jueves, diciembre 22, 2016

Algo hay que hacer, algo urge hacer


Hoy he estado hojeando resúmenes y sinopsis de varios libros que tratan acerca de la desigualdad cada vez más grande entre los ricos más ricos y el resto de la sociedad. Los títulos de algunos de estos libros son los siguientes:

-The Price of Inequality

-Plutocrats: The Rise of the New Global Super-Rich and the Fall of Everyone Else

-Richistan

-Superclass: The Global Power Elite

Si no se pone solución al proceso de acumulación de riqueza que ha supuesto la globalización, si no se pone remedio al abandono de las clases trabajadoras de Occidente obligadas a competir en productividad frente a masas esclavas de países emergentes, el resultado va a ser la jungla. Un neocapitalismo del siglo XIX en el corazón del siglo XXI.

Desde luego, la solución a la pobreza no está en las políticas desfasadas de la mayoría de los partidos de izquierda de Europa. Esos partidos siguen repitiendo eslóganes situados totalmente fuera de época que hundirían en una miseria mayor a aquellos que supuestamente tratan de ayudar.

Observo una grave falta de ideas para cambiar el mundo. La mayoría dan por supuesto que las cosas son así, y que no se puede cambiar un mundo globalizado con prácticas económicas crecientemente asalvajadas.

La riqueza de unos poquísimos está llegando a extremos tan astronómicos que nos muestra la enfermedad de nuestro mundo. El lujo de unos pocos es tan desaforado que, afortunadamente, no es conocido de las masas obreras. 

Creedme, los realmente ricos no salen en los programas del corazón ni hacen gala de sus mansiones. Lo que los pobres proletarios toman por lujo es lo que les muestran unos cuantos exhibicionistas de quinta división. Los millonarios más impresionantes son muy discretos y su mundo cerrado está muy lejos de los ojos de las abejas-obreras.

Lo repito, los partidos de izquierda siguen viviendo en un mundo teórico irreal. Urge que grandes mentes repiensen el entero sistema. La maquinaria en la que están insertos cientos de millones de personas, sólo por mencionar Europa, se está tornando cada vez más inhumana. 

Nota: En un cuarto de baño como el de la foto de arriba, mi higiene mejoraría sustancialmente. Mi duda... es que no me anima nada. Me anima tanto como un barreño y una esponja.

38 comentarios:

  1. Anónimo4:06 a. m.

    Saludos padre, una recomendación sería agradable que comentara uno que otro comentario de los que ponemos en su blog, sería muy amable de su parte se lo agradeceríamos mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo5:09 p. m.

      Ya, sí, sería agradable, aunque seguramente no muy posible, pues el pobre P. Fortea no haría otra cosa en todo el día. Por otro lado, entiendo también que esto es un BLOG, no un CHAT o un FORO de preguntas y respuestas. Es como si dijésemos una especie de periódico o diario, solo que personal, donde el autor publica noticias o artículos, y los lectores, al ser la Internet, pues pueden comentar, sugerir, e incluso responderse entre ellos. Además, se nota que el P. Fortea sí que se los lee los comentarios y refleja lo que cree conveniente en otros posts suyos posteriores. Así que por favor, no dejes de comentar y añadir tus ideas, pues son muy útiles y constructivas para el P. Fortea y para los demás, y sean o no respondidas, ten la seguridad de que son muy leídas y necesitadas.

      Eliminar
    2. Anónimo4:20 a. m.

      Soy un asiduo lector de los lectores de Fortea. Algunos son muy .......... otros ............ Lo que si es seguro que cuando los leo siento algo en común. A veces me recuerdan lo bajo que se puede caer en un comentario otras veces el post de Fortea resulta el puntapié inicial.

      Eliminar
  2. Pues para eso vino Jesucristo a deshacer las obras del diablo.
    No somos de este mundo, y todo esto como decía San Pablo: - Me sabe a basura

    ResponderEliminar
  3. Nada nuevo bajo el sol. Le recomiendo la lectura de "Lo pequeño es hermoso" de Schumacher. Ahí tiene todas las ideas que necesita este mundo.
    “¿Cómo hacer para comenzar a desmantelar la codicia y la envidia? Tal vez comenzando a ser menos codiciosos y envidiosos nosotros mismos, o evitando la tentación de permitir que nuestros lujos se conviertan en necesidades y por un sistemático análisis de nuestras propias necesidades para encontrar la forma de simplificarlas y reducirlas. Si no tenemos fuerzas para hacer ninguna de estas cosas, ¿podríamos, por lo menos, dejar de aplaudir el tipo de progreso económico que adolece de falta de bases para la permanencia y a la vez dar nuestro apoyo, por modesto que sea, a quienes no teniendo temor de ser tildados de excéntricos trabajan por la no violencia como ecólogos, protectores de la vida salvaje, promotores de la agricultura orgánica, productores caseros, etc…? Un gramo de práctica es generalmente más valioso que una tonelada de teoría”.
    Ahora nos vienen con el caramelo de una renta básica universal por no hacer nada :) Bueno, supongo que nos la pagarán los esclavos chinos encantados, o la reducidísima clase media o los ultramegaricos. Estarán encantados de mantener un ejército de gente que no hace nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa renta básica por no hacer nada es el futuro, porque las máquinas harán todo el trabajo por nosotros.
      Ya está sucediendo, por eso el trabajo es cada vez peor y mas precario, porque no podemos competir contra la fuerza de producción de las máquinas y de este mundo global.
      No es culpa de los chinos sino de los chips

      Eliminar
    2. Un cristiano si no tiene trabajo se lo inventa :) No es culpa de los chinos ni de los chips. El problema es que los economistas empresarios ... ven el trabajo de las personas como un mal necesario, un coste a reducir o a eliminar. La renta básica universal no va a existir en un Estado en quiebra técnica camino del Tercer Mundo.

      Eliminar
  4. Anónimo7:50 a. m.

    Lo que dicen las cifras es que la cantidad de pobres ha disminuído en los últimos veinticinco años.

    http://tv.libertaddigital.com/videos/2016-12-16/la-pizarra-de-domingo-soriano-el-papa-francisco-y-el-capitalismo-6059002.html

    ResponderEliminar
  5. "Seréis como dioses" (Genesis)
    Y no sólo porque decidimos qué está bien y qué está mal. Lo hacemos desde Caín hasta ahora.
    Lo hacemos desde que el positivismo jurídico ha desplazado al iusnaturalismo y a la religión de todos los ámbitos del pensamiento.
    Ahora, gracias a la tecnología, estamos creando realidades virtuales y paralelas a la vida real.
    Nos estamos incomunicando con el mundo físico para entrar todos en un mundo inmaterial y visual: "Los que adoran a la Bestia y a su IMAGEN".
    Un mundo donde lo más real son mis sentimientos, mis deseos y en virtud de ellos, las imágenes y los criterios de búsqueda que cada día hago en google o en YouTube.
    YouTube es la televisión privada de cada uno.
    Antes podías en el peor de los casos incomunicarte en casa porque estabas viendo la "telerealidad" todo el día.
    Pero luego, salías a la calle o ibas a la cocina a comer y tenías que volver a la realidad, a encontrarte con tu familia, con los amigos o con los demás en general.
    Ahora, gracias a YouTube, Facebook y demás medios, tenemos la tele en la palma de nuestras manos y en nuestras mentes en todo momento.
    Nos comunicamos con desconocidos por una plasma y el criterio en la relación es sólo la apariencia, la mentira, porque sólo importa la IMAGEN.
    Dentro de no mucho, tal vez 20 años o menos, gracias a la nanotecnología el Internet será realmente eso: algo interno que llevaremos en nuestros cuerpos para estar conectados a esa realidad alternativa o ficción de la realidad que alguien ha "creado" o que vamos "creando" cada día y que nos vuelve esclavos.
    Cuando se invente por fin la Inteligencia Artificial (I.A.)entonces las máquinas tomarán el verdadero control de nuestras vidas porque sabrán lo que queremos, lo que pensamos, nuestros deseos y nuestros miedos, nuestras esperanzas y nuestros sufrimientos, nuestras diversiones y nuestros mas oscuras perversiones.
    Todo estará y está en manos de Gog (Google).
    Seremos una prolongación de la tecnología porque habremos hecho de nuestros cuerpos físicos unos receptores de banda ancha, anchísima que recorrerá nuestras mentes y nuestras vidas.
    Todo en nombre de la conectividad y de la comodidad.
    Ya no habrá guerras porque todo el mundo tendrá todo lo que quiere. Seremos como dioses en nuestros paraísos virtuales.
    Y además, seremos muy poquitos porque ya no habrá familia ni procreación.
    Por ello, el control será mas sencillo porque el número de la humanidad, en contra de las falsas teorías maltusianas, descenderá enormemente. Tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo.
    No obstante, nos creeremos afortunados y dichosos. Nos creeremos los mas inteligentes y nos burlaremos de nuestros antepasados acusándolos de todos los errores, guerras y torpezas de cuanto la historia nos ha dado.
    Nos creeremos los nuevos hombres post-humanos que han superado precisamente el mayor error de nuestros antigüos, su humanidad y sus bárbaros atisbos religiosos y morales.

    La película de Matrix (la primera, porque la segunda es mala y la tercera es una traición en toda regla de Neo a la humanidad, dado que Neo acaba siendo un falso mesías que tiene que pactar con el Dueño del Sistema Matrix), decía, que Matrix sería una buena profecía cinematográfica.

    Feliz Natividad a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ariel, ¡qué buena reflexión de antropología de la Network Society haces! Yo algo sospechaba, pero no había logrado articularlo bien, como haces tú: «Un mundo donde lo más real son mis sentimientos, mis deseos y en virtud de ellos, las imágenes y los criterios de búsqueda que cada día hago en google o en YouTube.»

      Eliminar
    2. Pensemos un poco...

      ¿Dios y dios?

      ❝—¿Y acaso —respondió Jesús— no está escrito en su ley: ❛Yo he dicho que ustedes son dioses❜?❞ Juan 10: 34

      Toc, toc.

      —¿Quién es?

      —El ladrón.

      —¿Qué clase de ladrón?

      —El que ❝juzga por su condición❞.

      —Je, je.

      Por otra parte conviene diferenciar entre una «verdad a medias» y una «mentira».

      Lo que pasa es que con las redes sociales sucede algo parecido que cuando hablamos con extraños: mostramos nuestra mejor cara. Lo cual no implica, necesariamente, que esa «mejor cara» sea falsa. Es parte de nuestra naturaleza; al menos hasta cierto punto.

      O como dice el dicho: ❝¡Muchacho!: ¡sos luz en la calle y oscuridad en la casa!❞.

      Cuando comemos en privado no acostumbramos ser tan cuidadosos como en público.

      O también como me enseñaba la sicóloga del colegio: ❝Una persona promedio nunca actúa igual cuando sabe que está siendo observada❞.

      Con frecuencia la mentira está más en nuestra propia ingenuidad que en las verdades a medias que encontramos en la sociedad, ya sea real o reodigital.

      Eliminar
    3. Anónimo4:27 p. m.

      no entendí que es todo esto del ladron y la condicion ni que es eso de reodigital ni que tiene que ver con lo de que estamos creando una realidad ficticia segun nuestros sentimientos alejandonos de la verdad y la naturaleza

      Eliminar
  6. Pues a mi quienes más pena me dan son los de esas primeras divisiones… los ricos… pues es como ser obesísimo, gordo que no te puedes ni mover, con grasa por todos los lados del cuerpo, y con un problema de tiroides brutal, que tendrías que hacer durísimas dietas y ejercicio durante mucho tiempo para tener un mínimo de salud… pues así como todos estaríamos de acuerdo en decirle a un obeso que ni intente ganar unas olimpiadas (por ejemplo), que primero tiene que perder peso, o que si no, así, tan gordo, es imposible, pues igual de difícil es para un rico ser virtuoso de verdad… ya nos lo advirtió el Maestro: «Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el reino de Dios» (Marcos 10:25, Mateo 19:24, Lucas 18:25)… ojalá lo entendamos y creamos así, sin elucubrar… personalmente yo esto lo he visto y sentido de primera mano… y al igual que nadie desearía obesidad — “Dios mío, por favor, hazme obeso” :o) …pues en serio, igual de loco creo que es desear ser rico — “Dios mío, por favor, que me toque la lotería”… ya dijo el Boca de Oro (Χρυσόστομος —San Juan Crisóstomo— uno de los 8 “Grandes Padres de la Iglesia” y además “Doctor de la Iglesia”) en sus homilías sobre el Evangelio de San Mateo, que dijo Santo Tomás de Aquino que leer estos sermomes bien valían más que poseer la ciudad de París: se compadecía más aun de los pobres que quieren ser ricos que de los que ya lo son, pues los que ya son ricos al menos ya tienen delante, sin elucubrar, la visión del vacío existencial en que te dejan esas riquezas. En mi opinión, el dinero NUNCA resuelve ningún problema; siempre es “pan para hoy, hambre para mañana”. Aunque sé que esto es difícil verlo: difícil que lo vea el rico (como el joven rico del Evangelio que no fue capaz de desprenderse de sus bienes), y más difícil aun que lo vea el pobre ( y el de clase media) que desearía ser rico — y de paso también difícil que lo vean muchos sacerdotes incluso, y sobre todo los más amigos de los ricos. Decir que redistribuir el dinero de los ricos resolvería algo, o que conseguir más dinero uno resolvería algo, es igual de necio que decir que vendiendo los tesoros del Vaticano (obras de arte, etc.) resolvería algo. Again: quienes me dan más pena son… los ricos. Y lo más sabio es la nota final del Padre Fortea (sobre la foto de ese lujoso baño de la bella diseñadora rubia Megan Hess, en ese lujoso ‘penthouse’ en el rico barrio ‘Docklands’ de Melbourne, en Australia): «mi higiene mejoraría sustancialmente. Mi duda... es que no me anima nada. Me anima tanto como un barreño y una esponja.»

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando era sardino tuve la oportunidad de conversar con un sacerdote muy santo del Opus Dei.

      Recuerdo que le pregunté: ❝¿Qué es mejor, ser rico o ser pobre?❞. Y él me contestó: ❝Lo que Dios quiera❞.

      Y me puso el ejemplo de un hombre muy pobre que estaba tremendamente apegado a una cuchara de palo que guardaba celosamente en una desvencijada alacena de su cocina. Me explicó que ese hombre de pocos recursos era en realidad ❝rico❞, por lo asido que estaba a su cuchara.

      El problema no está siempre en tener poco o tener mucho sino en el corazón humano.

      Eliminar
    2. Anónimo1:14 p. m.

      Sí, claro, también había un sacerdote muy santo que ganaba indulgencias en los burdeles, porque lo importante es lo que esté "en el corazón humano". Y lo mejor será, claro, estar donde Dios quiera (y para ese santo era que estuviese ahí, en los burdeles). Pero para el resto de los mortales es mejor que no andemos queriendo frecuentar burdeles. Es más difícil mantenerse casto en el burdel. Es más difícil ser virtuoso teniendo mucho dinero.

      Eliminar
    3. Anónimo1:18 p. m.

      Jajajaj, el pobre estaba apegado a su cuchara de palo! No me extraña, no tenía otra. Y el rico seguro que no estaba apegado a su cuchara de palo, total, tenía muchas!

      Eliminar
    4. No entendí muy bien tu analogía de los burdeles y las indulgencias.

      ¿Tu ❝sacerdote muy santo❞ qué hacía ahí?: ¿llevaba la Palabra de Dios a la gente más necesitada de la misma o, simple y tristemente, se «echaba una cana al aire»?

      Ser rico —o muy rico, incluso— no es ningún pecado en sí mismo. Si no, mira no más, el ejemplo del Rey David o su hijo Salomón. Es cierto que el primero pecó gravemente y el segundo terminó dándole la espalda al Señor. Pero no por la riqueza de suyo. El mismo Dios fue el que le dijo a Salomón que le daría tantos bienes como a ningún otro rey.

      Sigo pensando que es una cuestión de apego y no tanto de las cosas de afuera. Esto último —lo externo— no es lo que daña al hombre: del interior y propio desorden nacen realmente la codicia o la ambición desmesurada.

      Sobre la cuchara de palo, la cosa no está en tener sólo una o muchas. Que tengas sólo una no quiere decir siempre que te apegues a ella. Así como tener muchas tampoco que no estés aficionado a las mismas.

      El pobre puede maldecir a Dios por sus carencias y dificultades y el rico bendecirlo por sus bienes. Así que carencia no siempre es virtud, ni riqueza maldición.

      Y hablando de «casas de citas»: ¿cómo irá esa serie increíble de HBO ❝Westworld❞?

      Eliminar
    5. Maria L2:53 p. m.

      Señor Leo que entiende usted que nos quiso decir Jesus con lo de que era dificil que un rico entrase en el reino?

      Eliminar
    6. Que cuando se tienen muchos bienes resulta, hablando en general, más fácil olvidarse de Dios o hasta condenarse.

      Pero eso no significa que tener mucho sea algo de suyo malo.

      Por otra parte; Reino de Dios no quiere decir, exclusivamente, el paraíso después de la muerte o la salvación eterna. Jesús dijo que su Reino ya estaba entre nosotros.

      Cuando se sugiere que un rico no puede entrar al Reino es como cuando se afirma que el no nacido del agua y del Espíritu tampoco.

      Eliminar
    7. Si, Leo tiene razón en el comentario 11:26 am, ese es el ejemplo clásico sobre riqueza-probreza del Opus Dei. Ciertamente el Opus Dei no está mal encaminado en este aspecto, todos los maestros de espiritualidad católica tienen un barómetro, que es el siguiente: Si tu eres rico, y en un momento dado pierdes por el motivo que sea toda tu riqueza, esta pérdida no debe suponer ni la más mínima brizna de tristeza; en caso contrario, has puesto tu corazón en la riqueza, y esto si es malo. No hace falta que seas rico ni extremadamente rico, puede tener, como dice el Opus Dei, una cuchara de palo y estar adherido a esta cuchara, de forma que, si la pierdes esto te produce tristeza, y entonces eres más rico que el dueño del cuarto de baño de la foto.
      Entonces, resumiendo, la riqueza no está en los Bancos sino en el corazón del hombre. Al mundo no le podemos explicar esto, porque si no hay dividendos por medio no lo entiende, pero nosotros debemos hacer un esfuerzo y mirar bien donde ponemos el corazón.

      Eliminar
    8. Completamente de acuerdo! ! !

      Hermosísimo. Mejor expresado no pudo quedar.

      Un saludo afectuoso.

      Eliminar
    9. Totalmente de acuerdo: poseer bienes no es intrínsicamente malo; lo malo es el apego. Y así, ciertamente, un rico sin apego es mejor que un pobre con apego. Gracias por la aclaración.

      Pero igualmente cierto es la gran dificultad que tendrá cualquier cristiano de “entrar en el reino de Dios” si es rico (y sí, reino ya en este mundo, buena aclaración también). Le será mucho más sencillo si es pobre. Por eso entre los votos de las órdenes religiosas se encuentra el de pobreza.

      Por otro lado, conviene practicar también las virtudes de la prudencia y la templanza, y no depender sólo de las de la justicia y la fortaleza. El Opus Dei hace mucho bien (conozco varios casos) a, por ejemplo, hijos de familias ricas que —precisamente por esa dificultad de ser rico y virtuoso a la vez— logran que estudien y logren algo en la vida más allá de ser un niño rico mimado crápulo sin virtud alguna y con todos oos vicios. Pero si en vez de dedicar nuestros esfuerzos a prevenir de los enormes riesgos de ser ricos, más bien nos dedicamos orgullosos a dar lecciones de disquisiciones doctrinales teóricas, por muy ciertas que sean, perderemos el interés de muchas almas en nuestra religión. Y por eso están nuestras iglesias vacías. Por muy cierto que vosotros y yo sepamos que es la enseñanza espiritual tras el (extremo) caso del pobre apegado a su cuchara de palo, ¿cómo creéis que quedaría si en un periódico publico el titular de “cura muy santo del Opus Dei dice que un hombre muy pobre que esté muy apegado a su cuchara de palo no debería estarlo”, mientras que “con un hombre muy rico pero que no esté ‘apegado’ no hay problema”. ¿No sería imprudente decir eso? Creo que en seguida sacarían fotos de opulentos banquetes y más opulentas cifras del nivel medio de riqueza de esos “buenos cristianos” del Opus, creando todo tipo de aversidad social contra la Iglesia, como si ya hubiese poca. Por eso el papa dice: “me gustaría una Iglesia pobre”.



      Eliminar
  7. Pdre Fortea, ese cuarto de baño me resulta demasiado frío. Personalmente, soy amigo de un lujo discreto, casi espartano. Lo demás, me parece una horterada.

    En fin, Vd. dice que no le tira nada bañarse ahí, que no le dá importancia. Yo, digo lo mismo, pero si hubiese un par de hermosas doncellas para bañarnos, ahhh, cómo cambiaría la cosa. Ya sé que Vd. es sacerdote, pero como hombre, no me lo podrá negar, aunque sea tácitamente, jejeje.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Cada vez, entiendo más al hombre oriental. Los occidentales, damos la impresión de ser un poco chapuceros. Personalmente, detesto la prostitución y a los que recurren a ella con frecuencia, aunque lo entiendo. Las prostitutas, son necesarias y ahorran violaciones. Sin embargo, saborear la feminidad, como hacen los japoneses con las geishas, eso sí que no tiene precio. Lo otro, es algo mecánico, algo muerto. Ah, cuánto tenemos que aprender de ellos, desde mi humilde punto de vista. Perdone que le cuelgue este comentario, pero es que soy un enamorado de la feminidad. Eso, no creo que sea pecado, y si lo es, mea culpa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las prostitutas no son necesarias. Ni tampoco evitan violaciones. Eso es un mito. El perfil del violador necesita someter por la fuerza y ser consciente de que no sólo haya no consentimiento de la otra persona sino miedo y horror. Es una monstruosa patología.

      El depredador sexual nunca quedará satisfecho con una cortesana. A lo sumo sólo tardará un poco más en tratar de satisfacer sus impulsos criminales.

      Las geishas son meretrices de alto nivel. Sus años de preparación y cultura son al final para la misma cosa: relaciones sexuales a cambio de dinero. O en este caso, mejor dicho, muchísimo dinero. Son las «acompañantes» de los acaudalados.

      Lo que tú describes como ❝saborear la feminidad❞ es el resultado, en mi modesta opinión, de un paladar bastante estragado.

      No es hermoso degradar el cuerpo de una mujer —y el de uno mismo— en semejantes practicas.

      Es como comer un plato de comida riquísimo —el encuentro sexual y las ceremonias que, en estos casos, lo acompañan— en un baño sucio y hediondo —o sea, prostitución—: las circunstancias echan a perder lo que en otra situación sería fenomenal.

      No sé cómo terminamos hablando de estas cosas en el blog de un querido y modesto sacerdote! ! !

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo: «Las prostitutas no son necesarias. Ni tampoco evitan violaciones. Eso es un mito.»

      Sobre las ‘geishas’ una aclaración: en Japón se distingue entre 芸者 (geisha) ‘mujer que crea arte’ y 娼妓 (shōgi) ‘prostituta’. Con las primeras NO hay encuentro sexual pues precisamente rompería la “magia” de esa “feminidad”, una “ilusión de lo que pudo ser” que sintoniza con la filosofía japonesa.

      Y finalmente, si, desde luego: «No sé cómo terminamos hablando de estas cosas» aquí.

      Eliminar
    3. De nuevo me descrestas con la información que manejas. Pero la diferencia no me queda muy clara. Es que recuerdo haber visto varios documentales y leído uno que otro artículo sobre el asunto y en apariencia no había distinción entre una y otra.

      Saludos, bro.

      Eliminar
    4. Anónimo1:21 a. m.

      Si queridos cofrades de esas cosa mejor ni hablar. Supongo que Paco (que nombre) lo hizo con toda la intención de provocar alguna respuesta y que la cosa se agrande. Ipino con San Josemaría que de esas cosas son como la brea (o como se le llame en sus respectivos países), no hay forma de manipularla y no salir manchado. Saludos

      Eliminar
    5. Anónimo, San José María no es santo de mi devoción. Nunca lo ha sido. Creo que la principal virtud de un santo, es la humildad, y veo poca en este.

      Eliminar
    6. Bueno, ahora que he acabado de desayunar, proseguiré. Anónimo primero, muchas veces escribo entre líneas. No me has cogido bien. Estoy refiriéndome al lujo, eso que se supone que es tan frío. He seguido con lo de las doncellas, y he acabado con lo de las geishas. No me malinterpretes, pues como bien dije más arriba, muchas veces escribo entre líneas. Anda, léeme bien...

      Eliminar
  9. Anónimo2:59 p. m.

    Nadie entendió lo referido en el post. Quizás por lo que dice que este fenómeno es bastante ignorado. Por lo demás la indigencia no es voluntad de Dios (excepto para quienes la abrazan voluntariamente por el Reino de los Cielos). Hoy por hoy la única persona que puede hacer algo en contra de este desmadre es el presidente electo D. Trump (aunque ud no lo crea). Saludos

    ResponderEliminar
  10. En un cuarto de baño como el de la foto mi higiene seguiría igual, y mi estrés aumentaría, llevo mal tener la casa con intrusos limpiando, por eso no tengo asistenta y prefiero limpiar yo. En un cuarto de baño como el de la foto tendría que coger el autobús para llegar a la bañera, o aprovechar para sacar a pasear al perro.

    ResponderEliminar
  11. En mi humilde opinión, la creciente desigualdad en la repartición de la riqueza no es debido primordialmente a la globalización , sino al aumento desmedido del peso de las finanzas en la economia. Y es que , actualmente , la riqueza ficticia , sobre el papel supera en varias veces a la existente en todo el planeta. Esta riqueza financiera precisa incrementarse año tras año y parasita la economía real.

    Dado que la presente situación no es sostenible, este es un problema que tenderá a resolverse por si mismo, del modo en que se resuelven todas las burbujas. Sólo que en este caso,me temo, será bastante más espectacular.

    Una de las salidas propuestas por el economista Mikhail Khazin sería la reducción del nivel de vida en un 40% en la UE y en USA en un 60%, así como la creación de varios bloques económicos. Es decir, el fin de la globalización Que es por donde parece que van los tiros (Brexit,Trump, Pegida,Le Pen).

    ResponderEliminar
  12. En mi humilde opinión, la creciente desigualdad en la repartición de la riqueza no es debido primordialmente a la globalización , sino al aumento desmedido del peso de las finanzas en la economia. Y es que , actualmente , la riqueza ficticia , sobre el papel supera en varias veces a la existente en todo el planeta. Esta riqueza financiera precisa incrementarse año tras año y parasita la economía real.

    Dado que la presente situación no es sostenible, este es un problema que tenderá a resolverse por si mismo, del modo en que se resuelven todas las burbujas. Sólo que en este caso,me temo, será bastante más espectacular.

    Una de las salidas propuestas por el economista Mikhail Khazin sería la reducción del nivel de vida en un 40% en la UE y en USA en un 60%, así como la creación de varios bloques económicos. Es decir, el fin de la globalización Que es por donde parece que van los tiros (Brexit,Trump, Pegida,Le Pen).

    ResponderEliminar
  13. Anónimo1:31 a. m.

    Me da gracia este blog en donde los lectores pueden opinar libremente. Se observa lo que dice la letra de un tango argentino Cambalache que hace referencia a las casas de compraventa de objetos. Se puede observar una hermosa Biblia al lado de un cacharro herrumbrado. Lo que es de admirar (y agradecer) es que hay gente que opina muy justa, amplia y sabiamente. A ellos (y al P Fortea) mis felicitaciones y agradecimientos

    ResponderEliminar
  14. Las 60 familias más ricas del planeta tienen el mismo capital que la mitad más pobre de la población mundial. Eso es obscenamente asqueroso

    ResponderEliminar
  15. Como Sodoma y Gomorra asi serà la destrucción del mundo.Habrà una gran Purificación de parte de Dios no lo duden.

    ResponderEliminar
  16. Respecto a lo comentado acerca del apego, ya Nuestro Señor ha declarado: “Donde está tu tesoro, ahí está tu corazón" Mt. 6, 21

    ResponderEliminar