martes, noviembre 22, 2016

En el Papa Francisco debemos esforzarnos por ver el oficio sagrado, no la persona humana


Hoy he vuelto a escuchar el audio de Neville Chamberlain. Me impresiona siempre que lo escucho. Un comentarista de mi post me escribía que las cosas que digo valen para las naciones y para la Iglesia. Efectivamente. Era yo totalmente consciente de ello al escribir ese post.

La acumulación de decisiones imprime direcciones tanto en un reino humano como en el Reino de Dios sobre la tierra. La acumulación de pequeñas decisiones erróneas provoca finalmente la aparición de decisiones mucho peores. Son las decisiones peores las que arrastran a los futuros gobernantes a decisiones verdaderamente épicas para enmendar el rumbo.

Yo creo que, al final, habrá un cisma en la Iglesia. Por muy bueno que sea el gobierno eclesiástico, veo inevitable ese resultado final. El barco está escorado y el agua sigue entrando. Al final, una iglesia moderna se separará de la obediencia de la Iglesia de los dogmas. En ese futuro conflicto, la fidelidad a Pedro será la clave para saber en qué lado debemos estar. Las mentes más preclaras observaban cómo se aproximaba el conflicto de 1939. El futuro conflicto eclesiástico tiene el carácter de lo inevitable.

Fidelidad al papado. Otros atravesarán la frontera. Otros pondrán su pie en lo que no es lícito. Nosotros debemos ser fieles a Pedro y sus sucesores. No tengamos una visión humana del Papa, sería equivocada. Por encima de cuestiones de tiaras y capas pluviales, veamos las cosas al modo de Dios. 

Un Papa como Francisco dificulta mucho una rebelión de los ultraprogresistas. En ese sentido, creo que es un Papa óptimo para evitar ese inmenso mal. Aun así, considero inevitable que esa ruptura de la comunión se produzca. Es una cuestión de tiempo.

19 comentarios:

  1. ¿Podría ser que la elección de este papa (Digámoslo bien, un poco populista) haya sido para evitar(o retrasar) el cisma de los liberales?
    La cuestión es... Que al retrasar el cisma actual, alienta leve e indirectamente a seguir el camino liberal... Lo cual aumentaría las voces liberales y el recelo de los dogmáticos...
    Al retrasar lo inevitable...¿ el cisma será peor, de mayores proporciones? O los dogmáticos se vuelven más liberales (cosa poco probable) o los liberales se vuelven dogmáticos (cosa imposible). Puede que lo único que logre retrasar (infructuosamente ) el cisma sea esa liberalizacion moderada de los dogmáticos (pareciendose más al papa), sin embargo, los liberales nunca se quedarán ahí, siempre querrán más y más libertad , y cuando el límite del dogma no pueda estirarse más, con pupulismo y bellas palabras.... El cisma llegará.
    Yo veo una visión del cisma final formado por por un grupo de dogmáticos (algo populistas, como el papa) contra un enooorme grupo de curas hippies. Mi opinión, que ocurra de una vez, antes de que crescan más.

    ResponderEliminar
  2. Como enseña el catecismo. En los últimos tiempos la iglesia como su maestro será crucificada para entrar en la gloria. La cruz de la división marcará sin dudas la iglesia de Cristo. Pidamos con humildad al Señor que tenga piedad y misericordia de nosotros y no permita que nos desviemos del camino.

    ResponderEliminar
  3. Padre Fortea,

    Gracias por las.luces que nos.da.

    No hace mucho tiempo hice yo un.comentario, sobre la fuerte impresión que me.causó hace unos meses al prender la.televisión y mirar un programa católico religioso de una cadena de TV tradicionalmente docta, observar como allí atacaban al Papa Francisco, precisamente por excesos dogmáticos del programa de TV.

    Yo sufrí una impresión muy fuerte, no podía creerlo, máxime que era algo asistir al contrasentido en que los alfiles ataquen a su propio Rey.

    Esta situación produce dos problemas.

    El.primero interno en.uno, en.el.diálogo de uno.con uno mismo en el.discernimiento y el segundo que uno no se atreve a preguntar a fin de no.ser fuente de escándalo y colaborador em la escalada del.maligno.

    Con todo, hay una líneas rojas que no.deben ser cruzadas, y que para uno.como.laico sería motivo de rebelión verlas.cruzar por la autoridad Papal.

    Sólo a.manera de ejemplo si un Santo Padre, decreta que en.la hostia o forma consagrada no habita más Nuestro Señor Jesucristo, yo sentiria como.un deber entrar en desobediencia inmediata en contra de ese Papa.

    Pero el.problema Padre Fortea, en todo esto que he venido escribiendo en este instante, es el como.evitamos ser víctimas de la soberbia, es decir, si yo soy un simple.peón del ajedrez, en que momento y bajo.que criterio.y sobre todo, con.que autoridad puedo y debo entrar en.desobediencia contra el.Vicario.de Cristo ?



    ResponderEliminar
  4. Anónimo5:45 a. m.

    ¡Pues qué halagüeño!

    ResponderEliminar
  5. Yo diría que el peligro de cisma está más del lado de los ultraconservadores. Se lee cada barbaridad por ahí...

    ResponderEliminar
  6. Gabriel7:10 a. m.

    Es muy triste su artículo de hoy. Efectivamente hace mucho que las aguas andan revueltas y no hay claridad en muchos aspectos. Esperemos que al final salga algo bueno de todo esto.
    Una duda. ¿Quiénes son los que se saldrán, los llamados conservadores o los llamados progresistas?

    ResponderEliminar
  7. Anónimo7:38 a. m.

    Este asunto me hace doler el corazón.
    Betina

    ResponderEliminar
  8. Anónimo7:44 a. m.

    Totalmente de acuerdo.

    Es que no hay otra salida. Las cosas son lo que son y el final inevitable de una pequeña desviación es una gran desviación. Es una ley física.

    Podemos pensar que está bien evitar la ruptura por todos los medios posibles, pero, ¿no sería eso alargar inutilmente la vida de un enfermo deshauciado? ¿no sería un ensañamiento terapéutico en una enferma -la Iglesia- que se rompe inevitablemente?

    ¿Es eso lo mejor?

    Porque hace años leía en un autor que cuando una estructura se está rompiendo y ya no tiene remedio, lo mejor es ayudar a que termine de romperse en vez de poner parches.

    Claro, era un autor un poco polémico (Julius Evola) pero al margen de su personalidad ¿no tendría razón en esto?

    ¿Poniendo pequeños remedios para que no se produzca lo inevitable no estaremos empeorando la situación?

    Veremos...

    Y de verdad que veremos...

    ResponderEliminar
  9. Quién sabe? Lo mismo viene un Napoleón y hace una limpia, como hizo con el galicanismo de los obispos franceses.

    ResponderEliminar
  10. Querido Padre Fortea:
    Aún tenía la esperanza de que esto fueran rumores y malos presagios que usted mismo se había esforzado en corregir a los imprudentes que hablaban de más, incluso en charlas impartidas en algunos templos católicos en España misma. Con su comentario del día de hoy, siendo usted quien es dentro de la Iglesia-sí, pequeño dentro de su contexto pero probo y probado por esta- no me queda sino orar con con fuerzas y ánimo renovados. Que se haga la voluntad de Dios y quiera concedernos la perseverancia y la luz del Espíritu Santo para permanecer al lado de Pedro y su sucesor, el Papa Francisco a quien tanto queremos.
    Dios siga iluminándolo, lo proteja y lo llene de santidad, de celo apostólico y caridad.

    Desde México con gran cariño oramos por el Papa Francisco, por usted y todos los sacerdotes.

    Ana María y Ernesto

    ResponderEliminar
  11. Anónimo1:21 a. m.

    Debo decir que en mis oraciones pido por el papa por su fortaleza espiritual como física, lo hago por mi Obispo como con todos los Obispos en comunión con el papa. Al igual que usted no creo que con el papa Francisco se produzca un cisma por su carácter y si existe fidelidad al Don de Dios dado a Pedro los no progre tampoco se aventuraran a ello. Desde luego que no dudo que existan personas que anhelan un cisma.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo3:22 p. m.

    El problema radica en que es muy cómodo ser "ultradogmático" y es muy popular ser "ultraliberal". En este aspecto debemos seguir el ejemplo de Cristo: él iba de ciudad en ciudad, de sol a sol, enseñando y dialogando. Jesús no se mostró como un populista; pero tampoco se se sentó entre 4 paredes a dictar su doctrina. Es decir, la clave está en el diálogo, en entender la sociedad, y así poder discernir lo bueno de lo malo.

    ResponderEliminar
  14. Estimado Padre,

    Nuevamente, gracias infinitas, por hacernos partícipes de ideas tan esclarecedoras en medio del caos en que se encuentra el mundo. La Santa Iglesia militante se encuentra también en una situación lamentable y para los que la amamos con sincero corazón nos duele. El amor pareciera que nos lleva a los extremos, o a hacernos la vista gorda o a tomar resoluciones que pasan el límite. Por ese motivo le agradezco por lo mucho que nos ayuda a entender los acontecimientos y a tomar sanas decisiones, gracias por devolvernos, en medio de la tormenta, la calma.

    Aunque el cisma, encubierto hace años, salga a la luz, la Santa Iglesia fiel al Señor se mantendrá en pie así sea en las catacumbas, de eso no cabe la menor duda. El dolor es por las almas que, perdidas y sin rumbo , se dejen engañar y se alejen del Camino, ésto puede suceder más allá de pugnas y diferencias entre liberales y conservadores, la lucha entre estos dos grupos es un señuelo para que el Mal le de un golpe duro al papado. Unos por su liberalidad han "debilitado" la figura del papa y otros por su ortodoxia pasarán el límite. Unos y otros sin darse cuenta están atacando al papado verdadero. Es por eso que me parece tan esclarecedor su post. Como usted dice la clave está en ser fieles al Papa verdadero, en este caso Francisco, y estar muy unidos a la Serenísima Madre de Dios.

    Quisiera conocer su opinión,

    Gracias de nuevo por rescatar almas, mayor deseo del Corazón de Cristo.

    Cristian.

    ResponderEliminar
  15. Qué triste tiene que haber sido llegar a esta conclusión, y con qué ánimo tendrá que rezar en casa misa por la unidad de la Iglesia...

    ResponderEliminar
  16. Dios Padre no permitira que su pueblo camine hacia el abismo con los ojos vendados. El es nuestro Padre y nos ama. Podría un papá permanecer inmovil mientras su hijo camine hacia la muerte convencido de que camina hacia la playa? No!

    ResponderEliminar
  17. Así como cualquier fecha histórica, la del cisma no irá más allá del simbolismo y la convención social... el cisma ya existe, es triste constatar cómo diferentes corrientes, opiniones y hasta espiritualidades dentro del catolicismo parecen más bien ser diferentes tipos de fe, algunas de ellas inclusive francamente opuestas... sin embargo ojalá aún este proceso sea reversible mientras no llegan las protocolarias formalidades de la separación (declaraciones, consagraciones episcopales, ...)

    ResponderEliminar
  18. Espero que esto no acontezca pues una Iglesia dividida es un anti-testimonio muy fuerte.
    Hay una idea liberal extendida que vendra a decir que cuanto mas se liberalice la Iglesia mas el mundo se convertira a Cristo. Creo que es falso, la experiencia de las iglesias luteranas de los paises notdicos demuestran lo contrario.

    ResponderEliminar