sábado, noviembre 12, 2016

El rito del bautismo en Jerusalén en el siglo IV


Hoy he tenido un bautizo de una familia amiga en la catedral. El sermón ha consistido en explicarles las grandes líneas de la liturgia bautismal en el siglo IV en Jerusalén. Sea dicho de paso, la pintura que pongo en este post es el bautismo de Vladimir de Rus en el siglo X.

Según el diario de Egeria, el primer paso en esa iglesia hierosolimitana era inscribir el propio nombre en la lista de los que deseaban bautizarse en Pascua. Esta inscripción se hacía presentando al catecúmeno ante el obispo, cuyo asiento había sido colocado en medio de la “gran iglesia”, con los presbíteros sentados a ambos lados. Es decir, de la nave central de la Basílica del Santo Sepulcro.

Después, otro día, los catecúmenos recibían los exorcismos. A partir de entonces, asistían a las catequesis del obispo, las cuales estaban basadas en la Historia de la Salvación, recorriendo las Escrituras. En principio, estas catequesis tenían lugar cada día durante las primeras tres horas del día. Después de las cinco primeras semanas de cuaresma, se les enseñaba el Credo, explicándoles los artículos uno a uno con gran detenimiento.

Cuando habían pasado siete semanas de la cuaresma, el asiento del obispo era colocado en el ábside, detrás del altar. Allí escuchaba como, uno a uno, los catecúmenos recitan el credo.

Después, iban al lugar del Santo Sepulcro y el obispo apoyándose en la valla de la cueva de la Resurrección les explicaba todas las cosas que son hechas en el bautismo. El último paso era el bautismo.

6 comentarios:

  1. Por medio del Bautismo nos hacemos Hijos de Dios.
    Hoy, en pleno S.XXI esto podría convertirse en causa de una nueva exhortación apostólica dentro de la Iglesia Católica.
    O incluso de un nuevo Sínodo.
    ¿ somos todos hijos de Dios ?
    ¿ son los no bautizados solo criaturas hechas a imagen y semejanza de Dios pero no sus hijos?

    ResponderEliminar
  2. Lucía Lucena Martín9:20 a. m.

    Hermosa pintura! Gracias! Gracias también por el conocimiento que comparte. Que bien preparados eran para tan gran paso!

    ResponderEliminar
  3. Padre, me recuerda esto del bautismo para adultos a lo que actualmente intenta recuperar el Camino Neocatecumental con su itinerario de formación cristiana.

    Por otro lado, me gustaría que nos diera su opinión sobre el "nuevo cepillo virtual" que ha aperturado la CEE http://www.donoamiiglesia.es
    Las donaciones hasta 150€ son desgravables hasta el 75% según la Ley y de más de esa cantidad solo el 30%. Me pregunto como católico ¿hasta que punto debemos contribuir los católicos a nuestra parroquia económicamente? ¿En todo? ¿Solo los sacramentos que recibimos individualmente? (150€/boda, o bautismo por ejemplo?) ¿O también debemos contribuir en el cepillo de misa diaria? ¿Y que cantidad? ¿1 euros por misa es poco o mucho? ¿deberiamos recuperar el diezmo?
    Por otro lado me pregunto hasta que punto es moralmente correcto usar el certificado de donación para desgravarlo fiscalmente en la Renta, o donar el dinero pensando que además de ayudar, me lo voy a desgravar fiscalmente porque la Ley me lo permite (el concepto de planificación fiscal).

    Gracias!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:09 p. m.

    Pater hoy han bautizado a mi minisobrinilla, 3 meses y un día tiene. Era la única sin bautizar de nuestra familia, estoy muy contenta. Se llama Ester y os pido una oración para que Dios la cuide siempre.
    Sofía

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:22 p. m.

    Yo quiero renovar mi bautismo así. Qué preciosidad ¡! Si mi obispo lo hiciera además con esa Pila me apuntaría

    ResponderEliminar