martes, noviembre 01, 2016

Pensamientos en torno a la conmemoración conjunta de luteranos y católicos


He leído hasta la pg 19 del documento conjunto entre luteranos y católicos, titulado Del conflicto a la unidad. Y, por fin, como se me había pedido puedo comenzar a dar mi opinión, mi sincera opinión. No lo he leído entero, como era mi propósito, porque he tenido un día con mucho trabajo en el hospital y le he dedicado sólo el tiempo que he podido.

Todo lo que he leído me parecido santo y bueno, hasta la última palabra. No cambiaría ni una sola línea de ese documento.

De este diálogo, nos beneficiamos los dos, tanto los luteranos como los católicos. No hay problema en hacer una conmemoración de la Reforma Luterana, porque el verbo conmemorar tiene dos significados: 1. Recordar solemnemente algo. 2. Celebrar una fecha importante.

Como resulta claro, no hay problema en recordar con gran solemnidad uno de los hechos claves en la Historia de la Iglesia. El hecho de recordarlo juntos supone ya un comienzo de la sanación del problema.

Por supuesto que podríamos haberlo conmemorado por separado, limitándonos a recordar los errores del otro según cada parte. Cada uno se hubiera quedado con su verdad, cada uno en su casa, cada uno hubiera seguido cultivando sus antagonismos. Pero, me parece a mí, que Dios prefiere lo que se ha hecho.

Por parte de algunos se acusará a este esfuerzo de relativismo. Pero lo que llevo leído, por el contrario, es un monumento a la verdad, a la verdad común, a la capacidad para reconocer lo que hay de verdad en el otro. El documento destila amor. Y en el amor toda esta tarea se hace más fácil.

Mañana continuaré leyendo el documento, pero unas últimas líneas sobre el tema. El cardenal Burke es una persona inteligente y erudita en su especialidad. Si tuviera que dar un consejo al Papa Francisco sería el de tener muy cerca a este purpurado. Aunque sólo fuera porque siempre le diría la verdad y le ofrecería una perspectiva distinta a nuestro Santo Padre; lo cual siempre es enriquecedor. A mí me hubiera resultado facilísimo y gozoso ofrecer mi respeto y obediencia como Papa a alguien como Burke. Pero tanto Burke como yo tenemos que comprender que quizá Dios nos quiere enseñar algo a través de alguien como el Papa Francisco.

Entiendo todos los argumentos que da el cardenal Burke en sus entrevistas. Pero, con la humildad de lo poco que soy en la Iglesia, me atrevo a sugerir que hay un punto intermedio entre la verdad y el amor. Un punto que no traiciona la verdad y que, sin embargo, pone el énfasis en más cosas que la verdad. Jamás hay que traicionar la verdad. El amor no puede pasar por encima de la verdad. Ahora bien, llegar hasta el límite de la verdad por amor al ser humano (sea en una cuestión matrimonial o ecuménica) no es traicionar la verdad.

Quiero al cardenal Burke y al Papa Francisco. Y afortunadamente no tengo que renunciar a ninguno de los dos. Puedo escuchar a los dos y ver como se complementan incluso aunque no lo pretendan. ¿Uno ha hecho declaraciones con intención de criticar? No soy yo quién para juzgar. ¿Que el otro podría ser más cuidadoso en sus afirmaciones teológicas? No soy yo quién para juzgar.

Ni juzgo las intenciones del purpurado, sean cuales sean. Ni juzgo la arquitectura teológica papal, sea cual sea. Sé que el primero no va a caer ni en la desobediencia ni en la crítica inadmisible. Sé que el segundo no va a ofrecer un magisterio inaceptable. Así que mi papel es muy sencillo, como corresponde a un alma cándida como yo, el autor de El curioso caso de la muerte del gato del obispo.

He llegado a la conclusión de que soy un alma bondadosa, aunque me mueva entre demonios y condenaciones eternas. Pero no nos despistemos, mañana seguiré leyendo el documento.

12 comentarios:

  1. Anónimo6:37 a. m.

    Pffff... como siempre: medias tintas.

    "Al que asa dos conejos a la vez, uno se le quema".

    "Repicar la campana y llevar al santo, las dos cosas a la vez no pueden ser...".

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:43 a. m.

    "Me define mi indefinición...".
    FORTEA, José Antonio, "Obras completas".

    A ti que te gustan las tumbas, lápidas y sarcófagos, ¿qué te parece esa frase para tu epitafio? Te va como anillo al dedo.

    Lo peor es que arrastras a muchos hacia la confusión. Pero ya el Señor se encargará de corregirnos a todos, en su momento.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:16 a. m.

    Padre, usted por querer ser tan bueno, tan bueno, termina siendo debil.

    Ser bueno es llamar al pan, pan, y al vino, vino.

    Al final la debilidad y el miedo (miedo al rechazo, a la critica, al desamor...) se disfrazan de bondad.

    Hitler tambien hizo cosas buenas, sin duda, pero no podemos "conmemorar" su ascenso al poder, por muchas vueltas que le demos al diccionario.

    ResponderEliminar
  4. Hay cuestiones sobre las que, en mi opinión, no se debe dialogar.

    Soy un absoluto profano en cuestiones teológicas, además de un más que tibio practicante . Pero, tengo muy claro que el catolicismo está en la médula de mi visión del mundo, tanto para bien como para mal, y que me pone en contacto con las creencias de mis antepasados, muy hacia al pasado. Incluso, hacia tiempos anteriores al cristianismo- según tengo entendido que palabra religión quiere decir ligadura de ligaduras

    Con respecto al luteranismo lo veo como una adaptación del cristianismo a las necesidades espirituales de los pueblos germánicos. Necesidades que presentan sus divergencias con las de los pueblos mediterráneos, que es para los que se desarrolló el catolicismo.

    En consecuencia veo muy negativo el intento de conciliar las dos interpretaciones del cristianismo que nos ocupan, que incluso puede ser interpretado como un intento de aniquilar la personalidad de los pueblos.

    Al margen de lo dicho,en el luteranismo hay una creencia que me parece especialmente rechazable: la creencia en la predestinación manifiesta . Para mí resulta monstruoso que se de pie a que alguien se atreva a pensar que el hecho de ser más rico, tener mas salud , gozar de una vida más feliz en suma. Constituye una señal de que esa persona está más predestinada a la Gloria que otros no tan afortunados.



    ResponderEliminar
  5. Las celebraciones de Carismaticos y Pentecostales son similares. Podrían unirse unos con otros y hacer juntos sus reuniones, siempre que se esfuercen en ver al otro como mejor.
    Por ahi, quizás por las bases podría comenzar el ecumenismo y la Unión de todos los cristianos.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Padre Fortea por tan iluminsdoras palabras!!! Me adhiero a su sentir! Pienso exactamente igual! Lo bueno de estos sucesos es que pone a prueba nuestra fe y nos muestra de qué lado estamos. Muchos que se dicen católicos y se rasgan sus vestiduras cada 5 minutos por algo que hizo o dijo nuestro querido papa. Quiénes somos nosotros??? Soberbios!!!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5:45 p. m.

    Querido Padre, no soy un forteólogo consumado, pero puedo suponer que este comentario no le parecerá "off topic". Sabemos que los juicios de Dios son inescrutables, pero un simple fiel puede manifestar un deseo siempre que sea conforme al divino querer: puede que un día sea Ud. creado Cardenal. Y más aún, elegido como sucesor de Pedro. No creo estar solo en este deseo, aunque tal vez nadie lo haya manifestado antes.
    Si esa fuera la divina voluntad, ocasión en la que probablemente elegirá ser llamado Alejandro (que será el octavo, si la memoria no me falla), quisiera hacerle desde ya esta súplica: disponga que Castel Gandolfo sea su residencia de verano. Puedo imaginar sin mucho esfuerzo qué libros, tan bellos como edificantes, podrá escribir allí durante sus vacaciones. Cómo se enriquecerá la biblioteca forteniana, que entonces será llamada alexandriana, muy probablemente.
    Encontrará Ud. algún nuevo Bernini, a quien debemos junto a Alejandro VII la magnífica columnata de Plaza San Pedro, entre
    tantas espléndidas obras; legará así a las futuras generaciones maravillas arquitectónicas y escultóricas igualmente admirables.
    Encontrará también, sin duda, algún nuevo Francisco de Sales para canonizar. Por brevedad termino aquí...
    No sé si yo podré verlo, pues ya soy anciano. En todo caso, Deo volente, continuaré en el cielo mis súplicas por Ud.
    Un cordial saludo en la Solemnidad de Todos los Santos, encomendándome a sus oraciones.

    ResponderEliminar
  8. A sectores muy conservadores les parece casi una traición la actitud de este Papa, pero son los mismos fariseos que se escandalizaban de que Jesús hablara con la samaritana o de que San Juan Pablo II entrara a rezar en una sinagoga.

    Lo cierto es que la ortodoxia es más amplia de lo que muchos quisieran y, aunque algunos se sientan más cómodos en el centro de esa área, Francisco se sitúa muchas veces en la frontera de esa ortodoxia sin salirse ni un átomo.

    Ahí es donde lo ha colocado el Espíritu Santo y ahí es donde esperamos que su labor de Pastor dé fruto.

    "Cum Petro, sub Petro"

    ResponderEliminar
  9. A generous assessment!

    ResponderEliminar
  10. Anónimo11:56 p. m.

    El que escribe siempre pensó que Usted medía de estatura 1.60 cm, pero el otro día viendo un video suyo de pie, veo que es más alto. Esto es un milagro. Antonio C.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo12:58 a. m.

    A media asta...

    ResponderEliminar
  12. Anónimo11:34 a. m.

    he llegado a la misma conclusión...

    Azmara

    ResponderEliminar