domingo, noviembre 20, 2016

La arquitectura moral de la Iglesia: decisiones, decisiones, decisiones


Los sacerdotes aconsejamos a la gente a la hora de tomar decisiones trascendentales si así nos lo piden. Siguiendo el post de ayer, hay que reconocer que no tiene mucho que ver un consejo sobre una herencia o sobre una cuestión matrimonial, frente a una cuestión en la que estaban en juego la muerte o la vida de 60 millones de personas. Por eso, considero que Neville Chamberlain hizo lo correcto al no iniciar una guerra paneuropea cuando Hiltler se hace con el control de toda Checoslovaquia.

¿Quién sabía que Hitler iba a seguir adelante en su idea de conquistar más países? Nadie. Ahora lo sabemos. Entonces, no. Lo lógico era pensar que iba a parar allí. Por más que hubiera escrito las cosas que escribió en Mein Kampf, ¿quién iba a imaginar que era tan insensato como para seguir fagocitando países?

Callar ante la invasión de toda Checoslovaquia (y no sólo de los Sudetes) era la opción más razonable. Cualquier precio era razonable antes que iniciar una carnicería de las proporciones que veían que iba a venir. Si evitaban la guerra, en tres años, en cinco años, en diez, el régimen nazi podía debilitarse, caer, fragmentar su fuerza por luchas de poder internas. Hitler se podía morir de una enfermedad, de un atentado anarquista. Podían pasar mil cosas. Checoslovaquia era el precio. No era un precio barato, pero la razón indicaba que valía la pena intentar la paz.

El que tomó la decisión fue Neville Chamberlain. ¿Dormiría bien los días previos a tomar la decisión? ¿Tendría dudas? Si Neville hubiera sido Carlos V, esta cuestión hubiera sido consultada con su confesor. Impresionante cuestión en manos de un fraile. Un pobre fraile que toma una decisión de millones de vidas. Callar ante la invasión de Checoslovaquia suponía callar ante torturas, interrogatorios, calabozos, fusilamientos y una inmensa cantidad de sufrimiento.

Hoy día la inmensa mayoría de los que conocen la existencia de Neville Chamberlain consideran que fue débil, que no tuvo poca visión del futuro, que cayó en el deshonor. Pero, realmente, él sí que supo ver el futuro y quiso evitarlo lo que mejor que fue posible en ese momento.

La gente olvida, además, que, mientras deseaba con todo su corazón mantener la paz, inició el más ambicioso que pudo programa de rearmamento de Gran Bretaña.

Coloco arriba una foto que ya puse en este blog hace años. Es una foto que me impresiona sobremanera. El momento justo en que Chamberlain el 3 de septiembre de 1939 declara la guerra a Alemania. Podéis escuchar la declaración aquí:

La voz lo dice todo. Su tono es un espejo de su alma. Justo después de la declaración de guerra (minuto 00:51) hay un momento de pausa... impresionante. Cinco segundos im-pre-sio-nan-tes.

Resulta interesante comparar la tristeza infinita de este buen hombre frente a los chillidos histéricos de Hitler. La comparación del hombre que habla con serenidad, frente a un espíritu lleno de odio como Hitler.


Lo tremendo es que, en ocasiones, los hombres serenos, los estadistas amantes de las libertades de las polis atenienses, tienen que elegir entre el régimen dictatorial de Franco o un régimen comunista, entre empezar una guerra europea en 1947 contra la ocupación soviética o dejar las cosas como estaban, entre seguir luchando en Vietnam o retirarse. Decisiones, decisiones, decisiones. Millones de vidas en esas decisiones. 

A veces, entre dos terribles opciones hay una tercera. Pero no siempre. En ocasiones, sólo hay dos posibilidades y no hacer nada ya supone una decisión.

11 comentarios:

  1. Padre Ojala pudiera Visitar Caracas para un retiro

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:05 p. m.

    Para mi lo expuesto es si y no dependiendo del caso. A lo mejor este hombre se sabia en inferioridad de condiciones y comenzó el rearme tratando de ganar tiempo. No que era pacifista. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Chamberlin ganó un tiempo maravilloso para preparar a las democracias occidentales a una guerra en Europa. No obstante hizo todo lo que estuvo en su mano para preservar la paz. Otros no hicieron nada y ya lo dice aquel dicho: el mal vence cuando la gente de bien no hace nada. Un saludo Padre de un fiel seguidor de su bloc.

    ResponderEliminar
  4. Alfonso9:17 a. m.

    Thank you, Father! ¡Qué interesantes sus reflexiones histórico-morales! Mi madre siempre me hablaba de una señora “apátrida” que acogieron en su casa madrileña en aquellos años españoles del gallego, y contaba que venía “del país de los Sudetes” y les enseñaba alemán. Yo, ignorante, nunca ubiqué bien ese sitio — ni en el mapa ni en la historia — hasta ahora que gracias a su ‘post’ me he animado a leer los artículos de Wikipedia sobre Chamberlain y los Sudetes para poder seguir mínimamente su razonamiento. Por otro lado siempre me pregunté cuál es la proporción adecuada entre las virtudes de prudencia y fortaleza en el cóctel de las decisiones: ante el mal, ¿es mejor denunciar y cortar de cuajo con firmeza en cuanto lo veamos aflorar, o es mejor esperar un poco con prudencia a ver si no se expande más o muere por alguna razón? ¡Qué difícil elección! Y como corolario: ¿A qué debemos dar prioridad, a la justicia o a la miseridordia? Nunca he sabido la respuesta a esta pregunta. De nuevo, gracias Padre por su reflexión y guía. (Por cierto, ni sabía que había esa grabación… y esos 5 segundos que dice… entre “…consequently this country is at war with Germany…” y “…you can imagine what a bitter blow it is to me…” …¡sí que son impactantes, sí!… wow!! Hace un par de años tuve la suerte de viajar a Hawaii y visitar el acorazado Missouri en la Bahía de Pearl Harbor, y he de decir que escuchar ahora esta grabación del 3-sep-1939 con todos esos matices que delata la voz me ha producido más impacto si cabe que andar por aquella cubierta donde el 2-sep-1945 firmaron el fin definitivo de esa horrible guerra humana.)

    ResponderEliminar
  5. Con nuestro sencillo refrán: " el que hace un cesto, hace ciento". le hubiera bastado a Chamberlain, para intuir que Hitler iba a seguir invadiendo países. Si nadie se lo impedía, porque no?

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3:08 p. m.

    Por favor:
    no queramos ver en las decisiones políticas una forma de actuación sabia conforme a las circunstancias del momento, pretendiendo comprender el pensamiento político. Ese pensamiento no existe.

    No ayudar a los checos fue una omisión del deber de Socorro a nivel estatal.
    Todo ser humano, en la política, fregando cacharros, operando a un enfermo, o en cualquier situación, está obligado a defender al débil por encima del fuerte, está obligado a defender la Justicia.

    Buscad el Reino de Dios y su justicia y lo demás se os dará por añadidura.

    Esa forma de actuar, puede y debe estar en manos de un político y de cualquier ser humano.

    No nos compliquemos con sofisticaciones pretenciosas.

    Si se hubiera ayudado a Checoslovaquia, Dios hubiera hecho lo demás.

    Seguro. Sin lugar a dudas.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo3:10 p. m.

    Por sus acciones los conoceréis. No por su voz llena de paz, su gesto de integridad total y ese fondo de ojos transparente como los amaneceres en las Lagunas de Ruidera. No. Los hechos son los que hablan.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo3:37 p. m.

    Si, al ver la foto de Chamberlain se ve un hombre íntegro y al escuchar su voz también se escucha a un hombre juicioso y pacífico.

    Para mi no es suficiente, a la hora de juzgar su persona.
    Los hechos, sus acciones son las que nos permiten hacer un juicio sobre él.

    Discrepo en hacer pagar a Checoslovaquia el precio de la Paz.
    Riesgo y defensa de la justicia ante todo.

    Si en ese momento hubieran atacado a Alemania impidiendo la invasión también podía haber ocurrido muchas cosas y positivas. Muchas, como que otras naciones les hubieran apoyado y se hubiera acabado con Hitler rápido, evitando muchas más muertes.

    Multitud de cosas podían haber ocurrido si Chamberlain contra toda lógica hubiera defendido la Justicia por encima de todo.

    ResponderEliminar
  9. Me parece que tiene mas sentido interpretar estos acontecimientos históricos desde otro prisma:

    Se veia la reanudacion de la GM1,y lo que intentaban los principales actores era el que fuesen las otras potencias las primeras en enfrentarse entre sí para que, tras varios años de guerra y cuando los primeros contendientes estuvieran muy debilitados,fuese posible entrar en la guerra y cosechar los frutos de la victoria con un mínimo de pérdidas.

    Si esto fuese cierto,la actitud de Chamberlain con la no intervención en España,el Apaciguamiento y la destruccion del tratado de Versalles. Serian arteros intentos de conseguir la destrucción de Alemania y Rusia al llevarlos a la guerra entre sí. Y,por otro lado, la alianza con Polonia,una acción contraria a todo lo anterior,para la que no encuentro explicación.

    Por otro lado,existen evidencias de que la URSS se preparaba para invadir Polonia,Alemania y Francia, tras una guerra de Alemania contra Francia e Inglaterra (Víctor Suvorov).

    ResponderEliminar

  10. Muchísimas gracias padre Fortea, por tan interesantes artículos, y apreciaciones suyas.
    Un gran enriquecimiento para nosotros.

    ResponderEliminar