hecho, hizo menos mal? Lanzo la pregunta. Yo me la llevo haciendo durante muchos años. Al final, no he llegado a una conclusión clara. Aunque sí que parece que, en términos tanto absolutos como relativos (muertes, torturas, represión) el régimen soviético fue peor, incluso incluyendo los campos de concentración, aunque descontando las muertes por la guerra. Insisto, parece que es así. Tampoco pongo mi mano en el fuego.

Lo interesante es eso: si hubiera que elegir, pero no se puede ir contra los dos, sino sólo contra uno, ¿qué monstruo nos parecería preferible con independencia de su perversidad, digamos, inherente? Yo sólo lanzo la pregunta. No tengo clara la respuesta.  

En la foto, Neville Chamberlain: un buen hombre que tuvo que tomar decisiones. En mi opinión, acertadas. 

7 comentarios:

  1. Por alguna razón, claro, guardadas las proporciones, esto me ha hecho pensar en las elecciones de EEUU.

    ResponderEliminar
  2. Tengo amigos polacos, de cierta edad, que afirman que Polonia sufrió más con la invasión de Rusia que con los alemanes.
    Ellos dicen que el comunismo fue mucho peor.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, padre, por estas palabras. Necesitaba leerlas y mi Señor, que me pone lecturas delante de las narices cuando quiere decirme algo, me guió hasta este blog.
    Esta semana me tocó participar de una decisión entre lo malo y lo peor. Es muy doloroso porque uno siempre quisiera que hubiera un resultado bueno, pero toca conformarse con lo menos malo ¡y se siente tan injusto! Solo espero haber hecho la voluntad de Dios...
    Le cuento que soy lectora nueva: la semana pasada andaba por internet buscando un calendario litúrgico y me encontré con una palabras suyas. Así que lo "googleé"... Ya leí dos de sus libros (se agradece la generosidad de que estén disponibles para bajar gratis)y vi por lo menos la mitad de sus sermones en YouTube. Me ha hecho muy bien en un momento en el que necesitaba consejo. Y ahí Dios, astuto y delicado como es siempre, me mandó a decir lo que quería Él que yo escuchara. ¡Así que muy agradecida!
    Saludos desde Chile
    M. Teresa

    ResponderEliminar
  4. Emanuel2:05 p. m.

    Dios nos hizo a su imagen y semejanza. Dios es la dualidad perfecta, el equilibrio perfecto entre el bien y el mal. Por eso los demonios que fueron creación de Dios pues Él ya sabía que se iban a corromper terminan llevando a la persona a que se acerque a Dios. Dios nos hizo a imagen y semejanza, recuerde los primos pasajes de la Biblia y que Dios no les permitió comer de los árboles porque sino íbamos a ser como Dios. Esto contradice nuestra Fe Cristianos pero es lo más objetivo que hay.

    Le mando un abrazo P. Fortea.

    ResponderEliminar
  5. Padre. Genial su postura. Pero que opina de trump y hillary? Podemos decir que es similiar. Entre apoyar a un presidente como trump en contra posición de hillary que pensaba promover la mounstrosa aberración del aborto?

    ResponderEliminar
  6. Como me fio mucho, muchisimo, de su criterio, si llega a alguna conclusión haganosla llegar, por favor. Por ahora, yo le daré vueltas a su pregunta sin ninguna esperanza de alcanzar respuesta

    ResponderEliminar
  7. Anónimo1:26 a. m.

    Me ha conmovido su artículo pienso que Chamberlain es una figura entre trágica y heroica su trabajo fue en busca de la paz pero el legado fue la guerra. Esto me recuerda al drama del Doctor Rafael Caldera en nombre d ela paz y la reconciliación libro de Juicio a Hugo Chávez quien como presidente nunca considero otra reconciliación que no fuera la sumisión a su proyecto político. Al final le entrego el gobierno y fue triste su situación

    ResponderEliminar